1909 — 1927 Guerra del Rif

Posted By on 2 junio, 2017

En el transcurso de la guerra de África, el acorazado Pelayo bombardea el 14 y 15 de septiembre de 1911 los poblados de los Beni-Said, a los rifeños de Forsaman, desembarcando a su infantería, quienes los persiguen y dan un duro golpe a los moros.

Recién entregado el cañonero Recalde el 6 de noviembre seguido bombardeó posiciones enemigas en las inmediaciones de Alhucemas junto al acorazado Pelayo y el crucero Princesa de Asturias.

Los cañoneros Recalde, Laya y Bonifaz bombardearon los aduares de Alcazarseguer y Punta Malabata el 16 de junio de 1912. En compañía del cañonero Laya bombardeó las posiciones rebeldes de Beni Urriagel el 7 de septiembre siguiente. El 27 de noviembre  realizó una demostración de fuerza junto a la escuadra en Río Martin, frente a Jalifa.

El cañonero General Concha había varado a causa de la niebla en la playa de Busicu, cerca de Alhucemas el 12 de junio de 1913, la tripulación era hostigada por los rebeldes, provocando 14 muertos, 17 heridos y 11 prisioneros. Los cañoneros Recalde, Lauria y el crucero Reina Regente destruyeron los restos del cañonero embarrancado en la costa rebelde. El Recalde participó en el rescate de los cuatro marineros evadidos. A las tres de la mañana del 15 de junio de 1913 llegó a Cádiz con los supervivientes del cañonero varado, 35 hombres. El 30 de junio evacuó a los dos últimos prisioneros, por haber sido entregados a los españoles.

Mientras el cañonero Bonifaz apoyaba el 16 de abril de 1921 con su fuego el avance de la columna de Carlos Castro Girona, desde la desembocadura del Uad Lau a las posiciones de Kaseras, Targa y Tiguisatz, el Recalde protegía a los mercantes encargados del aprovisionamiento.

En la primavera de 1922 el cañonero Recalde bombardeó las posiciones enemigas en Sidi-Dris y Afrau, donde se encontraban concentrados los rebeldes.

En la mañana del 25 de agosto continuo zarpa el cañonero Recalde de Melilla para situarse frente a la posición de Afrau, con el acorazado Alfonso XIII, crucero Cataluña, portahidroaviones Dédalo, destructor Bustamante, cañonero Laya, cazatorpedero Audaz y los guardapescas Uad Martín y Alcázar, quienes bombardearon la zona hasta conseguir apagar los fuegos enemigos.

En septiembre seguido el cañonero Recalde escolta al vapor Gandía, cargado con víveres, agua y ropa al campamento de Axdir. Por lo peligroso del viaje los tripulantes del mercante se negaron a realizar la misión, pasando a ser tripulado por personal del mismo cañonero.

Por la inestabilidad política el capitán general de Cataluña, don Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado y alcanzó el poder el 13 de septiembre de 1923. Esto sería el principio del fin de la ya muy larga y sangrienta guerra del Rif, aunque a algunos les cueste creerlo.

Organizadas las fuerzas navales a comienzos de 1924, las del Norte de África quedaron al mando del contraalmirante don Eduardo Guerra Goyena, formadas por los cruceros Cataluña y Extremadura, los cañoneros Recalde, Laya, Bonifaz y Lauria, los guardacostas Alcázar, Arcila, Tetuán, Larache, Xauen, Uad Muluya, Uad Kert, Uad Martín y el remolcador Gaditano.

El comandante del guardacostas Larache, don Francisco Moreno Fernández, se encontraba bombardeando Uad-Lau, el 18 de noviembre cuando recibió la orden de acudir a Ceuta, al poco de estar a rumbo se desató un duro temporal de Levante, viéndose obligado a navegar proa al viento y mar ya que el guardacostas era de muy mal navegar con vientos duros, después de una dura lucha contra los elementos durante tres días y cuando ya se le daba por perdido, consiguió atracar en el puerto de Málaga, medio deshecho.

En el durísimo temporal destacaron aparte de su comandante, el Segundo alférez de navío don Rodríguez Lizón, el maquinista don Ricardo Álvarez Hermida, el cabo de cañón don Antonio Moreno Herrera y el marinero de segunda don Amador Gándara Fernández, así como otros miembros de la dotación. A las pocas horas había recibido más de un centenar de telegramas de compañeros y amigos, entre ellos uno del S. M. don Alfonso XIII diciéndole: «Enhorabuena. Mal rato me has hecho pasar. Te abraza, Alfonso.»

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías.: Buques de Guerra Españoles 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1968. Premio Virgen del Carmen de 1969.

Cervera Cervera, Pascual.: La Marina y su colaboración en el Ejército de Tierra en Marruecos. Revista Ejército. Nº 395. Diciembre 1972.

Martínez Guanter, Antonio Luis José.: Un Almirante relegado al olvido. Francisco Moreno Fernández. Publicada por el autor. Valencia 2012.

Rubio Márquez, David.: Los cañoneros del Plan de Escuadra de 1908. Revista General de Marina. Abril 2013.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.