Biografía de don Fernando Daoiz Guendica y de Aldunate

Posted By on 18 febrero, 2013

Cuatro de don Fernando Daoiz Guendica y de Aldunate. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Cuatro de don Fernando Daoiz Guendica y de Aldunate. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Teniente general de la Real Armada Española.

Caballero de la Militar Orden de Calatrava.

Encomiendas de Auñón y Berlinches en la misma Orden.

Vocal del Consejo del Supremo de la Guerra.

Nació en la ciudad de Pamplona, capital del antiguo reino de Navarra, en el año de 1739, fueron sus padres don Fernando Daoiz Castañiza, diputado del reino de Navarra y Alcalde, y de su esposa, doña María Josefa de Guendica y de Aldunate Martínez de Uxúe.

Sentó plaza de Guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz, el día 1 de junio del año de 1754. Expediente N.º 697.

Con este empleo, mantuvo certámenes públicos, sobre las materias del álgebra, mecánica y navegación, al término de las cuales se le ordenó embarcar, realizando un viaje a Veracruz como prácticas de mar en la Flota de Nueva España en el año de 1756.

Encontrándose en este puerto, recibió la noticia de su ascenso al primer grado de oficial con fecha del día 4 de diciembre del año de 1757, alférez de fragata, regresó a la península en el año de 1758.

A su llegada se le ordenó embarcar en diferentes buques, realizando con ellos el corso y los consabidos cruceros de aplicación de los estudios de la navegación y al mismo tiempo de protección del tráfico mercante procedente de América, en una de sus arribadas se le entregó la Real orden del día 13 de julio del año de 1760, por la que era ascendido al grado de alférez de navío, en el año de 1762 pasó a ocupar el destino de ayudante del jefe de escuadra don Miguel José Gastón.

Permaneció en el anterior destino, hasta que le fue entregada la Real orden del día 17 de septiembre del año de 1767, en la que se asciende al grado de teniente de fragata, recibiendo la orden de embarcarse con rumbo a la Habana, conduciendo tropas para la isla, donde desembarcaron pasando a Veracruz a recoger el situado, siendo transportado a la Habana, quedando destinado en la isla.

En el año de 1769 se le otorgó el mando de una fragata particular, por nombre Soledad, formando parte de la expedición al mando del capitán de fragata don Melchor Acosta con destino a la Luisiana, al concluir ésta regresó a la península, donde se le entregó el mando de tres fragatas que trasportaban el regimiento de Lisboa, con destino de nuevo a la Habana, desembarcando a las tropas y regresando con caudales a la bahía de Cádiz.

Encontrándose en Cádiz se le entregó la Real orden del día 13 de enero del año de 1771, pasando a combatir el corso en el Mediterráneo contra las regencias norteafricanas, un tiempo más tarde transportó tropas de Cádiz a la Ciudad Condal, regresando a su comisión principal de combatir el corso.

En el año de 1773, se le otorga el mando del jabeque Gamo, estando a las órdenes del jefe de la división el capitán de fragata don Vicente Doz, durante este tiempo mantuvo varios encuentros con los berberiscos. En una de sus arribadas ya entrado el año de 1774 se le comisionó para transportar caudales a Nápoles y Génova, pero no llegó a entrar en puerto de la península, por tener la orden de permanecer en su comisión de lucha contra el corso, sobre todo en la guarda de los buques que hacían el rumbo para reemplazar tropas o transportar pertrechos de guerra a las posesiones españolas en el norte de África.

Permaneciendo en estas comisiones hasta que le fue entregada la Real orden del día 17 de febrero del año de 1776, por la que se le asciende al grado de capitán de fragata, y se le ordena embarcar de Segundo comandante del navío Francisco de Paula, que a su vez pertenecía a la escuadra del general don Miguel Gastón.

Recibió la orden superior de trasbordar al navío Poderoso, incorporado a la escuadra del marqués de Casa Tilly y su insignia, ocupando el destino de Sargento Mayor de las tropas embarcadas, que iban en los transportes de la expedición, siendo tomada la isla de Santa Catalina en la que participó en todos sus combates, pasando posteriormente a desembarcar para tomar la colonia de Sacramento.

Al concluir la toma de ambas posiciones ya en el año de 1777, se le comisiona con destino a la península, para traer la noticia de todo lo acaecido en la campaña anterior, al llegar se le entregó la Real orden del día 2 de junio del mismo año, por la que se le notifica su nuevo ascenso al grado de capitán de navío.

En el año de 1778, estaba como comandante del navío Santísima Trinidad, insignia del general don Luis de Córdova, participando en el mayor despliegue de buques que hubo en el Mediterráneo, pues toda la escuadra del océano se mantuvo en guerra contra el corso.

Al permanecer el año de mando en el buque quedó desembarcado destinado al propio Departamento sin embarque, (1) hasta que por Real orden del día 21 de diciembre del año de 1782 se le asciende al grado de brigadier.

En fecha desconocida del año de 1788, se le otorga el mando del navío San Ildefonso, con el que pasa al Mediterráneo para combatir el corso norteafricano.

Por Real orden del día 14 de enero del año de 1789 se le asciende al grado de jefe de escuadra, para en el año de 1790 embarcar como general subordinado en la escuadra del mando del general don Francisco de Borja, enarbolando su insignia en el navío de tres baterías Conde de Regla, siendo su comandante el brigadier don Sebastián Ruíz de Apodaca y Eliza, con ella, al declararse la guerra a la República francesa salió con rumbo al golfo de Parma en la isla de Cerdeña, pasando a la conquista de las islas de San Pedro y San Antíoco, siendo capturada la fragata francesa Elene, de 34 cañones y en la isla de San Pedro, su capitán ordenó darle fuego a Richmond, pasando después a realiza la campaña en apoyo por el fuego, de los ejércitos piamontés y napolitano, que avanzaban por las riberas del Var, estando ya sobre Tolón se declaró una epidemia que obligó a la escuadra a regresar a Cartagena, siendo desembarcados más de tres mil hombres enfermos.

Recuperadas las tripulaciones se hizo a la mar de nuevo en comisión contra el corso, embarcado en el mismo navío y al mando de su escuadra, pues se le había nombrado tercer comandante de la escuadra del Mediterráneo, en una de sus arribadas se le ordenó salir de nuevo con rumbo a Cádiz, al fondear en la bahía, se le entregó la Real orden del día 5 de septiembre del año de 1795, por la que era ascendido al grado de teniente general, quedando desembarcado por ser nombrado Consejero del Supremo de la Guerra y debía hacerse llegar a Villa y Corte.

S. M. por sus buenos méritos tuvo a bien concederle la encomienda de Auñón y Berlinches en la Orden de Calatrava.

Sin perder su anterior cargo, y por enfermedad del Capitán General del Departamento de Cartagena, a la sazón el teniente general don Francisco de Borja y mientras éste se recuperaba, S. M. le ordenó ocupar interinamente el desempeñó de tan alto cargo, se puso en camino y el día 16 de diciembre del año de 1800 tomó el mando, permaneciendo en él hasta que su propietario se pudo reincorporar el día 19 de mayo del año de 1801.

Al dejar este cargo se puso en camino de nuevo a Madrid, donde permaneció en su puesto de consejero, hasta el día 18 de febrero del año de 1808, en el que estando en el desempeño de sus obligaciones le sobrevino el fallecimiento, contaba con setenta años de edad, de ellos cincuenta y cuatro de honrosos servicios a España.

(1) En los intervalos entre embarques, fue destinado a varios puestos, pues fue propietario de los Batallones de Infantería de Marina, de los buques que se encontraban en periodo de desarme, ayudante de las brigadas del Departamento, subinspector del La Carraca, y en otras ocasiones como profesor de la Compañía de Guardiamarinas.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

González de Canales, Fernando. Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2000.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Rodríguez de Campomanes, Pedro. Conde de Campomanes.: Itinerario de las carreras de postas. Facsímil de la edición príncipe de 1761. Ministerio de Fomento. Madrid, 2002.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.