Biografía de don Antonio van Halen y Sarti

Posted By on 8 abril, 2010

Biografía de don Antonio van Halen y Sarti

Marino y Mariscal de Campo del Ejército.

I Conde de Peracamps.

Provenía de familia de origen belga, pero eran de las familias católicas que no quisieron quedarse en los países Bajos, por ello vino al mundo en la Isla de León en el año de 1790, por estar sus padres ya residenciados en ella.

Elevó solicitud y se le concedió la Carta Orden, para sentar plaza de Guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz, en el año de 1802.

En el año de 1804 como a tal guardiamarina se le ordenó embarcarse, siendo destinado a uno de los navíos que a las órdenes del general don Federico Gravina en combinación con la escuadra francesa del almirante Villeneuve, participó en la campaña de Martinica, así recibió su bautismo de fuego, tanto en la toma de la isla como en el ataque a la fortaleza de Diamante.

Al regresar la escuadra combinada, por ser conocedores de que la escuadra británica al mando del almirante Nelson se encontraba en las Antillas, puso rumbo al Ferrol, participando de nuevo en el combate naval del cabo de Finisterre.

Al arribar la escuadra a Ferrol, se había recibido una Real Orden, para en cuanto llegara Halen se presentara en la Corte, así lo hizo, entrevistándose con el generalísimo don Manuel Godoy, quien lo eligió como ayudante para el Almirantazgo, permaneciendo en este puesto hasta ser invadida la Península por los ejércitos napoleónicos.

El día dos de mayo de 1808, participó muy activamente en el levantamiento del pueblo de Madrid, quien le siguió por ser un oficial y comenzado a contribuir, al hacer frente a algunas unidades del ejército invasor, pero estos mucho mejor organizados y armados acabaron con la revuelta, pero él pudo esconderse y poco tiempo después presentarse en Ferrol.

Se encontraba en la defensa de esta plaza, cuando fue conquistada por los franceses, pero enterado don José de Mazarredo de ello, lo pusieron en libertad con la condición de que se trasladase a Madrid, aquí fue convencido por el general y pasó a jurar al nuevo rey José I.

En este momento pasó a formar parte del Ejército, en que muy pronto alcanzó el grado de Mariscal de Campo. Estando a las órdenes del mariscal Souchet, informó a los españoles de las intenciones de éste, por esta razón sin conocimiento de su jefe entregó a los españoles las plazas de Lérida, Mequinenza y Monzón.

Al regreso del ‹ Deseado › don Fernando VII, se le acusó de conspirador contra su persona, por lo que fue encarcelado, pero poco tiempo después se le dio la libertar y se le ascendió a teniente coronel, por ser reconocidas sus actuaciones de doble argumento, pero que nunca lo fue en contra de su Rey y de España.

Pero como era por naturaleza un aventurero, muy pronto hubo un alzamiento en Torrijos, que en parte era su culpa, por esta razón fue juzgado y vuelto a encarcelar, pero se fugó y ya nos lo encontramos prestando servicio en el ejército Ruso.

Al enterarse del levantamiento en Cabezas de San Juan, por el general Riego, regresó de nuevo a España, prestando sus servicios hasta que se produjo la nueva invasión de los ‹ Cien mil hijos de San Luis › que le devolvieron el poder absoluto a don Fernando VII, por lo que de nuevo huyó, pero esta vez a los Estados Unidos.

En el año de 1830 al estallar la revolución de los belgas, ya se encontraba en Bruselas, siendo elegido como jefe de las fuerzas revolucionarias por un tiempo, en éste combatió contra los holandeses al mando del príncipe Federico, quien fue vencido y expulsado su ejército de Bélgica y a quien le quitó su espada, que hoy se encuentra en el Museo Naval de Madrid, pasando posteriormente a ser el Gobernador del Brabante Meridional.

De nuevo en el año de 1836, se encuentra en España combatiendo en la guerra civil, contra el pretendiente don Carlos, por sus notables hechos se le nombró capitán general de Cataluña, permaneciendo entre los años de 1840 á 1842. Aquí permaneció fiel al general Espartero, reprimiendo con dureza las actuaciones contra el Regente, por lo que al caer éste en el año de 1843 le tuvo que acompañar en su salida de España con rumbo al Reino Unido.

Dejó pasar unos años y regresó a España en el año de 1850, se le nombró Senador Vitalicio por Real Decreto del día veinte de octubre del año de 1851 y posteriormente fue nombrado Presidente del Supremo de Guerra y Marina, hasta el año de 1856, en que se retiró.

Permaneció en la capital de España donde le sobrevino el óbito el día veintisiete de octubre del año de 1858.

Entre otras condecoraciones estaba en posesión de: Cruz de la Real y Militar Orden de San Fernando, entonces llamada Nacional, con dos de tercera Clase; Cruz de la Marina de Diadema Real; Cruz de caballero de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III; Placa y la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; Cruz de Comendador de la Real Orden Americana de Isabel la Católica.

También tuvo tiempo de escribir, publicando un libro con sus vivencias en la cárcel, con el título: « Relación de su cautividad en los calabozos de la Inquisición, su evasión y emigración » Publicada en París en el año de 1827, siendo posteriormente traducida al francés.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 27, 1925, página 559.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval. Madrid, 1973.

Compilada por Todoavante.

About the author

Comments

Comments are closed.