Bergantín Maipú 1818

Posted By on 27 mayo, 2012

Bergantín insurgente argentino. Armado con 14 cañones de a 18 y a 9 libras y tripulado por 120 hombres, la mayoría británicos.

Capturado el 18 de octubre de 1818 por la fragata mercante española Resolución y el bergantín Cantón en la costa de Pisco tras tres horas de combate al cañón y abordaje, cuando se dirigía a Valparaíso para adiestrar a las tripulaciones chilenas.

Al mando del alférez de navío don Francisco Sevilla la fragata Resolución, armada con 20 cañones, zarpa de Callao el 1º de octubre de 1818 para escoltar un convoy a Pisco. A la 08:00 de la mañana del 17 de octubre de 1818 navegaba la fragata Resolución con el bergantín mercante Cantón (Cantú), también armado y al mando del alférez de fragata don Antonio González Madroño, cerca de las islas de Chincha. Al descubrir a dos bergantines que se acercaban al convoy, Sevilla ordena al Cantón ocupar su lugar y al convoy que se reuniese a sotavento de la Resolución, mientras la fragata fuerza la vela para ganar barlovento y emprender el combate si era necesario. Los dos bergantines maniobraron también con intención de abordar a la fragata. Sevilla recogió velas y ordenó por señales al comandante del Cantón doblar al enemigo por avante. A las 11:30 mandó romper el fuego y poco después quedó abarloado por uno de los bergantines, comenzando un combate para evitar ser abordados. Tras una hora de combate, se separan de nuevo, pero el bergantín lo intenta de nuevo por la aleta. Tras ser reparadas algunas averías en el aparejo, la fragata volvió a presentar su costado, rompiendo el bauprés del bergantín, el palo trinquete y el mastelero de gavia. A pesar de los graves daños, el bergantín no se rendía, por lo que Sevilla se situó a su barlovento para hundirlo, haciendo lo mismo el Cantón. Por fín, a las 15:30 arrió su bandera. Su capitán, el irlandés Guillermo Brown, sube a bordo de la fragata y entrega su espada. El otro bergantín era el mercante español Carbonero, apresado por Brown días antes. El bergantín era llamado Maipú, armado con 14 cañones de a 18 y 9 libras, aunque tenía diez portas por banda. Sevilla ordena al alférez de fragata don Antonio González Madroño subir a bordo del bergantín para marinarlo. También ordena al comandante del Cantón represar al bergantín Carbonero, con el que regresa sobre las 24:00. Los españoles tuvieron 4 muertos, dos soldados y dos marineros, 20 heridos y varios contusos. Los enemigos eran unos 130, 26 fueron muertos y 35 heridos. Sólo 15 eran hispanohablantes, la mayoría eran británicos y norteamericanos. Son ascendidos Francisco Sevilla, Antonio González Madroño, el piloto Juan Antonio Mayo a alférez de fragata y el primer guardián Ventura Romero a 2º contramaestre.

Al llegar a Callao, es reparado y se incorpora a las fuerzas navales del apostadero, mandadas por el brigadier don Antonio Vacaro.

A comienzos de 1819 quedó el bergantín Maipú en el apostadero de Callao, bloqueado con el resto de las fuerzas navales realistas por la escuadra del almirante Cochrane.

Levantado el bloqueo, zarpa de Callao con la corbeta Sebastiana el 9 de julio de 1819 para escoltar hasta un determinado punto a la fragata mercante San Antonio, que debía llegar a Cádiz, burlando la vigilancia de la escuadra insurgente desde Valparaíso.

El 22 de abril de 1822 zarpa de Callao con la fragata Prueba y el mercante Javiera, mandados por el brigadier don Antonio Vacaro, para auxiliar con tropas a Guayaquil. Llegaron a puerto el 1º de mayo, desembarcaron las tropas y zarpó de nuevo con la fragata Prueba para recorrer la costa hasta Panamá. El 8 de mayo tuvo que regresar a Guayaquil el bergantín Maipú por averías en la arboladura, continuando en solitario el crucero la fragata Prueba, donde el 14 de mayo batió a la fragata corsaria Rosa de los Andes.

A primeros de noviembre de 1820 se encontraba en Callao con el mando interino del teniente de fragata don Antonio González Madroño. La noche del 5 de noviembre varias lanchas con tropas al mando de Cochrane abordaron y capturaron a la fragata Esmeralda. Los fuegos de los bergantines Pezuela y Maipú contra las lanchas enemigas evitaron un desastre mayor.

Tras hacerse cargo del virreinato el general Laserna, en sustitución de Pezuela, mando a la península a varios comisionados con documentos para informar al gobierno, entre ellos al marqués de Valleumbroso. Se embarcaron el 29 de marzo de 1821 a bordo del bergantín Maipú, zarpando rumbo a la península por el cabo de Hornos. Estaba al mando del teniente de navío don Francisco Sevilla. Perdido en la costa de Brasil el 14 de junio de 1821, 21 de junio según Fernández Duro, tomo IX, página 299, capturado por la fragata argentina Heroína, armada con 34 cañones.

El bergantín estaba armado con 18 cañones de a 12 libras, según algunas fuentes, pero lo más probable es que al servir como buque correo su capacidad militar estaba disminuida, según otras fuentes, armado con 14 cañones y tripulado por sólo 80 hombres. Tras quedar desarbolado, se rindió a la fragata enemiga. Los supervivientes fueron llevados a Río de Janeiro, después a Todos los Santos en la fragata portuguesa San Antonio. Embarcaron la tripulación y los comisionados en el navío de las Indias Gran Careta, que los llevó a Lisboa.

Bibliografía:

Gaceta de Madrid, nº 39. Lima, 24 de octubre de 1818. Publicado el Jueves, 1º de abril de 1819, páginas 338-340.

Gaceta del Gobierno nº 4. Jueves, 4 de enero de 1821, página 17.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1800-1868. Tomo I. Ministerio de Defensa, Madrid, 1999.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tomo IX. Museo Naval. Madrid, 1973.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Madrid, 1873.

Pérez Turrado, Gaspar.: Las marinas realista y patriota en la independencia de Chile y Perú. Ministerio de Defensa. Madrid, 1996.

Torrente, Mariano.: Historia de la revolución hispano-americana. Tomo III. Imprenta de Moreno. Madrid, 1830.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.