Marqués de la Ensenada 1893

Posted By on 18 febrero, 2013

Crucero Marqués de la Ensenada. Colección de don José Lledó Calabuig.

Crucero Marqués de la Ensenada. Colección de don José Lledó Calabuig.

Crucero protegido de 2ª clase, con casco de hierro. Era una réplica de los dos cruceros de la serie Isla de Luzón, construidos en Elswick. Inglaterra.

El ministro Beránger aprobó su construcción el 14 de abril de 1886. Se colocó su quilla en La Carraca el 24 de julio de 1887. Fue botado el 25 de febrero de 1893 y se entregó a la Armada unos meses después. En el astillero gaditano se hizo un crucero más esbelto, con más eslora y menos manga, pero no se tradujo en un mejor crucero.

Desplazaba 1.045 toneladas. Medía 57,40 metros de eslora, 8 de manga, 4,80 de puntal y 3,80 de calado. Su tripulación era de 156 hombres.

Disponía de dos máquinas horizontales de triple expansión, fabricada por la Marítima Terrestre de Barcelona, que le daban 2.200 caballos de fuerza y una velocidad de 14 nudos. Tenía dos hélices. Autonomía de 2.000 millas a marcha económica y capacidad de embarcar 200 toneladas de carbón.

Su blindaje era de 62 mm en el lado inclinado y 25 mm en la parte plana, disminuyendo hacia proa y popa.

Armado con 4 cañones Hontoria de 120 mm, 2 cañones Hotchins de tiro rápido de 57 mm, 2 cañones revolver Hotchins de 37 mm, una ametralladora y 3 tubos lanzatorpedos.

En 1893 hubo nuevos incidentes con Marruecos, al atacar los rifeños posiciones cercanas a Melilla. El 13 de octubre de 1893 llegó al puerto de Melilla con el crucero Isla de Cuba. En el Marqués de la Ensenada iba embarcado el comandante de la escuadra, contraalmirante Sánchez Ocaña.

A finales de octubre y primeros de noviembre, con tropas llegadas de Málaga, se inició una ofensiva contra los rifeños, apoyada por buques de la escuadra, mientras el Marqués de la Ensenada entró en La Carraca para hacerle unas reparaciones. A finales de noviembre se incorporó de nuevo a las operaciones de la escuadra en el norte de África, mandada por el contraalmirante Díaz Moreu, que sustituyó a Sánchez Ocaña.

A finales de marzo de 1895 salió de Cádiz rumbo a Melilla con el cañonero Marqués de Molíns ante un nuevo ataque de los rifeños. En 1894 fue destinado a la colonia de Fernando Poo, en la costa de Guinea.

Formando parte de la Escuadra de Instrucción, fondeó en la rada de Kiel, Alemania, en 1895 junto al acorazado Pelayo y al crucero acorazado Infanta María Teresa, agrupación que se puso al mando del contraalmirante Martínez Espinosa. Se congregaron varias escuadras para inaugurar el canal de Kiel, que unía el mar del Norte con el Báltico. El crucero Marqués de la Ensenada fue el primer buque español que atravesó el canal.

En octubre de 1895 se decide destinarlo al apostadero de la Habana para sustituir al naufragado crucero Sánchez Barcáiztegui. En septiembre de 1895 puso rumbo a Gran Bretaña, donde debía recoger a varios cañoneros construidos en Glasgow y escoltarlos hasta Cádiz. Regresó a la bahía gaditana la mañana del 15 de octubre con los cañoneros Pizarro, Hernán Cortés y Vasco Núñez de Balboa. En el mes de diciembre de 1895 partió de Cádiz rumbo a Cuba con los tres cañoneros, donde habían sido destinados, y el transporte Legazpi.

En 1896 combatió a los insurgentes cubanos en varias operaciones, como el apoyo naval en el desembarco el 10 de mayo en Baracoa, formando división con los cañoneros Pinzón y Vasco Núñez de Balboa, o el cañoneo el 19 de agosto de varias posiciones rebeldes en Cajinavert, Punta del Francés y Río Seco. En 1897 realizó una visita a Nueva York.

Cuando comenzó la guerra con los Estados Unidos, el crucero se encontraba en reparaciones, con base en la Habana, al mando del capitán de fragata Peral. Su artillería fue desembarcada para instalarla en tierra para la defensa costera. Sobrevivió a la guerra de 1898.

Volvió a España en la primavera de 1899. Había salido de Cuba con otros buques de guerra y mercantes, mandados por el contraalmirante don Vicente Manterola Taxonera, que había sido el comandante del apostadero de la Habana y escuadra de las Antillas. Además del crucero, salieron los cañoneros Nueva España, Filipinas, Vicente Yáñez Pinzón, Martín Alonso Pinzón, Magallanes, Galicia, Marqués de Molíns y Vasco Núñez de Balboa, los mercantes Rápido y Patriota, que actuaron en la guerra como cruceros auxiliares.

Fue dado de baja por Real Decreto del 18 de mayo de 1900, siendo destinado, como pontón en La Carraca, a la Brigada Torpedista de Cádiz. Desguazado en 1913.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: “Bloqueo y combates en la Habana y Cienfuegos, 1898”.

Revista General de Marina. Diciembre de 2008.

Periódico La Vanguardia. Viernes, 30 de diciembre de 1898.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.