1721 Combate del Catalán y el Mary 7 a 10 / I

Posted By on 12 septiembre, 2008

 


Cuadro del combate entre el navío español Catalán y el británico Mary, realizado por Monleón.

Cortesía del Museo Naval de Madrid.

Análisis

El causante de todo es el navío Catalán, que en el lienzo de don Rafael Monleón, se le denomina como <El combate del navío español Catalán con el británico Mary, 1719>, al que se le da una posición de 23º Norte y 29º W-Oeste. Hasta aquí todo correcto, pero esa posición lo coloca en viaje de ida por las corrientes y vientos favorables, para cruzar el océano Atlántico con rumbo a las Antillas y algo alejado de las islas Canarias, lo cual nos dejaba con muchas dudas, pero todos pensábamos que don Rafael Monleón, no se iba a inventar un combate, por ello en algún sitio debían de estar los datos. A petición de un compañero, busqué la documentación para compilar la biografía de don Antonio Serrano, que era el comandante del navío Catalán mencionado por Monleón en su cuadro. Apareció el error, en la obra de don Fernando González de Canales en su tomo segundo, del Catálogo de Pinturas del Museo Naval, esta la trascripción de la cartela del retrato de don Antonio Serrano y dice, que la posición del combate fue en la latitud 23º y 30’ Norte y longitud 294º y 10’, (esto lo confirmé mirando la propia cartela de la foto del retrato con una buena lupa), pero estos datos están tomados con el meridiano de la época, que era el de San Fernándo o Cádiz.

Cartela del cuadro de don Antonio Serrano, Museo Naval de Madrid.

Este meridiano no partía el mundo en dos, con las longitudes de 180º a Oeste y Este, sino que le daba la vuelta al mundo, por ello restando a los 294º y 10′, los 360º del total, nos da más 65º 50’ de longitud Oeste actual, a la que habría de sumarse los 6º 12’ y 23” de diferencia Este entre San Fernando y la actual de Greenwich, lo que nos da un total de 72º 2’ y 23’’ de longitud Oeste actual, lo que sitúa el combate, más o menos a unas cien millas de la isla de Crooked Island, al sur de la isla de Long Island, ambas norteamericana en las islas Bahamas.

Ésta posición ya es más concordante con los datos, pues está a la salida de la isla de Cuba en busca de los vientos y corrientes, que le debían traer a España y por lo tanto pudo darse el combate por su cercanía a tierra, yendo los dos con rumbo de retorno a Europa.

Esto ya daba un giro fundamental a la búsqueda de la veracidad de los hechos, que si bien por parte española estaba bastante claro, por parte británica, es negado rotundamente y manteníamos la posición firme, de que don Rafael Monleón no habría pintado el cuadro, si realmente éste no hubiera tenido lugar, pues nos parecía fuera de toda lógica, que se lo hubiera inventado todo.

Hasta aquí la primera aclaración, pero quedaba por averiguar el año, ya que el dado de 1719, era muy improbable, a lo que había que añadir que las fuentes no nos facilitaban el que el navío Mary estuviera en esas fechas en las Antillas y aquí ya más esperanzados proseguimos con las investigaciones, que las iré transcribiendo en la sucesión en que se fueron encontrando.

Segunda duda.

Datos Aportados:

El navío Catalán se entregó en junio de 1719. A primeros de diciembre de 1719 se encontraba en Cádiz, zarpando el 23 de febrero del año 1720 con la escuadra del general don Baltasar de Guevara rumbo a La Habana. En un documento donde se listan los cadetes embarcados en el navío Catalán se dice textualmente: [vale desde 19 de febrero de 1720 que se copiaron sus asientos en la Principal que estableció en Cádiz]. La lista de guardiamarinas, no deja lugar a dudas que en febrero de 1720 el navío Catalán zarpó de Cádiz. El navío Catalán el 17 de abril de 1720 navegaba cerca de Cuba. En mayo estaba en la Habana. El 10 de junio estaba con el navío Cambí. El 3 de enero de 1721 seguía el la Habana. Y el 23 de febrero de 1721 a las 8 o 9 de la mañana entraba en el puerto de Cádiz de regreso de América.

Conclusiones:

Vayamos a los hechos comprobados; primero el navío Catalán si estuvo en las Antillas entre su entrega en junio de 1719 y el 23 de febrero de 1721. Por lo tanto ya tenemos unas fechas de coincidencia, entre el Catalán y el Mary.

Para concretar, sabemos que se hizo a la mar el 23 de febrero de 1720, con rumbo a La Habana. También sabemos que el 17 de abril de 1720, estaba ya navegando en aguas de la isla de Cuba. Como todos los años pares terminados en cero son bisiestos, pues podemos deducir que 54 días después de su salida de Cádiz, ya se encontraba en la Perla del Caribe, lo que no quiere decir que no estuviera en ellas unos días antes.

Aclaración: Esto aplicando por parte española el ya vigente año Gregoriano, que sustituyo al Juliano, su entrada en vigor fue el día 5 de octubre de 1582, siendo el día siguiente el día 15 de octubre, por lo que desaparecieron 10 días de ese mes. Pero el Reino Unido, éste cambio lo realizó en el año de 1752 en que el día 3 de septiembre paso a ser el 13, por eso en las obras de historia británicas, cuando se cita una fecha anterior, se dice como old style (estilo antiguo) y cuando es posterior new style (nuevo estilo), por lo tanto hay que tener cuidado, cuando se sacan datos de la Historia de España, en esos casi doscientos años de diferencia entre las dos fuentes históricas, pues las británicas van esos diez días adelantados, a los datos que corresponden a nuestra Historia.

Y que el día tres de febrero de 1721, permanecía en La Habana, pero no sabemos cuando zarpó, pero si en cambio cuando llegó a Cádiz, que fue el día 23 de febrero de 1721. Si se hizo a la mar ese mismo día (pues se habla del día, pero éste tiene 24 horas y eso da muchas millas recorridas), por lo que su viaje de vuelta duró 51 días, ya que incluso sabemos a que hora llegó, sabiendo los días que tardó en ir, podemos deducir, que su salida no se pudo retrasar mucho, era un larga travesía que dependía mucho de los vientos y días, buenos o malos que se encontrará del estado de la mar, para acortar ésta en unos 5 ó 6 días o alargarlos, pero al saber la fecha de llegada, no se debió de retrasar mucho.

También sabemos que los navíos construidos por el sistema de Gaztañeta, al serle alargada la eslora con relación a la manga, con vientos normales podían dar muy bien los diez nudos de velocidad, pues en pruebas se corroboró que llegaban con facilidad a dar los doce, siempre que la mar y los vientos acompañaran.

Esto nos lleva a la tercera incógnita, ¿estaba el navío Mary en las Antillas en esas fechas?.

Estos son los datos:

Si Vernon era el comandante del navío Mary, tenemos otras dudas. El navío Mary fué entregado a Edward Vernon en Marzo de 1719 con destino al Báltico y navegó en él hasta 1721. (Son datos británicos). En 1721, Vernon, se convirtió en miembro del Parlamento hasta 1726, en que se reincorporó al servicio activo como capitán del navío HMS Grafton.

Según la biografía de la <Royal Naval Museum> en marzo de 1719 mandó el navío Mary, y regresó al Báltico, pero no menciona en que mes y año fue al Báltico con ese navío. Desconozco en que mes, pero en 1719 fue con este navío de 60 cañones a Port Royal y se hizo cargo como comodoro del escuadrón británico en Jamaica, que por aquel entonces contaba con pocas unidades, las fragatas Milford y Rose y los bergantines Buck y Shark. El gobernador Nicholas Lawes pidió refuerzos para prevenir ataques pitaras y por las tensas relaciones con los españoles, le fueron enviadas las fragatas Diamond y Ludlow Castle, además de alistar otros buques de Port Royal. <Tomado del volumen XLI  de la obra The Monern Part of an Universal History, de varios autores>.

En un libro publicado en 1735 titulado <Lives of the most remarkable criminals, Tomo I, y reeditado en Nueva York en 1927 por Arthur L. Hayward>, cuenta que unos de esos criminales, se llamaba James Butler, que había prestado sus servicios en el navío Mary, al mando del capitán Vernon y que fue desembarcado en Portsmouth en agosto de 1721.

Edward Vernon fue el comandante del Mary hasta el mes de Septiembre de 1721. En 1728, el Mary fué remodelado y rebautizado. Era de 64 cañones. Si Vernon era el comandante durante el combate, éste solo pudo ocurrir entre Febrero de 1720 y Septiembre de 1721.

En 1719 llegó con este navío a Jamaica y en enero de 1720 todavía se encontraba en aquellas aguas, información sacada de la obra <Chronological History of the West Indies, Tomo II, página 218, de Thomas Soutley, publicado en Londres en 1827>.

Y si mis notas son correctas, Edward Vernon estuvo en el Báltico con la escuadra de Norris, entre 1715-1720, al mando del pequeño navío Asistance de 50 cañones. Las siguientes noticias que tengo de él, lo sitúan ya en 1722, siendo elegido representante de Penryn en Cornualles, al igual que su padre James Vernon (Secretario del rey William III). Estuvo allí hasta 1726 donde, al mando del navío Grafton regresó al Báltico. La verdad es que hay un periodo bastante oscuro en su biografía entre 1720-1722.

Como se podrá apreciar el esfuerzo era continuado y duro, solo se podían sacar algunos apuntes para ir construyendo la vida del capitán y del navío, pero todos ellos nos llevan a una conclusión, pues da la impresión de que se ha querido ocultar a la historia este desafortunado encuentro, ya que en el tiempo en que ocurrieron los hechos, (son los más oscuros de su propia biografía), cosa que lógicamente llama mucho la atención, por lo fieles que suelen ser las noticias de fuentes británicas, pero que al parecer en este caso, se ha tratado de ocultar, dado el hecho de que solo existía la versión de los dos contrincantes y a muchas millas, fuera del alcance de la vista de cualquier otro ser humano. Pero también es de notar, que si el combate tuvo lugar en enero, el navío británico tardó mucho en regresar, quizás sus daños fueron importantes o la falta de tripulación por las pérdidas en él sufridas, tardaron en ser repuestas para realizar el viaje con garantías y hacer su entrada en el puerto de Portsmouth, pues sabemos que el criminal fue desembarcado en el mes de agosto, por lo que llevaría poco tiempo en la base o había llegado antes y el dato del desembarcarlo, seguro que sería después de cometer el crimen, ello nos puede llevar a la conclusión, de muy bien podía estar un par de meses antes en él.

Análisis final:

El cuadro del combate de don Rafael Monleón, debería de ser rectificado en su designación, pues si el pintor lo realizó basándose en la cartela del retrato de don Antonio Serrano, (pues otra fuente no se ha encontrado), en ésta está muy clara la posición de él, pero por algún error se suprimió el 4 final, o se confundió con el signo del grado, lo que lleva a una confusión total para los amantes de la historia de nuestra Real Armada y con ello evitar, que otros historiadores no comprendan lo raro de la posición del combate, tratando con ello de enmendar la designación actual del cuadro y su fecha del combate.

La posición del puerto de La Habana, está en el paralelo 23º 7’ 47” y en el meridiano 82º 20’ 30”; el combate tuvo lugar en el paralelo 23º 30’ y en el meridiano 72º 2’ 23”; todo esto que nos dice: pues que solo hay una diferencia de 23’ en latitud y de 10º 18’ de longitud, como sabemos que un grado en el ecuador, tiene una medida de 111,120 kilómetros, pero el navío Catalán iba arrumbado en busca de la salida de los canales de las Bahamas, para lograr coger los vientos y corrientes naturales de vuelta a España, por eso asciende esos 23’, pienso que podemos dar por buena esa medida, para nuestros cálculos, por lo que solo nos queda darla en millas, por lo que multiplicamos los 10 grados por los 111,120 kilómetros, lo que nos da 1.111 kilómetros de distancia, que divididos por 1,852 kilómetros de la milla, nos da 599,89 millas, que como iba entre islas y queriendo salir a mar abierto, le daremos una velocidad media de 8 nudos, por lo que tardaría en recorrer esa distancia unas 75 horas, o sea tres días y tres horas ó quizás pongamos cuatro días. Por todo ello estamos convencidos, que el combate se produjo, al regreso de los dos navíos y que es muy posible, que tuviera lugar entre los días 7 a 10 de enero, ya que el navío Catalán como ya queda dicho tenía el tiempo justo para llegar a Cádiz el día 23 de febrero de 1721.

Pensando además de que en el combate alguna hora se perdió y casi seguro, que algún daño recibió, lo que aminoraría su velocidad inicial, hasta que fueran reparadas y sobre la marcha las averías sufridas. Por todo ello pensamos, que aunque se dan los días 8 a 10 de enero, quizás pudo ser el siete, si se hizo a la mar el mismo día tres de enero, ya que la lógica dice, que bien pudo al principio y a pesar de hacer la navegación entre islas y bajíos, pero no eran desconocidos por lo navegantes españoles y eso haría que el navío fuera a más velocidad al principio, perdiendo parte de ella después del combate.

Referirnos ligeramente al navío Mary, que por el ocultismo en la biografía del tan gran marino británico y para no manchar su hoja de servicios, este encuentro que no le fue favorable y por su alcurnia, se prefirió dejarlo en el olvido, de ahí el ocultismo en su propia biografía, que es de notar que muy bien podría ser deliberado, por todo lo mencionado anteriormente.

Pensando al mismo tiempo, que de haber sido el resultado muy otro, no habría la menor duda al respecto.

About the author

Comments

Comments are closed.