Navío Galicia 1750

Posted By on 9 septiembre, 2011

Construido en la Habana por don Pedro Torres según el sistema de Gaztañeta, siendo encargada su construcción junto a los navíos Infante y Princesa. Se le colocó la quilla el 11 de abril de 1749, botado el 3 de agosto de 1750 y entregado a la Real Armada el 15 de agosto de 1751. Estaba bajo la advocación de Santiago el Mayor.

Medía 185 ¾ pies de eslora, 156 1/4 de quilla, 55 de manga, 24 de puntal, 27 1/6 de plan. Desplaza 1.651 toneladas de carga. Armado con 70 cañones, 28 de a 24, 30 de a 18 y 12 de a 8 libras, aumentados posteriormente, según reglamento a 74.

En 1751, al mando del capitán de navío don Luis de Velasco, realizó una travesía de Cartagena de Indias a la Habana con los navíos Infante, Princesa y Rayo. Zarparon los cuatro navíos de la Habana el 1 de marzo de 1752, llegando a Cádiz el 30 de abril.

En 1752 es puesto al mando del capitán de navío don Daniel Huoni, con el que cruzó sobre los cabos de San Vicente y Santa María e islas Azores para proteger la llegada de los buques procedentes de América. Realizó otras comisiones en las islas Baleares e islas Canarias. El 1º de enero de 1754 obtiene su mando el capitán de navío don Blas de Barreda con el que realizó una comisión reservada en las Regencias de Argel, Túnez y Trípoli, regresando después a Cádiz.

En junio de 1754, al mando del capitán de navío don Álvaro Cabreros, lleva cañones y pedreros del puerto de Barcelona a Cartagena. El 5 de agosto de 1754 zarpa de Cartagena para realizar operaciones de corso hasta el 22 de noviembre, en conserva de tres jabeques. En diciembre de 1754 queda desarmado en Cartagena, desembarcando su comandante Cabreros. En 1755 vuelve a formar parte de una escuadra de corso con base en Cartagena, formada por los navíos Infante y Tridente y ocho jabeques.

A finales de diciembre de 1758 se ordena su armamento para salir a navegar la primavera del año siguiente, al igual que otros cinco navíos. En abril de 1759 se encontraba en Cartagena al mando del capitán don Juan Antonio de la Colina. El 19 de agosto de 1759, al mando del capitán de navío Colina e insignia del teniente general don Pedro Stuart, zarpa de Cartagena con los navíos Terrible, Atlante y Soberano, para agregarse en Nápoles a los navíos del Marqués de la Victoria que llevarían al rey Carlos III a Barcelona.

A finales de marzo de 1760 se encuentra en la escuadra del departamento de Cartagena. En febrero de 1761 trae marineros voluntarios de Mallorca, que son distribuidos en varios navíos de la escuadra. Durante este año de 1761 se le efectuó su primera carena en el arsenal de La Carraca.

El 20 de noviembre de 1761 zarpó de Cádiz rumbo a la Habana con el jabeque Galgo y bergantín Tártaro, al mando del capitán de navío don José de Aguirre, llevando a bordo pertrechos, víveres y 200 dragones, que serían destinados a Santiago de Cuba. Anteriormente, había desembarcado tropas en Santo Domingo.

En noviembre de 1761 el ministro Julián de Arriaga había ordenado al marqués del Real Transporte, jefe de la escuadra de la Habana, que destinase el navío Galicia a Santiago de Cuba, llegando a este puerto el 31 de enero de 1762 acompañado por el navío Arrogante.

Durante el ataque británico a la Habana se encontraba en Santiago de Cuba, con los navíos Monarca y Arrogante y la fragata Palas, protegidos por los cañones de la fortaleza.

En julio de 1762 zarpa de Santiago de Cuba con el jabeque Galgo y el bergantín Tártaro, dejando en la bahía de Jagua tres compañías de infantería de Marina, 249 hombres del regimiento de infantería Aragón, algunos dragones y pertrechos. Estas tropas debían llegar a la Habana por tierra, lo mismo que las tropas que había desembarcado anteriormente el navío Arrogante.

Terminada la guerra, el 31 de julio de 1763 llegó a la Habana al mando del comandante Aguirre desde Santiago de Cuba con el navío Monarca escoltando a varios mercantes con tropas. El 28 de febrero de 1764 regresa a Cádiz desde la Habana con los navíos Monarca, África y Princesa, y varios buques de registro.

En 1764 se encontraba en Cádiz esperando cambiar su arboladura, después de haber finalizado una carena en firme el 30 de agosto de ese año. El 26 de abril de 1765 zarpa de Cádiz al mando del capitán don Juande Soto y Aguilar para dar escolta hasta las islas Canarias a varios mercantes.

Concluida esta última comisión, entra en Cartagena y se incorpora a la escuadra del marqués de la Victoria. Con esta escuadra conduce desde Génova a España a la Princesa María Luisa de Parma. Regresa a Cartagena en agosto de 1765. Zarpa de Cartagena y llega a Cádiz el 1º de octubre de 1765, desde donde realiza varias salidas de corso hasta el 15 de noviembre del año siguiente.

Al mando del capitán de navío don José de Córdoba se encontraba destinado en el departamento de Ferrol entre los años 1766 y 1768. A finales de octubre de 1767 zarpa de Cádiz para realizar un crucero por los cabos de San Vicente y Santa María.

El 26 de agosto de 1776 se encontraba en Ferrol y es puesto al mando del capitán de navío don Diego Quiroga y Ulloa, con el que zarpó rumbo a Cádiz. En el mes de octubre de 1776 sale de Ferrol rumbo a Cádiz con el navío San Lorenzo. A finales de octubre de 1776 se encontraba en Cádiz armado y listo para hacerse a la vela rumbo a Río de la Plata a combatir a los portugueses. Desembarcó el comandante Quiroga y Ulloa a finales de noviembre de 1776.

En 1777 seguía armado en la escuadra basada en Cádiz. En junio de 1779, al mando del capitán de navío don Juan Clavijero, se encontraba en Cádiz con la escuadra al mando del teniente general don Luis de Córdoba con la que participa en la primera campaña del Canal de la Mancha en combinación con la escuadra francesa al mando de Orvilliers. Tras finalizar la campaña y el regreso de la escuadra de Córdoba a aguas de Cádiz, participa en el bloqueo del estrecho de Gibraltar. Estuvo este navío incorporado a la escuadra de Córdoba durante toda la guerra.

Participó, con la escuadra combinada de don Luis de Córdoba en la tercera campaña del Canal de la Mancha entre junio y agosto de 1782, y encuadrado en la 6ª división de primera escuadra o centro, en la batalla naval de cabo Espartel contra la británica de Howe el 21 de octubre de 1782, donde tuvo 5 muertos y 17 heridos. El capitán de navío Clavijero dejó el mando del navío al regresar la escuadra a Cádiz.

En abril de 1783 cruzó sobre el cabo de San Vicente con el navío San Justo. Habiendo regresado a Cádiz, zarpa de nuevo rumbo a Ferrol con la escuadra de don Antonio Osorno, quedando desarmado en agosto de 1783. En el mismo departamento permaneció desarmado varios años.

En 1790 se encontraba asignado al departamento marítimo de Ferrol. En 1793 continúa en el mismo departamento, desarmado y al mando del capitán de fragata don Ignacio Alcibar.

Mandado del capitán de navío don Francisco Ruiz y Cárdenas salió de Ferrol con los seis navíos al mando del jefe de escuadra don Francisco Javier Melgarejo para unirse en 1793 a la campaña de Cerdeña con la escuadra del teniente general don Francisco de Borja. Tomó parte en la captura de la fragata francesa Elena durante la campaña de Cerdeña.

El capitán general del ejército del Rosellón, don Antonio Ricardos, proyectó un ataque por tierra y mar para desalojar a los franceses del Coll de Bagniols. Las fuerzas de mar estarían a cargo del capitán de navío don Bruno Heceta, comandante del apostadero de Rosas. Para realizar esta operación, se designó a los navíos Asia y Galicia, la fragata Preciosa, dos bergantines y otros buques menores.

Zarpan de Rosas el 20 de noviembre de 1793 hacia el punto de reunión, la cala de Bagnols. Las tormentas ocurridas durante ese día y los siguientes malograron la expedición, haciendo embarrancar varias naves, entre ellas la fragata Preciosa, el bergantín Galgo y la galeota Rufina.

El 21 de abril de 1794 zarpa de Cádiz con una escuadra al mando del teniente general Borja. Sufre averías en la arboladura a causa de un temporal a primeros de mayo, regresando la escuadra a Cádiz. Reparados los daños, zarpa de nuevo con la escuadra de Borja el 17 de mayo de 1794 para realizar una campaña en el mar Cantábrico.

A finales de septiembre de 1794 pertenecía a la escuadra del Océano y se encontraba en Ferrol, al mando del capitán de navío don José Zurita. En 1795 se encuentra en el departamento de Ferrol al mando del capitán de navío don José Jiménez de Zurita. Se deshizo en Cádiz por falta de carena en 1797.

Bibliografía:

A.G.S. Estado. Leg. 6090.

Fernández Duro, Cesáreo.: Disquisiciones náuticas. Tomo V. Ministerio de Defensa, Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 1996.

Ferrer del Río, Antonio.: Historia del reinado de Carlos III en España. Tomo I. Madrid, 1856.

Manera Regueyra, Enrique.: La política naval española del rey Carlos III. Revista General de Marina. Agosto de 1986.

Marliani, Manuel.: Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada española contra las aserciones vertidas por Mr. Thiers en su Historia del Consulado y el Imperio. Imprenta y Librería de Matute. Madrid, 1856.

Parcero Torre, Celia María.: La pérdida de la Habana y las reformas borbónicas en Cuba (1760-1773). Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura, 1998.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Madrid, 1873.

Pezuela, Jacobo de la.: Historia de la isla de Cuba. Tomo II. Madrid, 1868.

Placer Cervera, Gustavo.: Los marinos españoles en la defensa de la Habana en 1762. Revista de Historia Naval. Año 2006, nº 94.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Sanz Tapia, Ángel.: El final del Tratado de Tordesillas. La expedición del virrey Cevallos al Río de la Plata. Junta de Castilla y León. Valladolid, 1994.

Serrano Álvarez, José Manuel.: El astillero de la Habana y la construcción naval (1700-1750). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2008.

Valdés y Ozores, Micaela.: El baylío Don Antonio Valdés. Un gobierno eficaz del siglo XVIII. Libros Libres. Madrid, 2004.

VV. AA.: Modelos de arsenal del Museo Naval. Evolución de la construcción naval española, siglos XVII-XVIII. Lunwerg Editores. Colección Ciencia y Mar, 2004.

Recopilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.