Biografía de don Mariano de Isasbiribil y Azcárate

Posted By on 22 octubre, 2015

Teniente de navío.

Vino al mundo en la población de San Vicente de Abando actual provincia de Vizcaya en 1766, siendo sus padres don José de Isasbiribil y de Ochandiano, y doña María Josefa de Azcárate y de Orúe. Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Ferrol el 7 de julio de 1786. Expediente N.º 3.351, folio 272. Al aprobar el examen teórico pasó embarcado en diferentes buques, a su regreso de uno de sus cruceros se le comunicó su ascenso a alférez de fragata el 4 de abril de 1788, embarcando en la fragata Paz para un viaje redondo a las islas Filipinas, regresando a la bahía de Cádiz en 1789. En 1790 embarcó en la escuadra de don José Solano, realizando la campaña del cabo Finisterre en prevención de la declaración de guerra al Reino Unido por el problema de los límites en Nootka, por no producirse el enfrentamiento regresó a la bahía de Cádiz, donde se le entregó la Real orden del 1 de marzo de 1791 con su ascenso al grado de alférez de navío, quedando de servicio en el Arsenal. Se le ordenó embarcar en el navío San Lorenzo de la escuadra de don Gabriel de Aristizábal, pasando a Cartagena de Indias participando en la toma del Puerto Delfín, por su demostrado valor su general lo recomendó, por ello se le entregó la Real orden del 14 de julio de 1795 con su ascenso al grado de teniente de fragata, regresando a Ferrol a bordo de la fragata Clara en 1799.

Recibiendo la orden de trasbordar al navío Real Carlos de la escuadra de don Juan Joaquín Moreno, siendo nombrado en agosto de 1800 ayudante de ella, zarpando con rumbo a la bahía de Cádiz, a mediados de junio de 1801 al poco de llegar zarpó la escuadra para dar socorro a la francesa del contralmirante Linois, bloqueada en Algeciras por la británica del almirante sir James Saumurez, como a tal ayudante pasó a la fragata Sabina con su general, la noche del 12 de julio con muy poca visibilidad fue aprovechada por el navío británico Superb a quien acompañó la suerte en forma de una racha de viento de Levante, consiguiendo acercarse todo lo posible al Real Carlos, descargando casi simultáneamente toda su artillería por la aleta de popa estribor del navío español, pero algunos de los proyectiles fueron a impactar por la cercanía en el San Hermenegildo, el cual al recibirlos pensó que algún enemigo estaba a su altura aprovechando la oscuridad casi completa, por ello se ordenó abrir fuego, pero éste fue a dar de lleno en el Real Carlos, quien al ser atacado pensó lo mismo que su compañero, así los dos arribaron sobre el supuesto contrario, llegando a lanzarse granadas de mano y frascos de fuego, provocando un gran incendio en el Real Carlos, el cual alumbró la escena y nadie se podía creer lo que veían sus ojos, dos navíos de tres baterías españoles se habían atacado hasta aniquilarse mutuamente, pues el fuego en el San Hermenegildo era incontrolable, perdiéndose dos navíos de tres baterías y lo peor, algo más de dos mil hombres instruidos.

Al arribar se le ordenó trasbordar al navío Argonauta y poco después al San Fernando, recibiendo la orden de desembarcar en noviembre siguiente, para recibir la de diciembre seguido de embarcar en la fragata Santa Rufina, dándose a la vela con rumbo al Callao con los pliegos notificando la firma de la paz con el Reino Unido por el tratado de Amiens del 27 de marzo de 1782, arribando el 21 de junio seguido. Quedó destinado en el mismo apostadero, recibiendo la orden del 10 de septiembre consecutivo de embarcar en el bergantín Peruano, al regreso de uno de sus cruceros se le entregó la Real orden del 5 de octubre siguiente con su ascenso al grado de teniente de navío, otorgándole el mando de la goleta Extremeña el 4 de febrero de 1803 para levantar las cartas náuticas de la zona, entre los 30º S. hasta Guatemala. Se produjo el ataque a las división de fragatas españolas al mando de don José de Bustamante el 5 de octubre de 1804 en aguas del cabo de Santa María, por parte de otra británica en tiempo de paz, pero no fue el único acto de guerra, dado que él continuaba con sus trabajos, hasta que el 24 de noviembre de 1804 fue atacado por el bergantín británico Washington cuando se encontraba en el puerto de Copiapo, la gran superioridad enemiga solo le dejó la opción de dar al fuego la documentación y el buque. La guerra se declaró el 12 de diciembre siguiente. Arribó a Lima para volver a reanudar sus trabajos hidrográficos, otorgándole el mando de dos cañoneros, por Real orden del 29 de febrero de 1807 consta haber reconocido los puertos de San Carlos de Chiloé, costas de Perú y Choco hasta la provincia de Veragua, habiendo enviado los planos al comandante de marina del Callao con fecha del 23 de marzo de 1806 por medio de la fragata Deseada.

Regresó a la península un tiempo antes de producirse el alzamiento nacional del 2 de mayo de 1808, siendo el general don José de Mazarredo ministro de Marina por la junta de Bayona quien le dio la orden de regresar al mar del Sur a terminar su trabajo, pero nada más se supo de él.

Siendo ministro de Marina don José Vázquez de Figueroa, escribe una exposición de hechos para conocimiento de la Regencia del Reino firmada el 12 de junio de 1812 diciendo: «Señor. — El teniente de navío D. Mariano de Isasbiribil salió de Bayona en junio de 1808 mandando una corbeta de aquel puerto, con pliegos para Buenos Aires, y fue apresada el día 9 de julio inmediato por la fragata inglesa la Chiffeme, que le condujo a Calcuta, de donde me dio noticia del suceso, y de que en noviembre del mismo año partiria para Inglaterra, a fin de restituirse a España; de lo que dí cuenta a V. M. en octubre de 1809. El no haber tenido después noticia alguna de Isasbiribil me tenia en sumo cuidado; y con fecha del 21 de mayo último me entera el Comandante de Bilbao de que, por diligencias practicadas por sus parientes en Londres se ha tenido una carta del Comandante de la fragata Chiffeme apresadora de la corbeta española, que atesta este hecho y dice que hará cosa de quince meses le contaron en Manila que Isasbiribil habia muerto en el viaje en la fragata Terpsichore, en que habia sido embarcado para Inglaterra, cuya noticia le fué muy sensible, por cuanto se interesaba en la suerte de D. Mariano, cuyos conocimientos generales y costumbres urbanas le granjearon el respeto y estimacion de todos los oficiales de la fragata Chiffeme, como igualmente suya; y concluye con que, recurriendo a la Compañía de las Indias Orientales en Londres, en la lista de los pasajeros en los años 1808 y 1809, y al Comandante del buque, se pueden conseguir los particulares auténticos de la muerte; y practicadas estas diligencias, aparece un certificado del libro de registro de S. M. B., nombrada Terpsichore, que llevaba el grado de capitán, fué recibido de la cárcel de Calcuta a bordo de dicho buque para conducirlo a Inglaterra el 16 de enero de 1809, y murió el 3 de mayo siguiente, habiéndose ahorcado mientras estuvo en tierra en la isla de Santa Elena. No puede atribuirse este fracaso a acto de desesperación, y sí más bien a una melancolía profunda originada de su laboriosidad y estudio contínuo; pero es una desgracia que se debe llorar, por la pérdida de un oficial de tanto mérito: noticia que doy a V. M., con profundo sentimiento.»

Falleció el 3 de mayo de 1809 cuando contaba con cuarenta y tres años de edad, de ellos veintitrés de ejemplares servicios.

About the author

Comments

Comments are closed.