Biografía de don Francisco Escudero y Ramírez de Arellano

Posted By on 29 abril, 2011

Biografía de don Francisco Escudero y Ramírez de Arellano

Capitán de fragata de la Real Armada Española.

Caballero de la Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta.

Ministro Político del Consejo Supremo del Almirantazgo.

Vino al mundo en la población de Corella en la actual provincia de Navarra, el día veintiséis de marzo del año de 1764. Siendo sus padres, don Joaquín Escudero y Luna, natural de la misma población y de su esposa, doña Tomasa Ramírez de Arellano, natural de Puente de la Reina, hasta sus terceros abuelos por parte de sus padres, o bien pertenecían a la Orden de Malta o al Santo Oficio de la Inquisición.

Pidió y se le concedió Carta-Orden de ingreso en la Real compañía de Guardiamarinas del Arsenal de Cartagena, sentando plaza el día veinticuatro de marzo del año de 1778. Expediente N.º 3.308, en el que se hace constar, que un hermano del abuelo paterno, don Antonio Escudero y Muro, alcanzó el grado de Gran Prior en la Orden de Malta, siendo capitán de navío.

Ascendió a alférez de fragata el día dieciséis de septiembre del año de 1781, pasando a embarcar en diferentes buques y navegar por todos los mares, adquiriendo experiencia náutica, participando en el sitio de Gibraltar del año de 1782, sufriendo al mismo tiempo el gran temporal que impidió al general don Luis de Córdova, dar caza a la escuadra con los socorros al Peñón al mando del almirante Howe.

Se le ascendió por Real Orden del día quince de noviembre del año de 1784, al grado de alférez de navío, continuando con embarques y destinos en tierra, como era la costumbre.

Por Real Orden del día catorce de enero del año de 1789, se le asciende al grado de teniente de fragata, entregándole sucesivamente los mandos de la balandra Santiago y, las goletas Victoria y Paz, con ésta última participó en el apresamiento del bergantín San Luis Gonzaga de Mahón, pero si pudo apresar en solitario a una goleta argelina, así como a la fragata dedicada al corso Activa del porte de 28 cañones y a la del mismo porte llamada Colón en diferentes combates.

Por Real Orden del día doce de abril del año de 1793, se le notifica el ascenso al grado de teniente de navío, siendo destinado a la Habana donde estuvo embarcado en los buques destinados a contrarrestar el creciente contrabando. Es este mismo año fue cruzado caballero de la Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta, expediente 25.232.

Al recibir la orden de reincorporarse a la Península, embarcó de transporte en la fragata Elena, la cual fue atacada por un navío y una fragata británicas y la echaron a pique, pudiéndose salvar él pero perdiendo en el hundimiento todo cuanto poseía.

Se encontraba embarcado en la escuadra del mando del general don José de Mazarredo, cuando a propuesta del general con fecha del día veinte de noviembre del año de 1798, se le nombró segundo ayudante secretario de la Capitanía General del Departamento de Cádiz.

Pero no muy conforme Paula con este destino, pidió al general ser embarcado de nuevo, a lo que accedió abordando el navío Neptuno el día uno de mayo del año de 1799, con el que zarpó con el resto de la escuadra con rumbo al Arsenal de Cartagena, donde se unió la escuadra francesa del almirante Bruix, reunidas regresaron a Cádiz y por orden del general don José de Mazarredo tuvo que desembarcar el día trece de julio para continuar en el servicio anteriormente mencionado, en el que permaneció hasta el día diez de febrero del año de 1801, siendo destinado como segundo ayudante secretario en la Dirección General de la Armada.

Por Real Orden del día quince de abril del año de 1806, se le comunica su ascenso al grado de capitán de fragata. Pero por Real Decreto del día seis de septiembre del mismo año, se le nombra oficial sexto, segundo de la Secretaria de Estado y del Despacho de Marina. No se le ascendió más grados al pasar a la Secretaria del Despacho de Marina, lo que en las ordenanzas lo hacía incompatible con los grados del Cuerpo General.

Al sobrevenir la invasión napoleónica con el Gobierno paso primero a Sevilla y al ser esta amenazada por las tropas invasoras, viajó siguiendo al Gobierno a la Isla de León. Al formarse las Cortes se le nombró Diputado suplente por la provincia de Navarra, entando en este puesto el día veinticuatro de septiembre de 1810, el Infante don Antonio, Almirante general de España é Indias quien lo eligió como a su Secretario, por haberle demostrado su capacidad de trabajo lo que le hizo cogerle un gran aprecio, dejando el puesto solo por fallecer S. A. R.

Al terminar la guerra y pasar a Madrid, para cubrir una vacante fue ascendido a oficial mayor primero, permaneciendo hasta el día quince de mayo del año de 1815, por ser ascendido a Secretario del Consejo Supremo del Almirantazgo y con fecha del día dieciocho de noviembre del mismo año se le nombra Ministro Político del mismo Consejo.

Por Real Decreto de fecha del día veintidós de diciembre del año de 1818, quedó suprimido el Consejo, pero creado al mismo tiempo el nuevo organismo con el nombre de Supremo de la Guerra, todos los Ministros pasaron a esta nueva institución. Por Real Decreto del día treinta y uno de diciembre del mismo año, se le nombra Consejero en la clase de político por el ramo de Marina permaneciendo en este destino hasta el día dieciocho de marzo del año de 1819, en que fue cesado por la variante hecha en la nueva forma de elección de los Consejeros del Supremo de la Guerra.

Al proclamarse el trienio liberal, por Decreto del día cuatro de marzo del año de 1821, se le nombra Secretario del despacho de Marina,  a propuesta del Consejo de Estado después de haber concedido el Rey escucharlo. No conforme Paula pidió el cese, nadie le hizo caso pero se mantuvo en su posición e insistía, consiguiendo al fin que el día dieciocho de enero del año de 1822 le fuera concedido. Lo malo fue, que no solo ocupo esta Secretaría, sino que también durante este tiempo tuvo que hacerse cargo interinamente de la Estado y la de Guerra.

Con la entrada en la Península del ejército francés llamado los « Cien mil hijos de San Luis », el rey don Fernando VII volvió a tener los poderes absolutos, así el día uno de octubre del año de 1823 por un Real Decreto, todo volvía a la situación del día siete de marzo del año de 1820, por lo que Paula se quedaba como Ministro cesante, a lo que S. M. añadió el destierro de la Corte, Sitios Reales y a una distancia mínima de quince leguas en el entorno de estos lugares y su real persona.

Paula no se cortó y demandó licencia para irse a su casa, siéndole concedió el pasaporte para llegar a Villafranca ya en la misma Navarra, y ya puesto se acercó a su casa natalicia, donde ya se encontraba su familia.

El rey “Deseado” quiso arreglar las cosas y por ello dicto un Real Decreto de Perdón Real con fecha del día treinta de marzo del año de 1826, por lo que Paula pidió el pertinente permiso para regresar a la Corte, el cual le fue concedido llegando a la Villa y Corte unos meses después.

Como ya disponía de casa en la Villa se residenció de nuevo, donde le sobrevino el óbito el día catorce de agosto del año de 1831.

Entre sus condecoraciones, estaba en posesión de: Gran Cruz de la Real y Militar Órden de San Hermenegildo y Caballero de Justicia de la Orden de San Juan de Jerusalén.

Dejó escritos dos « Elogios », uno a su admirado general don Antonio de Escaño y el otro al general don José Espinosa y Tello.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval. Madrid, 1973.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid 1873.

Válgoma, Dalmiro de la. y Finestrat, Barón de.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante.

About the author

Comments

Comments are closed.