1797 Ataque a Santa Cruz de Tenerife por los británicos

Posted By on 18 diciembre, 2018

Memorial de José Saavedra del 28 de diciembre de 1798.

Tenemos noticia de él y curiosa por demás, de paso sabemos que don José estaba allí formando parte de los defensores de la isla.

«Excmo. Sor

Josef Saavedra, soldado de la 1ª Compañía del Batallón de Ynfantería de estas Yslas a V.E. con la devida sumisión expongo: Que me hallé en la Ynvasión de los Yngleses que Gloriosamente vencieron las Armas del Rey en la noche del 24 al 25 de Julio del año próximo pasado habiéndome encontrado en las Maniobras que se ofrecieron, y entre estas tengo la gloria de haver asistido con mi Batallón en todas quantas Operaciones se ofrecieron y después de haver rechazado al Enemigo que todavía estaba para Desembarcar detrás de la Carnizería en el Barranquillo de Acyte, desfiló el citado Batallón por la izquierda, y quando llegó la primera compañía que hacía la retaguardia de él, mandó el Teniente de Rey que saliera la primera hilera de esta, que comprehendiaría Juan Coca, Francisco Miguel y el exponente, para registrar por todo aquel contorno si se descuvría algún objeto y hallamos devajo de los soportales de dicho Teniente de Rey dos Yngleses, hechados en el Suelo y los hicimos Prisioneros, y conducidos al Castillo de Sn. Cristóval, y nos bolvimos a la Batería de Concepción, al romper el día observamos que havia gente en dicho Barranquillo de Aceyte escondida entre las Lanchas de los Yngleses, y también algunos arrimados a la Muralla, por lo que me determiné salir con el nominado Coca, Francisco Miguel y dos Milicianos, y aun que solicite a algunos sugetos que se hallavan en dicha Batería con Pistolas y Savles no se atrevieron a determinar bajar; lo executé con dichos quatro hombres que llevo expuestos arrojándonos por la Tronera que estaba hacia la parte de dicho Barranquillo, y hallamos Veinte y tres Yngleses los que se rindieron sin hacer resistencia alguna, y entre ellos, cinco heridos, y amas de diez y seis muertos; y quando el mar creció se llevó doce, y cuatro quedaron por estar más retirados del agua, y llevamos dichos veinte y tres Prisioneros por el Barranquillo arriba, y volvimos por detrás de la Casa de Dn. Antonio Pover, hasta delante del rastrillo de  dicha Batería de Concepción, y quando caminávamos  con ellos para el Castillo Principal, salió de la expresada Batería el Cavo Diego Correa, oy subteniente siguiendo por detrás de nosotros hasta llegar a dicho Castillo, donde los entregué al Ayudante de Plaza dn. Josef Calzadilla, volviéndonos después de esto a dicha Batería y dicho Cavo Correa entonces entró en el expresado Castilllo, desde donde paramos otra vez devajo de las lanchas para ber si havía más gente, en cuyo sitio hallamos una Bandera, un Cañón Violento, una Cesta de Cartuchos de Metralla, treinta fusiles, cinco Chuzos, porción de Savles, tres Escalas para asaltar una fortaleza, mucha Jarcia, un Anclote de Hierro, que llevó el Teniente de Artillería Dn. Joaquín Ruiz, y unas Achas, las que con ellas di la disposición de romper las dichas Lanchas para inutilizarlas y imposivilitar un reembarque por el Enemigo en caso de pretenderlo los que se hallavan ya internados en la Plaza, llevando después de esta operación todos los dichos Trofeos y demás que se expresan a la nominada Batería en la que los entregamos al Capitán del Real Cuerpo de Artillería Dn. Clemente Falcón; por lo que no ha parecido conveniente hacer presente a V.E. estos positivos hechos, y en su vista, y con la más atenta sumisión.

        A V. E. Suplico que havido por verdad lo expuesto, y haver S. M. azendido al cabo Correa para subteniente, se digne dar las savias providencias, a fin de que S. M. conceda a los que en esta Suplica compreende con la gratificación de un Escudo Mensual, o lo que sea de su Superior agrado: Gracia que esperamos recivir de la venignidad de V. E.

        Sta. Cruz de Santiago 28 de Noviembre 1798.

        Excmo. Sor.

        Josef Saavedra

        (Rubrivado)»

 

Sobre el apresamiento de los dos ingleses Álvarez Rixo en el nº 5 de sus episodios nos aclara:

«Don José Saavedra,  gallego,  célebre pleitista que falleció

por  los  años  de  1836 a 39, era sargento en 1797 (en su

memorial   se   autodenomina   simplemente  “soldado”),

y pasase con su patrulla por una de las calles que caen ha-

cia   la   Aduana.  Oyó   hablar   inglés,  vio  una   taberna

abierta,  entró  en  ella  y halló dos soldados británicos be-

biendo  vino, a  los  cuales  hizo prisioneros.  Quedándose

admirados  los nuestros al ver la frescura  de  aquella gen-

te  en  medio  de  las  angustias que  se  vieron reducidos

tantos  de  los suyos en  su desgraciado desembarque. La

cual no  es pequeña prueba de la grande pasión por los li-

cores que domina a los habitantes del Norte.»

Bibliografía:

Ontoria Oquillas, Pedro. Cola Benítez, Luis y García Pulido, Daniel.: Fuentes documentales del 25 de julio de 1797. Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y Ministerio de Defensa. Museo Militar Regional de Canarias. Madrid 1997.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.