1862 – Expedición a Méjico

Posted By on 11 julio, 2017

Al poco tiempo de estar don Joaquín Gutiérrez de Rubalcava en la Habana se le dio orden de incorporarse a las unidades de la expedición a México, en apoyo del Emperador Maximiliano, zarpando el 4 de diciembre siguiente con la escuadra dislocada en tres divisiones, compuesta por las fragatas: Princesa de Asturias, Concepción, Lealtad, Berenguela, Petronila y Blanca, vapores: Francisco de Asís, Isabel la Católica, Velasco, Blasco de Garay, Pizarro y Guadalquivir; transportes de hélice: Ferrol, Cubana, Almendares, Maisi, Santa María y Marigalante, transportes de rueda: Pájaro del Océano y Cuba y transportes a vela, Liniers, Teresa, Favorita, Paquita, Palma y Número 3.

El 8 de enero abordaron su buque el teniente general don Juan Prim Prat con todo su Estado Mayor, Jefe de la División Expedicionaria, zarpando el mismo día uniéndose a la escuadra francesa y británica, quienes transportaban sus respectivas divisiones a México, arribando al puerto de Veracruz el 14 siguiente, entre éste puerto y el de Sacrificios estuvo cruzando hasta febrero, en una de las entradas al puerto le fueron embarcados ciento sesenta enfermos de nuestras tropas, con la orden de trasladarlos al hospital de la Habana.

El ejército estaba compuesto por tres regimientos de infantería, 2 batallones de cazadores, una batería a lomo y una a caballo, dos escuadrones de caballería, 300 artilleros y 200 ingenieros, en total siete mil hombres. El 10 de diciembre fondearon en Anton Lisardo, participando en todos los combates que se dieron en apoyo de las tropas, entrando en el puerto de Veracruz el 17 siguiente, tomándolo junto a la fortaleza de San Juan de Ulúa, zarpó el 25 seguido con pliegos reservados para el Capitán General de Cuba, arribando el 31 de diciembre.

Don Juan Prim viendo el derrotero que tomaba el tema, manipulado por los franceses por orden de su emperador Napoleón III, decidió no meter a España en otra guerra de la que nada claro iba a sacar, por ello al concluir las primeras operaciones dio la orden de reembarcar las tropas, arribando a la Habana en abril de 1862.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, F. Fernando de.: Crónica de la Marina Española en el siglo XIX, 1800-1868 (Tomo I) Editorial Naval. Madrid, 1993.

González de Canales, Fernando.: Revista General de Marina. Cuaderno de diciembre de 2002, página 845.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.