San Telmo navío perdido en la Antártida 1819

Posted By on 2 junio, 2021

Al brigadier don Rosendo Porlier por Real orden del 23 de marzo de 1819, se le otorga el mando de la expedición formada por el navío San Telmo, del porte de 76 cañones y Alejandro I, de 74 con las fragatas Prueba, de 34 y Primorosa Marina ésta de transporte con tropas. Por las prisa se echó mano de lo que había, así el 11 de mayo siguiente se hizo a la vela desde la bahía de Cádiz, por ser destinado a las fuerzas navales del mar del Sur, los buques estaban en muy mal estado y pronto comenzaron a manifestar sus graves averías.

El navío Alejandro I, ex-ruso, se vio forzado a regresar a Cádiz, habiendo cruzado la equinoccial, por estar podrido su casco y embarcando mucha agua, teniendo la suerte su comandante de poder fondear en la bahía de Cádiz.

Prosiguieron viaje el San Telmo y las dos fragatas, al doblar el cabo de Hornos sufrieron los muy malos tiempos propios de la estación, pues estaba cerca el invierno austral, obligando a cada comandante a sortear como pudiera aquellas aguas, quedando todos separados sin remisión.

Llegó primero al Callo la fragata Prueba, después de capear durante cuarenta y tres días el duro temporal, el 9 de octubre fondeaba la fragata Marina en las cercanías de su compañera de tragedias, el comandante y la tripulación expresaron que al separarse del navío el 2 de septiembre, éste tenía graves averías en el timón, tajamar y verga mayor, pero nada más podía aportar por no poder perder la proa a la rugiente mar.

En un principio y queriendo pensar bien, se suponía habría puesto rumbo a Río de Janeiro, por ello se estuvo mucho tiempo esperando noticias.

Del navío San Telmo no se volvió a saber nada, siendo lo peor la pérdida de toda su dotación compuesta por seiscientos cuarenta y cuatro hombres, suponiéndose se iría a pique en el cabo de Hornos o como aparentemente se ha sabido después, sobre alguna zona helada del casquete polar, lo bien cierto es que de nuevo la mar fue la sepultura, como en otras muchas ocasiones para otras dotaciones y sus buques, sin distinción de grados.

De la dotación que se tiene constancia del San Telmo perecieron: Jefe de la expedición, brigadier D. Rosendo Porlier. Capitanes de navío: comandante D. Joaquín Toledo y D. Bartolomé Roso. Tenientes de navío D. Juan Pascal y Ayesta, D. Francisco Javier Chacón y D. Juan Díaz Maqueda. Teniente de fragata D. Antonio Roso. Alféreces de navío D. José Carreño, D. Juan Cuevas, D. Manuel de Salas y Corones, D. Antonio Vial y Bacaro, D. Francisco Álvarez Sotomayor y D. Leandro Baldasano. Contador D. José Rodríguez Flórez. Capellán, D. José Medina. Viajando como pasajeros, el Oidor D. Manuel Asensio. Capitán de Artillería D. Joaquín Pesucho y D. Bartolomé Modenés y como se explica el resto de la dotación al completo.

Si el estado en que se encontraba el navío ex-ruso Alejandro I no dejó dudas, no lo estaba mucho mejor el San Telmo, por ello D. Cesáreo Fernández Duro nos narra: «Personas de cuyo crédito no podemos dudar nos han asegurado que la convicción de Porlier sobre la suerte de su navío era tan profunda, que al despedirse de su íntimo amigo el capitán de fragata D. Francisco Espelius, le dijo: «¡A Dios Frasquito: probablemente hasta la eternidad!»» Pensamos sobran más palabras.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Fernández Duro, Cesáreo.: Naufragios de la Armada Española. Establecimiento tipográfico de Estrada, Díaz y López. Madrid, 1867.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=San_Telmo_nav%C3%ADo_perdido_en_la_Ant%C3%A1rtida_1819

About the author

Comments

Comments are closed.