1898 La escuadra norteamericana en Cavite

Posted By on 25 mayo, 2017

A las 20:30 horas del 30 de abril el coronel de Artillería de la Armada don Maximiliano Garcés de los Fallos en la isla de Corregidor, avistó la escuadra norteamericana acercándose, siguió con la vista las evoluciones y al estar casi a tiro hizo la señal de «atención, enemigo a la vista, enemigo por boca grande», la escuadra enemiga iba sin luces y a toda máquina, al entrar en el campo de tiro de las baterías del Fraile y Restinga rompieron el fuego, al que poco después contestó la escuadra norteamericana con ocho disparos sin pararse para nada en su derrota.

Al día siguiente 1 de mayo tiene lugar el ataque de la escuadra norteamericana a la española en Cavite. La total falta de previsión del Gobierno español provocó un desastre anunciado varios años antes. (No es lugar para relatar lo allí sucedido pues está en múltiples libros) sólo haremos un repaso a las víctimas que lo fueron por la incapacidad de un Gobierno «Memo»

Las bajas a recordar son el capitán de navío Cadarso, el capellán Novo, un primer contramaestre, un primer condestable, un cabo de mar, un artillero, treinta y cinco marineros y soldados europeos e indígenas y los heridos, el contralmirante Montojo, quince oficiales, diecinueve clases, ciento nueve marineros y soldados europeos más treinta y cinco indígenas. En estos se debería pensar y sobre todo en la insidia de unos gobernantes que para nada debían estar en esos puestos de tanta responsabilidad, sus indecisiones al final sólo se traducen en muertes innecesarias, pero no por ello son juzgados.

El contralmirante Montojo fue herido enarbolando su insignia en el crucero Reina Cristina, cayendo en manos de los enemigos el archipiélago, perdiendo España todas sus posesiones en el océano Pacifico, las Filipinas en poder de los Estados Unidos y en 1899 por el tratado germano-español, se vendieron las Islas Marianas menos Guam por quedar en poder de EE.UU., Carolinas y Palaos, recibiendo a cambio 25 millones de pesetas.

Dejando de ser como lo denominaron nuestros eternos enemigos británicos «El Lago Español»

La Historia sólo nos deja una cosa muy clara en todos estos sucesos (y otros anteriores y posteriores) la incapacidad por irresponsabilidad de los llamados políticos con nuestros ejércitos, por pensar que ellos con sus palabras van a detener las balas y proyectiles con su demagogia y es clara la derrota que no tiene paliativos ante semejantes elementos que deberían estar inhabilitados para “jugar” con la vida de los demás.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías.: Buques de Guerra Españoles 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1968. Premio Virgen del Carmen de 1969.

Gómez Núñez, Severo.: La Guerra Hispano-Americana. Puerto Rico y Filipinas. Imprenta del Cuerpo de Artillería. Madrid 1902. La obra consta de cinco tomos.

Compilada por Todoavante ©

Enlace a la Web: http://www.todoavante.es/index.php?title=1898_La_escuadra_norteamericana_en_Cavite

About the author

Comments

Comments are closed.