1828 — 1829 Operaciones en las Antillas y México

Posted By on 19 abril, 2017

El 1 de junio de 1828 se le dio el mando de una división a don Ángel Laborde compuesta por su navío, el Guerrero, la fragata Iberia y el bergantín-goleta Amalia, pasando a cruzar sobre los cabos Corrientes y San Antonio en espera de una flota proveniente de Cádiz con la escolta de la fragata Restauración, al divisarse se unieron las fuerzas arribando a la Habana entre el 11 y 13 de agosto sin ningún retraso.

En 1829 por orden del capitán general de la isla de Cuba se le encargó transportar un pequeño ejército formado por tres mil quinientos hombres al mando del brigadier don Isidro Barradas para tomar la población de Tampico, para ello se formó una flota de buques arrendados y se añadió la división compuesta por el navío Soberano, las fragatas Lealtad, Restauración, Casilda, el bergantín Cautivo y el bergantín-goleta Amalia.

En el transcurso de la navegación encontrándose entre el bajo Sisal, bajo Nuevo y el Triángulo se levantó de pronto un fuerte temporal, estaba curtido en estos menesteres, por ello había dado la orden a todos los comandantes para el caso de ocurrir algo así se reunieran todos en un punto, en este caso fue el cabo Rojo, donde fueron llegando todos los buques a excepción de uno con quinientos hombre de transporte, dándose por desaparecido, pero sucediendo un acto que describimos a continuación.

En el citado temporal la fragata de transporte Binganch de bandera norteamericana arrendada, por la fuerza de los vientos y la mar sólo pudo entrar a buen seguro en el puerto de New Orleans, donde al ver a los quinientos hombres del ejército embarcados fueron acuartelados y no los dejaban salir, siéndole notificado a Laborde, al desembarcar al resto del ejército en su lugar de destino puso rumbo con la división al mencionado puerto, al llegar desembarcó y se zanjaron todos los inconvenientes, de forma que los retenidos volvieron a embarcar y como escolta designó la fragata Casilda y el bergantín Cautivo, siendo desembarcados en Punta Jerez para unirse al resto en la población de Tampico, pero todo resultó inútil porque el brigadier Barradas había capitulado unos días antes.

La expedición arribó a Punta Jerez donde con el apoyo de la artillería de la división pudieron poner al ejército completo en tierra, el avance hasta Veracruz fue progresando con la protección de los buques, consiguiendo ocupar las dos orillas del río Tampico, así como la subida a Tamaulipas, lugar donde el brigadier Barradas estableció su cuartel general y poco después se rindió, la causa no fueron los enemigos si no el clima que le había dejado sin hombres útiles para el combate.

El 23 de septiembre de 1829, se le ordenó al capitán de navío don Luis de Coig zarpar con su fragata Restauración cargada con situado para el ejército que había llegado a Tampico, pero poco antes de alcanzar el puerto, se cruzó con un mercante quien le comunicó haber sido vencido, por ello viró y regresó a la Habana.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

Enlace a Web: http://www.todoavante.es/index.php?title=1828_%E2%80%94_1829_Operaciones_en_las_Antillas_y_M%C3%A9xico

About the author

Comments

Comments are closed.