1796 / X / 13 Combate de la fragata Mahonesa en el cabo de Gata

Posted By on 25 diciembre, 2016

Don Tomás de Ayalde de nuevo zarpó de Cartagena el 1 de octubre siguiente, para transportar seis prácticos para la escuadra del general don Juan de Lángara, estando en aguas del Cabo de Gata el 13, se encontró en la derrota con la fragata británica Terpsichore del porte de 40 cañones y varias carronadas, mientras la suya era de 34, pero no se lo pensó y trabó combate, este duró dos horas y media, en el transcurso de él la Mahonesa sufrió graves daños; la jarcia y las velas destrozadas, el casco acribillado y con varios impactos en la línea de flotación, así como varias piezas de artillería desmotadas, la artillería montada por ambas era de á 12, a pesar de tener un oficial y veinte hombres muertos, más un oficial y veintisiete tripulantes heridos se mantenía firme en su resistencia de ser capturada.

Pero la británica tampoco estaba entera; pues su aparejo estaba troceado, los tres palos no podían soportar una navegación por estar con varios impactos, incluso el bauprés estaba partido y las vergas en parecidas condiciones a los palos, y las velas de igual forma que la española. A pesar de esto el resto de la dotación española se negó a seguir combatiendo, Ayalde intentó convencerlos por no ser tanta la diferencia, estaban en aguas española y los daños de la enemiga no eran inferiores, por ello sólo era cuestión de aguantar algo más y serían vencidos, pero no pudo evitar ser abordado a pesar de la defensa que los oficiales y algunos marineros realizaron, al rendirse por la inacción de parte de su dotación fueron apresados y la fragata con dotación de presa marinada a Gibraltar.

Al ser conocida la noticia se les canjeó inmediatamente regresando a Cádiz, pero lógicamente el Comandante tuvo que pasar el Consejo de Guerra de Oficiales Generales, el dictamen del alto Tribunal, le acusó de error de concepto facultativo y muy poca precaución por dejarse llegar a tiro de pistola. A su favor tenía su gran valor demostrado y una carta del capitán británico que le hizo prisionero, Mr. Bowen, quien remitió un informe reflejando fielmente la realidad de lo ocurrido no siendo culpa del comandante, pues hacía hincapié en su tenacidad, celo, valor e inmejorable conducta así como de los oficiales y algunos de sus hombres, dado que intentaron defenderse sin la ayuda del resto de la tripulación.

El Rey en consideración a sus buenos servicios, el informe del enemigo (que no tenía porque mentir) sólo le sancionó con la pérdida de sueldo y empleo por seis meses, en los que debía de servir como marinero aventurero en el buque insignia del Comandante General de la Escuadra del Océano.

Estas son las consecuencias de ser el Comandante, algo que muy pocos saben ni quizás asumirían.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

http://www.todoavante.es/index.php?title=1796_/_X_/_13_Combate_de_la_fragata_Mahonesa_en_el_cabo_de_Gata

About the author

Comments

Comments are closed.