Biografía de don José Villegas y Córdova

Posted By on 26 noviembre, 2015

Capitán de navío graduado de la Real Armada Española.

Vino al mundo en la población de Marchena en la actual provincia de Sevilla en 1772, siendo sus padres don Antonio Villegas y Salas, y doña María Córdova y Quevedo.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz el 1 de julio de 1790. Expediente N.º 1.910.

Al aprobar el examen teórico se le ordenó embarcar el 22 de noviembre de 1791 en la fragata Santa Rufina con destino a Montevideo, quedando destinado en este apostadero donde se le notificó su ascenso del 1 de abril de 1792 a alférez de fragata, donde permaneció hasta noviembre de 1794, por darle la orden de embarcar en el bergantín Limeño pasando al Callao, doblando el cabo de Hornos, le fue entregada la Real orden del 6 de septiembre de 1796 con su ascenso al grado de alférez de navío, prosiguió navegando por el mar del Sur, en marzo de 1797 encontrándose en el puerto de Talcahuano se le otorgó el mando de la fragata ballenera Castor, permaneciendo en cruceros sobre sus aguas hasta el 15 de junio siguiente que regresó al Callao.

Encontrándose en Paita el 1 de febrero de 1799 se le otorgó el mando de la lancha cañonera número 2, zarpando de Guayaquil en conserva de dos bergantines dando protección a diferentes buques con destino al Callao y otros puertos, al regreso de uno de sus cruceros se le ordenó trasbordar al Peruano por orden del 1 de mayo, de navegando hasta la costa de Veragua, encontrándose en Panamá el 15 de octubre de 1800 trasbordó a la fragata Santa Leocadia, embarrancando el 7 de noviembre sobre la punta de Santa Elena, permaneciendo junto a muchos otros durante ocho meses buceando hasta recuperar todo lo posible de sus mercancías y armamento, regresando al Callao el 10 de mayo de 1801, donde fue nombrado ayudante del arsenal, el 15 de octubre de 1802 se le ordenó embarcar en la fragata Santa Rufina, zarpando con destino a la bahía de Cádiz doblando el cabo de Hornos, fondeando el 30 de mayo de 1803, al llegar se le entrego la Real orden del 5 de octubre próximo pasado con su ascenso al grado de teniente de fragata, desembarcando por encontrarse enfermo el 17 de agosto, al recuperarse se le destinó a los Batallones de Infantería de Marina.

Le fueron concedidos por Real orden del 28 de marzo de 1804 dos años de licencia para Lima, por ello embarcó de transporte en la fragata mercante Joven María, fondeando en el Callao el 15 de octubre siguiente, donde el 1 de diciembre fue nombrado ayudante del arsenal.

Por orden del 18 de diciembre de 1805 embarcó en la corbeta Castor, dando la vela como escolta de un convoy con rumbo a Paita, acompañada por la fragata corsaria Paz perteneciente a aquel apostadero, pues iba cargada con pertrechos de boca y guerra para la Astrea, al llegar se enfrentaron a dos buques británicos que se encontraban bloqueando el puerto, donde entraron el 2 de enero de 1806, zarpando para cruzar sobre la punta de Santa Elena, con regresó a la Puna, para dar la vela más tarde con rumbo al Callao, al arribar el 16 de agosto siguiente fue desembarcado por enfermo, el 31 de octubre seguido fue elegido ayudante del arsenal, el 1 de enero de 1807 se le otorgó el mando de la división de cañoneros, permaneciendo en ella hasta el 20 de octubre continuo, por recibir la orden de embarcar en la corbeta Castor para transportar situado a Valparaíso, Valdivia y Juan Fernández, en este crucero el 3 de junio de 1808 encontrándose en el paralelo 32º S., mantuvo un combate con el bergantín británico New Antelope, al que puso en franca huída.

Le fue entregada la Real orden del 23 de febrero de 1809 con su ascenso al grado de teniente de navío, por otra R. O., del 1 de diciembre siguiente se le otorgó el mando del bergantín Alavés, para cruzar sobre las costa de barlovento hasta los 30º S., para corregir algunos puntos astronómicamente mal situados, de paso averiguar en los diferentes puertos si había sido jurado don Fernando VII, cumpliendo la comisión a plena satisfacción del virrey a pesar del mal estado del buque.

Falleció el Comandante del arsenal del Callao, siendo nombrado interinamente para ocupar el cargo, por falta de oficiales al mismo tiempo tuvo que encargarse de la Subinspección y del ramo de ingenieros, permaneciendo en ellos hasta la llegada de su propietario, quien a su vez le dió la orden de embarcar en el navío San Pedro Alcántara, efectuándolo el 30 de mayo de 1810, fondeando en la bahía de Cádiz el 24 de septiembre seguido, por orden del 19 de octubre siguiente trasbordó a la fragata Santa Rufina, pasando el 8 de junio de 1811 destinado a las fuerzas sutiles, donde permaneció hasta el 14 de septiembre, por serle otorgado el mando de la corbeta Sebastiana, zarpando el 20 de diciembre con pertrechos de guerra y correo rumbo a las islas Afortunadas, fondeando a su regreso el 23 de enero de 1812 en la bahía de Cádiz, el 19 de febrero continuo se hizo a la vela con rumbo a la Habana y Veracruz, regresando a la bahía el 11 de septiembre siguiente con caudales.

El 28 de febrero de 1813 zarpó de la bahía de Cádiz con rumbo a Montevideo, a su arribada se le ordenó cruzar sobre la bahía, recibió la orden de don Gaspar Vigodet para entregar unos pliegos al virrey del Perú, dobló el cabo de Hornos y fondeo en el Callao, siendo al mismo tiempo comisionado por el virrey para trasportar tropas a las playas de Arauco en conserva del bergantín Potrillo y pasar a bloquear el puerto de Talcahuano, permaneciendo setenta y dos días en su comisión, manteniendo en este tiempo varios encuentros navales contra buques insurgentes.

Sobre todo ello destaca la acción del 13 de abril de 1814, cuando ordenó lanzar la lancha de su corbeta armada, al igual que otra de una fragata mercante, así como transportar en doce botes tropas de marina y marinería atacando la plaza y castillo por espacio de seis horas, hasta que los insurgente abandonaron la zona que a su vez entregó al gobernador interino de Concepción, reembarcando y zarpando con rumbo al Callao donde fondeó el 1 de junio siguiente, el 19 en conserva del navío Asía transporto parte del batallón de Talavera a Talcahuano, a las órdenes del general del ejército don Mariano Osorio, donde fondeó el 14 de agosto seguido.

El 1 de octubre se hizo a la vela con rumbo a la isla de Juan Fernández transportando tropas para reforzar su guarnición, prosiguiendo con rumbo a Valparaíso para bloquear su puerto donde arribó el 8 siguiente, intimidando a la guarnición a la obediencia del Rey, pero las lentas comunicaciones de la época le hicieron ver pronto que la plaza estaba ocupada por las tropas realistas, estas eran de las huidas de otras unidades por quedarse casi solos en ellas, por haberse el resto incorporado a los insurrectos, tuvo que ayudar a poner en orden la defensa, encontrándose aquí le fue entregada la Real orden del 30 de mayo de 1815 con su ascenso al grado de capitán de fragata, permaneciendo de gobernador interino de la ciudad hasta el 5 de marzo de 1817.

Se hizo a la vela y fondeó en el Callao, al poco se le otorgó el mando de la fragata mercante armada en guerra Tagle, en conserva a sus órdenes con la corbeta Cleopatra, zarpó con rumbo a Talcahuano, desempeñando otras comisiones regresando al Callao, el 1 de octubre de 1819 donde se le otorgó el mando de nuevo de la corbeta Sebastiana, enfrentándose en las dos ocasiones que el almirante Cochrane intentó conquistar el puerto y plaza del Callao, siendo ascendido por orden del 5 de noviembre de 1819 del virrey del Perú don Joaquín de la Pezuela al grado de capitán de navío graduado, en espera de la confirmación de Madrid.

El 17 de agosto de 1820 tomó el mando del pontón Resolución, por orden del 9 de octubre siguiente se le otorgó el mando de la conserva de fragatas compuesta por la Prueba y Venganza, por la falta de oficiales a su vez era el comandante de la Prueba, siendo comisionado con su fuerza para arribar a Panamá cumpliendo a plena satisfacción de sus jefes.

Al producirse la revolución de Iturbide en el virreinato de Nueva España, lo primero que ordenó fue adueñarse del Acapulco, siendo conquistada el 27 de febrero de 1821, justo pocas horas después de estar enarbolada la bandera tricolor fondeó la división de Villegas, muy pronto fue informado el cabeza de la revuelta Iturbide quien envió inmediatamente a don Miguel Cavalery oficial de la Armada pasado a su causa, al intentar llegar fue detenido por una de las patrullas realistas, pero curiosamente (las casualidades, son solo eso) lo llevaron preso a la fragata Prueba, donde entabló, por ser conocidos, buenas relaciones con los mandos y oficiales, al parecer Villegas no estaba de acuerdo, pues pensaba que la algarada tendría poca duración, pero al alargarse varios  meses su permanencia a bordo fue variando de opinión, así le fue facilitada la huída a Cavalery para unirse a su jefe.

Poco después la división se hizo a la vela con rumbo al Perú, cuyas costas estaban en poder de los insurrectos, fondeando en el puerto de Guayaquil el 15 de febrero de 1822, donde don José Villegas y don José Joaquín Soroa hicieron entrega de las fragatas Prueba y Venganza a los insurgentes.

Fue dado de baja en las listas de la Corporación y nunca regresó a la península, impidiendo saber nada más de él, pues ni siquiera sus nuevos jefes se fiaron y por ello no le confiaron mando alguno, pasando el resto de su vida en el mayor anonimato.

Como queda patente no todos se dejaron sus pertenencias y muchas veces su vida por defender a su país, ello no es óbice para olvidarlo por ser conocido, como es norma en la vida (y la Historia, por ser parte de la vida de todos y cada uno) en cualquier campo siempre nacen malas hierbas, pero es importante saber cuáles son.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Fernández Duro, Cesáreo.: Naufragios de la Armada Española. Establecimiento tipográfico de Estrada, Díaz y López. Madrid, 1867.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.