Biografía de don José Sánchez Cerquero

Posted By on 19 octubre, 2014

José Sánchez Cerquero. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

José Sánchez Cerquero. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Brigadier de la Real Armada Española.

Ingeniero.

Astrónomo.

Matemático.

Vino al mundo en La Carraca en 1784.

Se le admitió como meritorio en el cuerpo del Ministerio de Marina, el 14 de julio de 1798.

Pero esto no le impidió proseguir con sus estudios, preparándose especialmente en las matemáticas y otras materias, por ello realizó un brillante examen que le facultó para ingresar en el cuerpo de ingenieros de la Armada, el 12 de diciembre de 1805, al mismo tiempo se le ascendió al grado de alférez de fragata.

Siendo destinado al arsenal de La Carraca como ayudante de ingenieros, donde se le dio la responsabilidad de verificar, diques, fábricas, embarcaciones menores, obradores anejos a su facultad, así como trabajos en la Ayudantía de la Comandancia y otras veces del detall y demás trabajos de menor importancia.

Entre los días 9 á 14 del mes de junio de 1808, estuvo al mando de una batería del arsenal, contribuyendo a la rendición de la escuadra francesa del almirante Rosilly, siendo los restos de la escuadra del combate de Trafalgar, aunque eran los únicos buques bien pertrechados a costa de España, consiguiéndose su rendición siendo la primera de las armas napoleónicas en la península.

El 31 de enero de 1809 se le ordenó embarcar en la fragata Mercurio, zarpando el 19 de febrero siguiente realizando un viaje con pertrechos de guerra y situado al ejército de Aragón y a Cartagena, regresando a la bahía el 8 de abril seguido, el 9 de julio zarpó de nuevo con pertrechos rumbo a Montevideo, destinados a las tropas del ejército en aquel apostadero, regresando a Cádiz el 2 de marzo de 1810.

El 18 de abril siguiente se le ordenó trasbordar al navío Príncipe de Asturias, como ayudante del jefe de escuadra Juan María de Villavicencio, en su especialidad de ingeniero para cubrir las deficiencias de los bajes que por falta de carena hacían agua.

Por Real orden del 25 de abril de 1810 se le ascendió al grado de alférez de navío, en noviembre siguiente se le otorgó el mando de un cañonero, participando poco después en el bombardeo al castillo de Santa Catalina, continuando su labor de hostigamiento a las baterías enemigas, hasta el 1 de junio de 1811.

Por recibir la orden de trasbordar al navío San Pablo, para trasportar a Cádiz al ejército a las órdenes del general Blake, desde donde se recibió la orden de desembarcarlas en Almería, continuando en el servicio de protección y apoyo a las tropas de tierra, y comisiones a Cartagena, Alicante y Algeciras, regresando a la bahía el 15 de noviembre pasando a formar parte de las fuerzas sutiles.

Por todos estos servicios y su valor demostrado, se le entregó la Real orden del 24 de mayo de 1811 notificándole su ascenso al grado de teniente de fragata, permaneciendo en las fuerzas sutiles, hasta recibir la orden del 29 de enero de 1812 de trasbordar a la corbeta-correo Sebastiana, realizando un viaje redondo a Veracruz y la Habana, fondeando en la bahía de Cádiz a su regreso el 11 de septiembre seguido, recibiendo la orden del 4 de octubre continuo de quedar desembarcado.

Por Real orden del 25 de junio próximo pasado, se le había otorgado la plaza como primer maestro de la Compañía de guardiamarinas de Cartagena, embarcando de transporte en la fragata Esmeralda el 16 de febrero de 1813, desembarcando para ocupar su destino donde permaneció hasta el 17 de mayo de 1816, embarcando de transporte en el falucho Catalán para desembarcar en la bahía de Cádiz.

Cesó en su cargo anterior por haber recibido la Real orden del 26 de enero próximo pasado, siendo destinado al Observatorio Astronómico de San Fernando. Por Real orden del 17 de abril de 1818 se le responsabiliza de examinar a los Ingenieros, por la falta de un director de las tres Compañías de guardiamarinas, sin dejación de su cargo anterior se le otorga interinamente el puesto, por Real orden del 14 de julio de 1825 se le asciende al grado de teniente de navío y por otra del 14 de agosto siguiente se le nombra Director del Observatorio de San Fernando.

Por Real orden del 2 de mayo de 1829 se le facilita poder pasar al Reino Unido, para ponerse en contacto con Thomas Jones, siendo el más famoso de los constructores de instrumentos para el observatorio de Greenwich, aprendiendo su funcionamiento y viendo la necesidad de ellos para adaptarlos al de San Fernando.

Aprovechando la estancia en este país, logró alternar con los sabios sobre estas ciencias, a quienes se los ganó por sus no pocos conocimientos, llegando a tanto sus aptitudes reconocidas que en 1830 fue nombrado individuo de la Sociedad Astronómica de Londres, quedando desde este momento, con mutua correspondencia los dos Observatorios, como consecuencia de ese reconocimiento comenzaron a recibirse las publicaciones británicas sobre el tema en San Fernando, facilitando así estar al día en los avances de todo tipo sobre las observaciones astronómicas.

En el mes de mayo de 1835 regresó a Londres, permaneciendo en consultas en esta capital, regresando a Cádiz en el mes de agosto siguiente, acompañado por Thomas Jones quien superviso la graduación de los instrumentos construidos en San Fernando dándolas por validas, al recibir el Gobierno el informe del excelente trabajo realizado y comprobado, fue cuando se dio cuenta que don José no había pedido un maravedí para su viaje, estancia y vuelta, lo mismo ocurría con Thomas Jones ni siquiera el gasto del viaje de regreso de éste a su ciudad. Cosas de los genios y hombres de bien que casi nada basan en el vil metal.

Por Real orden del 7 de abril de 1836, tuvo a bien S. M. conferirle el ascenso a capitán de navío, para compensarle por sus meritos y servicios, así como de sus gastos anteriores. Solo uno de sus méritos fue situar al Observatorio de San Fernando entre los primeros de Europa y a la vanguardia en algunas de sus investigaciones.

En el mes de octubre siguiente viajó al de París, con el propósito de ampliar conocimientos y técnicas, prosiguiendo viaje al de Bélgica, donde a su vez consiguió informes del alemán y de nuevo viajó al de Greenwich, con el objeto de conseguir los materiales e instrumental para el estudio de las ecuatoriales, los cuales al igual que os anteriores se construyeron y acoplaron para el de San Fernando.

Continuó su labor, introduciendo y realizando mejoras en el Observatorio, realizando su reglamento y demás organización interna, por toda esta labor por Real orden del 27 de abril del año 1840, se le ascendió al grado de brigadier, por otra del 9 de noviembre de 1843, se le concedió la Cruz de Comendador de la Real Orden Americana de Isabel la Católica.

En este tiempo, escribió en varios de los volúmenes del «Almanaque Náutico.», sus aportaciones y mejoras, siendo estas: «Memoria sobre la determinación del tiempo por alturas correspondientes.», en 1823.

«Reflexiones sobre método de hallar la latitud en el mar por medio de dos alturas del sol, observadas fuera del meridiano.», en 1826.

«Fórmulas nuevas en la aberración de los planetas en longitud y latitud.», en 1828, en esta obra insertó una «Tabla de logaritmos proporcionales.», que le remitió a Andrés Livingston y que se introdujo en la «Ecuación de alturas correspondientes.», siendo publicada en el nº 3 del Diario filosófico de Edimburgo.

«Memoria sobre el uso de las alturas circunmeridianas del sol y estrellas, para la determinación de la latitud.», en 1829.

«Tabla de la ecuación de segundas diferencias.», en 1831.

«Memoria sobre el cálculo de los eclipses sujeto a paralaje.», en 1832.

«Memoria sobre la posición geográfica de Sevilla.», en 1835.

«Discusión acerca de la latitud del Observatorio Real de Marina de San Fernando, y exactitud de que son susceptibles las observaciones hechas con instrumentos de reflexión.», en 1838, concluyendo que la latitud exacta del Observatorio es de 36º 27’ 42’’ 0, con la diferencia solo de 0’’, 4, con anteriores observaciones.

Aparte de tener varias obras más, que mejoraron el «Almanaque Náutico.»

Le fueron publicadas, traducidas al francés por el barón Zach, varias cartas y memorias siendo incluidas en los diversos tomos de la «Correspondencia Francesa.»

En Bruselas, en la «Correspondencia matemática.», le fueron publicados varios de sus trabajos, por el Sr. Quetelet, director del observatorio de Bélgica.

Al mismo tiempo le publicaron trabajos, en una revista especializada en matemáticas de la ciudad de Cádiz.

En 1847 por su quebrantada salud, se vió obligado a pedir ser separado del servicio activo, a ello contestó S. M. por mediación del capitán Director General de la Armada, de este tenor:

«Excmo. Sr.: Como el estado quebrantado de salud en que se encuentra el Brigadier honorario de la Armada D. José Sánchez Cerquero, le imposibilita de continuar desempeñando el empleo de director del Observatorio astronómico de San Fernando, que con tanto acierto y celo ha ejercido hasta ahora, ha creido S. M. conveniente llegado el caso de proporcionarle el justo descanso que merecen sus distinguidos servicios, y al efecto es su Real voluntad que el expresado Jefe quede definitivamente exceptuado de las funciones de dicho empleo, que se considerará vacante, se ha dignado conferirle el ascenso á Brigadier vivo y efectivo de la Armada, con asignación á los tercios navales, y exento de todo servicio.

Dígolo á V. E. de Real órden para su conocimiento y fines consiguiente. Dios guarde á V. E. muchos años. Madrid 29 de mayo de 1847. — Juan de Dios Sotelo. — Sr. Director General de la Armada.»

Falleció en su casa de San Fernando, Cádiz el 21 de noviembre de 1850, cuando contaba con sesenta y cuatro años de edad.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 53, 1927. Páginas 1209 y 1210.

Fernández de Navarrete, Martín. Biblioteca Marítima Española. Obra póstuma. Madrid. Imprenta de la viuda de Calero. 1851.

González de Canales, Fernando. Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Ministerio de Defensa. Tomo II, 2000.

González González, Francisco José.: El Observatorio de San Fernando (1831-1924) Ministerio de Defensa. Madrid, 1992.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.