1861 Toma de la cota de Pagalungán 17 – XI

Posted By on 4 mayo, 2017

Por rigurosa antigüedad don Casto Méndez Núñez recibió la Real orden del 3 de mayo de 1861, con su ascenso al grado de capitán de fragata y se le otorgó el mando de la goleta Constancia, con ella anexas todas las fuerzas sutiles del Sur del archipiélago de las Filipinas, al tener este mando enarboló su insignia de jefe en su buque.

Se le informó que el Sultán de Buayán, se había hecho fuerte en la cota de Pagalungán a orillas del Gran Río en la isla de Mindanao, en una fortaleza que se suponía inexpugnable; estaba rodeada de una muralla de siete metros de altura y seis de espesor, la circundaba y protegía un foso de quince metros de anchura y estaba artillada con cañones de corto alcance, a más de muy bien guarnecida y pertrechada.

A pesar de todo ello decidió atacar; mandó toda su división se pusiera en marcha hacía aquel lugar, sus fuerzas eran: las goletas Constancia y Valiente más los cañoneros Arayat, Pampanga, Luzón y Toal, en las que se embarcaron fuerzas del ejército. Al llegar ordenó el desembarco de las fuerzas del ejército, en total dos compañías que intentaron avanzar protegidas por el fuego de las goletas, pero el terreno cenagoso impedía un avance rápido, los hombres se hundían hasta la rodilla siendo un fácil blanco para los joloanos e impidiendo ser asentadas las pocas piezas de artillería que se transportaban a brazo, viendo que lo único que se conseguía era tener bajas innecesarias don Casto ordenó la retirada.

Después de una noche de recuperación de fuerzas, al amanecer del 17 de noviembre volvió a atacar, siendo los jefes el teniente de navío don José Malcampo y el alférez de navío don Pascual Cervera, quien iba como segundo de la fuerza; en el desembarco fueron apoyados por los cañoneros Arayat y Pampanga, por efecto de sus fuegos tan cercanos lograron alcanzar un terreno mucho mejor, pero a una distancia mayor de la fortaleza, así mismo aunque con dificultad lograron posicionar varias piezas de artillería de desembarco; aun así la tenaz resistencia joloana no permitía acercarse más a la cota.

Fue cuando Méndez Núñez decidió dar el golpe final, ordenó sondar algunas zonas con botes bajo el fuego enemigo, se le notificó y decidió tomar al abordaje la fortaleza como si de un buque se tratara; elegido el lugar lanzó su goleta contra la muralla, maniobrando con maestría, logró que sus hombres asaltaran la pertinaz cota, al mismo tiempo las fuerzas desembarcadas, asaltaron la muralla, aunque en el ataque cayó herido Malcampo con un balazo que le atravesó el pecho, saliéndole la bala por la espalda, la cota cayó en manos españolas gracias a la arriesgada decisión de su comandante en jefe, por desconcertar al enemigo y tener que atender más el frente abierto por su abordaje, dejando el camino casi libre a lo que iban por tierra.

Bibliografía:

Alberto Risco, S. J.: Apuntes biográficos del Excmo. Sr. Almirante D. Pascual Cervera y Topete. Imp. Sebastián Rodríguez. Toledo, 1920.

González de Canales, Fernando.: Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Ministerio de Defensa. Madrid, 2001, Tomo IV.

Mendivil, Manuel de.: Méndez Núñez, su Marina y la Marina de hoy. Ministerio de Marina. Madrid, 1924.

Compilada por Todoavante ©

Enlace a Web: http://www.todoavante.es/index.php?title=1861_Toma_de_la_cota_de_Pagalung%C3%A1n_17_/_XI

About the author

Comments

Comments are closed.