1676 En plena decadencia y ejecución del general al mando

| 18 junio, 2016

A principios de 1676 se terminaba el contrato de alquiler de la escuadra holandesa, razón por la que Ruyter dejó el mando de la combinada y puso rumbo a Nápoles a esperar órdenes del príncipe de Orange,