Noche Triste mujeres españolas en Tenochtitlan

Posted By on 1 julio, 2020

La noche triste se produjo el 30 de junio de 1520, hacer notar que si bien la pericia de Martín López, y el excepcional valor de Hernán Cortés, la conquista del futuro virreinato de Nueva España hubiera resultado imposible; pero en ella se ha escondido un secreto, que si bien no pertenece al biografiado, pensamos que no está de más referirnos a él, por su excepcional valor histórico y a veces decisivo, que tuvieron en unos momento muy apropiados.


Y se trata de la aportación que hicieron una veintena de mujeres, resultando en algún momento providencial, de las que sabemos nombres de unas pocas, María de Estrada, quien se abrió paso a estocadas en la ciudad, al igual que hizo en la ‹Noche Triste›; Francisca Ordaz ‹la Bermuda› y otra con el mismo nombre; Mari Hernández; dos más como Isabel Rodríguez, pero una con el segundo apellido de Gómez; la esposa del capitán Portillo, quien falleció a bordo de los bergantines y ella ocupó su puesto; Beatriz de Palacios, esposa de don Pedro Escobar, suplía a éste en las guardias nocturnas ‹…y cuando dejaba las armas salía al campo a coger bledos y los tenía cocidos y aderezados para su marido y demás compañeros, curaba los heridos, ensillaba los caballos e hacía otras cosas como cualquier soldado›; Beatriz Bermúdez de Velasco, esposa de don Francisco de Olmos, quien en un momento de flaqueza de las tropas, en las calles de la ciudad y empuñando una tizona, al ver retroceder a los hombres se colocó en el puente y les gritó: ‹…al primero que intenté llegar a él lo traspasaré por mi mano y espada›, evitando una desbandada en ese sector; Beatriz Ordaz, Juana Martín, María de Vera, Elvira Hernández, Isabel Rodríguez.

Pero no en balde el valor de doña María de Estrada, le venía ya dado, pues al intentar llegar con su marido a la isla de Cuba, el buque en el que viajaban zozobró, algunos hombres pudieron alcanzar la playa a nado y ella con ellos, pero al pisar tierra los indígenas los atacaron y mataron a todos menos a María, quien pasó a ser esclava del cacique, pasando cinco años de su vida en estas condiciones, siendo liberada cuando llegaron refuerzos que terminaron de conquistar la isla. El lugar donde ocurrieron los hechos fue bautizado al contar ella lo ocurrido como Matanzas, nombre que aún conserva el pueblo construido después y su costa en la isla de Cuba.

A la única que se le reconoció su valor, fue a María de Estrada, pues era la que en dos ocasiones había ayudado a salvar la situación, por ello Hernán Cortés le entregó la encomienda del pueblo de Tetela (la encomienda significaba el 30% de todo lo que diera el campo a sus trabajadores, una especie de impuesto para mantener al Señor del pueblo. En este caso a la Señora) al terminar la colonización de lo que después sería el virreinato de Nueva España, se quedó a vivir en su casa construida en el pueblo de su señorío, casándose de nuevo con don Pedro Sánchez Farfán y al enviudar de nuevo se volvió a casar con don Alonso Martín Partidor. Figurando su nombre entre los primeros pobladores de Puebla, donde continuó viviendo como hemos visto hasta sobrevenirle el fallecimiento.

Espero os guste, hay valor, sangre, amor, esclavitud y un gran derroche de instinto de supervivencia, lógico de aquellos hombres y mujeres medio abandonados a su suerte.

Bibliografía:

Casas, Fray Bartolomé de las.: Historia de las Indias. Biblioteca de Autores Españoles. Ediciones Atlas. Madrid, 1957.

Cortés, Hernán.: Cartas de Relaciones sobre la conquista de Méjico. Ediciones ● 94, S.C. Barcelona, 2003.

Díaz del Castillo, Bernal.: Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Espasa-Calpe Madrid, 1933.

Dotor, Ángel.: Hernán Cortés. Edit. Gran Capitán. Madrid, 1948.

Fernández de Oviedo Valdés, Gonzalo.: Historia General y Natural de las Indias. Edición y Estudio de Juan Pérez de Tudela Bueso. Biblioteca de Autores Españoles. Atlas. Madrid, 1992. Basada en la obra original del año de 1548.

Jerez, Jaime.: Hernán Cortés. Círculo de Amigos de la Historia. Ediciones de Crémille. Genève, 1972.

López de Gómara, Francisco.: Historia General de las Indias hasta 1552. Tomo I Hispania Victrix. Tomo II Conquista de Méjico. Ediciones Orbis, S. A. Barcelona, 1985.

Miralles Ostos, Juan.: Hernán Cortés. Inventor de Méjico. Biblioteca ABC. 2004. 2 tomos.

Pereyra, Carlos.: Historia de la América Española. ED. Saturnino Calleja. Madrid, 1924.

Prescott, William H.: Historia de la Conquista del Perú. Facsímil. Ediciones Istmo, 1986.

Torres, Luis.: Hernán Cortés. Biblioteca Nueva. Madrid, 1942.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.