Diego Velázquez 1895

Posted By on 24 marzo, 2013

Cañonero Diego Velázquez. Procedencia desconocida.

Cañonero Diego Velázquez. Procedencia desconocida.

La pareja de cañoneros Diego Velázquez y Ponce de León fueron contratados a la empresa Thompson de Clydebank, Glasgow, al igual que los tres Pizarro y los dos Alvarado y Sandoval, encargados en un mismo lote por el ministro de Marina, almirante Beranguer, a los astilleros británicos.

Su quilla se colocó el 24 de julio de 1895, fue botado el 7 de septiembre y se entregó a primeros de octubre, saliendo para las Antillas el día 8 de ese mismo mes.

Desplazaba 200 toneladas. Medía 41,15 m de eslora, por 5,79 de manga, 3,02 de puntal y 1,55 de calado. Tripulado por 40 hombres.

Disponía de una máquina de triple expansión de 330 caballos y una hélice. Velocidad de 12 nudos.

Armado con 2 cañones Nordenfelt de 57 mm y 2 cañones revolver de 37 mm.

Los dos cañoneros llegaron a Cuba en 1895, quedando destinado el Diego Velázquez en el apostadero de la Habana. Durante ese año y el siguiente combatieron a los insurgentes cubanos, patrullando las costas y colaborando con el Ejército.

Cuando comenzó la guerra con los Estados Unidos, se encontraba basado en Cienfuegos, al mando del teniente de navío de 1ª clase don Juan Carranza. Realizó varios servicios de escolta de convoyes con tropas y pertrechos, burlando el bloqueo norteamericano.

El 13 de junio de 1898 zarpó para reconocer un buque que se creía era el Purísima Concepción que intentaba romper el bloqueo para entrar en puerto. El buque, que se acercaba a la desembocadura del río San Juan, era el crucero auxiliar norteamericano Yankee, que desplazaba 6.800 toneladas, estaba armado con 10 cañones de 127 mm y 6 de 57 mm y una velocidad de 14,5 nudos. Al mando del capitán Willard Brownson, estaba tripulado por 15 oficiales y 267 hombres.

A pesar de la disparidad de fuerzas, el pequeño cañonero se enfrentó al crucero norteamericano, maniobrado con tal destreza que siempre mostró el menor blanco posible al enemigo, utilizó la mayor parte de sus cañones, mientras se lo impedía al norteamericano. Realizó 193 disparos contra el enemigo, causando pequeños incendios e impidió que disparara en algunos momentos, además de las posibles bajas. También el cañonero recibió varios impactos, causándole seis heridos, el contramaestre don José Cacho Torres, que murió posteriormente, el cabo de mar de primera Eustaquio Bilbao, los marineros Antonio Ferrer, Antonio González, y contusos los artilleros Francisco González y Ángel Bermudose. Regresó a Cienfuegos una hora después de haber zarpado.

Después de dejar a los heridos en tierra, el comandante Carranza se dispuso a salir de nuevo, esta vez acompañado por las lanchas cañoneras Lince y Cometa, para evitar un desembarco desde el buque enemigo, como se pensaba en el bando español. Tras algunos intercambios de disparos, el crucero norteamericano se retiró en dirección contraria.

Al finalizar la contienda, el Diego Velázquez puso rumbo a la colonia francesa de la isla Martinica de camino hacia la Península, pero terminó por ser vendido a la Marina de Venezuela, en la que sirvió varios años con el nombre de Miranda.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

Franco Castañón, Hermenegildo.: Los apostaderos y estaciones navales españolas en Ultramar. Empresa Nacional Bazán, 1998.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 32. Madrid, 15 de agosto de 1898, página 328.

El Mundo Naval Ilustrado. Año III, nº 41. Madrid, 1º de enero de 1899, páginas 9-14.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: “Bloqueo y combates en la Habana y Cienfuegos, 1898”. Revista General de Marina. Diciembre de 2008.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.