Manuel Arnús

Posted By on 6 febrero, 2022

Manuel Arnús. Autor desconocido.

Construido en Matagorda por la Sociedad Española de Construcción Naval, Cádiz. España, 1923.

Desplazamiento: 12.350 t. Dimensiones: Eslora 137’7 por 17’1 de manga y 6’17 metros de calado. Máquina: dos turbinas Parsons de 6.500 C.V. cada una, con cinco calderas de 12’6, kilos centímetro cuadrado. Velocidad: máxima 16 nudos.

Era un trasatlántico de la Compañía Trasatlántica, para el servicio entre la península y Filipinas, aunque nunca llegó a ser utilizado en ella, pero si llego a Chile, Cuba, Méjico y Estados Unidos, en 1932 al finalizar el contrato con el gobierno, quedó amarrado en Mahón, de donde salió en 1934 para servir como buque-prisión en Tarragona, a causa de la huelga general revolucionaria producida entre el 5 y 19 de octubre.

Al producirse la sublevación del 18 de julio de 1936, se encontraba en el puerto de la Ciudad Condal, recibiendo la orden de salir con rumbo a La Habana el 18 de septiembre, atracando en el puerto de destino el 25 de octubre, a las pocas horas de su llegada, fue abandonado por todos sus oficiales por pasarse al bando sublevado, por ello quedó internado en el mencionado puerto, durante un largo año y medio, la colonia española en la isla se movilizó logrando una colecta de más de 100.000 dólares, para comprar el buque, pero el gobierno de Valencia se negó a venderlo, las mismas autoridades encontraron capitán y dotación, pero el gobierno mejicano no se fiaba mucho de ellos, se le permitió salir de La Habana el 27 de mayo de 1938, con rumbo a Veracruz, donde iba a embarcar 20 aviones llevados en tren desde E.U.A. para los gubernamentales, pero el gobierno mejicano se negó por la desconfianza, y no sólo eso, sino que lo incautó, incluidos los aviones, por estar siempre protegiendo al gobierno de Valencia, el buque permaneció allí atracado hasta finalizar la guerra.

La compañía propietaria intento recuperar su buque, pero el Gobierno mejicano se negó en redondo, por ser Méjico la base de socorro para el gobierno depuesto en España, y donde al final fueron muchos los que llegaron allí, de hecho Indalecio Prieto con su vapor Vita, llevó una buena parte del oro, plata y casi todo lo robado en las cajas de seguridad de los bancos, pero no sólo los de Madrid, pues también estaban los de las ciudades en su poder, siendo todos desvalijados, para con ello mantener un Gobierno de la República en el exilio, de ahí que España nunca logró recuperar las relaciones diplomáticas, con este país, dado que el gobierno ultramarino nunca quiso aclarar cuentas con el de España, porque oficialmente no estaba reconocido, de hecho no se reanudaron hasta que en España llegó la democracia.

Por contra todos los demás países que ayudaron a ambas partes, sí se cerraron las cuentas, en el caso de Francia incluso devolvió 40 t., de oro, obviamente tampoco se aclararon de verdad con la URSS, porque este país daba el valor que quería a su moneda, variándolo siempre a su favor, como es natural, aunque de ésta si hubo al finalizar la II Guerra Mundial una representación Comercial en Madrid, la cual se mantuvo hasta regresar España a la democracia, pasando a convertirse en representación diplomática con su embajador, quien representaba a sus respectivos países, tanto en Moscú como en Madrid.

Viendo el gobierno mejicano que ni siquiera cobraba por su amarre, decidió deshacerse del barco, y con la intervención de Indalecio Prieto, (quien era el presidente de la República en el exilio) Lázaro Cárdenas y Ferna, llegaron a un acuerdo con los Estados Unidos y se lo vendieron, estos lo utilizaron como buque blanco y en un bombardeo efectuado el 26 de octubre de 1946 fue hundido.

Lo hemos traído a este trabajo, porque como es patente nunca llego a estar armado ni entro en fuego, pero para que se pueda apreciar la casuística en todos los sentidos, de la guerra civil española, fue en realidad una antesala de la II Guerra Mundial y deja al descubierto, como el odio de unos nunca llego a cerrase, porque ni siquiera terminada la guerra, se le quiso entregar a su propietario, pagando de nuevo por él.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Manuel_Arn%C3%BAs

About the author

Comments

Comments are closed.