D-23 Almirante Valdes

Posted By on 5 junio, 2022

D-23 Almirante Valdés. Autor desconocido.

Era un destructor USA de la clase Fletcher donde fue bautizado Converse DD-509 al ser recibido se le numero con el 43, más tarde paso a ser el del numeral de este historial.

Construido en Bath Iron Works Corporation, Estado de Maine. Comenzó su construcción al poner su quilla el 23 de febrero de 1942, botado el 30 de agosto de 1942 y entregado a la US Navy el 8 de junio de 1943.

Características: Desplazamiento: 3.050 t. Dimensiones: Eslora: 114,173 m. por 12’11 de manga, puntal: 7,20 m. y calado medio, de 5,56 m. Maquina: 2 turbinas Allis Chalmers, con engranajes de doble reducción y tipo doble helicoidal FALK, alimentadas por 4 calderas Babcock-Wilcox, dando un máximo de 66.000 CV.; con 2 hélice tripalas. Combustible: fuelóleo 650 t. Velocidad: máxima 35 nudos. Autonomía: 4.700 millas a 13 nudos, 4.400 a 15, 1.260 a 30 y a 35, 860.

Protección: Lateral 19 mm, sala de máquinas y cubierta 13 mm.

Armamento: 5 cañones  de 127/38 mm Mk 30 DP; 6 Bofors cañones A/A de 40 mm, 7 Oerlikon de 20 mm; 5 tubos lanzatorpedos de 533 mm; 6 lanzacargas de profundidad y 2 racks de cargas de profundidad.

Más tarde fue modernizado, quedando su armamento con, 4 cañones de 127/38 mm Mk 30 DP; 3 montajes dobles 76,2/50 mm Mk 33 DP; 1 afuste lanzatorpedos quíntuple de 533 mm para torpedos Mk 14 mod. 3 y adaptado para utilizar los G-7a, curiosamente sólo funcionaba uno; 2 canastas Mk 4 para torpedos ASW Mk 32 de 325 mm; 2 erizos Mk 11 ASW; 4 morteros Mk 6 y 1 varadero Mk 9 para carga de profundidad.

Planta eléctrica: 2 grupos turbogeneradores General Electric de 250 KW cada uno, un grupo de emergencia diésel-eléctrico de 100 KW (motor diésel General Motors 3-26 y generador General Electric).

Electrónica: Radar de aéreo SPS-6C 2-D; AN/SPS-10 de superficie. Dirección de tiro: Mk 37 con radar Mk 25 (127 mm), éste le fue cambiado al ser entregado a España, pues montaba MK-22 más antiguo, Mk 56 con radar Mk 35 (76,2 mm), 2 directores ópticos Mk 63 con radar AN/SPG-34 (76,2 mm) y Mk 27 para torpedos. Contramedidas: ESM: AN/WLR 1; Señuelos: Mk6 Fanfare. Sonar: AN/SQS-29 casco. Tripulación, 281 efectivos.

Fue incorporado a la Flota del Pacífico, sus primeros hechos de armas se desarrollaron en torno al disputado archipiélago de las Salomón, sobre todo en su parte norte, participando en varias acciones nocturnas contra las fuerzas navales japonesas, como el combate de la bahía de la Emperatriz Augusta (2-11-43) y la del cabo de San Jorge (24 al 25-11-43), en este último combate, una escuadrilla de cinco destructores norteamericanos, entre los que figuraba el Converse, tras duro enfrentamiento hundieron a los destructores japoneses Makinami, Onami y Asagiri. Teniendo lugar un hecho, en el que la suerte le libro, por encajar el golpe de un torpedo japonés, de mucho más calibre, ya que su diámetro era de 61 centímetros, pero su espoleta no encendió la carga, pasando a ser un buen susto por el golpe, pero sin mayores consecuencias. El 3 de diciembre seguido fue atacado por la aviación del Sol Naciente, aunque no sufrió impacto directo, las múltiples explosiones cercanas le causaron algunas averías, por lo que paso a ser reparado.

En 1944 ya de nuevo incorporado participó en la campaña contra las Palaos, Marianas y Filipinas, además en el combate aéreo del mar de Filipinas, en junio siguiente; en las operaciones sobre este último archipiélago tuvo un papel muy destacado, tomando parte en los desembarcos, llevados a buen término en las islas de Mindoro, Luzón, Panay y Los Negros, así como en la toma de la isla-fortaleza del Corregidor.

Al referirnos a estos lugares no podemos evitar rememorar la constante presencia y actividad de los buques de la Armada Española en aquellas lejanas aguas durante tantos y tantos años, sus sacrificios y el duro tributo de sangre pagado en el mantenimiento de la soberanía nacional en aquellas remotas tierras. El Converse, continuo con las comisiones desde mayo de 1945 hasta finalizar la guerra, actuó en Okinawa en la peligrosa misión de vigilancia radárica lejana, para alertar de los ataques suicidas japoneses, saliendo ileso de varios de estos.

Concluida la II Guerra Mundial, participó en diversas celebraciones en los EE.UU. hasta ser asignado a la Flota de Reserva el 23 de abril de 1946, quedando fondeado en Charleston (Carolina del Sur).

Al igual que los dos destructores anteriores, el Converse sólo dejaría la reserva para ser transferido a nuestro país, pasando al Arsenal de Filadelfia para su reactivación y recorrido en marzo de 1959, al finalizar esta, embarco una dotación española para adiestrase, al finalizar esta instrucción, se realizó la ceremonia de entrega a la Armada, teniendo lugar el 1 de julio seguido en Filadelfia, cuando ya en sus aletas lucia su nuevo nombre Almirante Valdés, uno de los grandes de la Real Armada Española del siglo XVIII.

El puente era redondo, igual que la pareja LepantoFerrándiz, fue asignado como sus hermanos a la 21 Escuadrilla de Destructores, con base en Cartagena, los conocidos popularmente como Cinco Latinos.

Por orden ministerial del 10 de noviembre de 1959, se publica la distribución de fuerzas navales, por ellas queda asignado a Cartagena, cabecera de la zona marítima del Mediterráneo, encuadrado en el grupo F, en su 2ª Flotilla de Destructores contra-submarinos, no siendo otra que la formación de la 21 Escuadrilla. En enero de 1960, se le cambio el numeral por el D-23, a primeros del mismo año participa en aguas de las islas Baleares, en unas maniobras con buques de la marina británica.

Al igual que sus compañeros, en 1961 sufrió una mejora en los medios de abordo, cambiando su anterior radar aéreo y de superficie, por el indicado arriba, así como para soportar mejor los pesos, se le cambia el palo por uno triple. Este mismo año al concluir los trabajos, forma parte entre otras unidades, en unas maniobras en aguas de Cartagena con la marina francesa, en ellas se practican la lucha contra-submarina, petróleo en la mar y trasbordos de pesos, todo ello no nuevo, pero si algo en boga por los adelantos producidos durante la II G.M.

En diciembre seguido junto a otros compañeros de la Flotilla, participa en aguas de Malta, junto a los buques del Reino Unido en el ejercicio SPANEX 3. Al igual que el resto de su unidad, el 4 de enero de 1962, pasan a ser «Destructores», dejando en el olvido su anterior denominación de destructores contra-submarinos.

En 1966 se le moderniza cambiando los medios electrónicos, como el sonar, y en cuanto al armamento las canastas con torpedos A/S, ya equipados con sonar para elegir blanco, todo ello mencionado arriba.

D-23 Almirante Valdés. En unas maniobras.

En noviembre de 1969 ocurrió un caso no explicado, aunque sí muy probable que lo fuera, porque se recibió una llamada de auxilio del pesquero Agustín Rojas, cuando se encontraba con las redes lanzadas, a unas tres millas de cabo Cope (muy cercano a Águilas), porque su casco era arrastrado por “algo” que se había enredado en ellas, zarparon de inmediato los destructores Jorge Juan y éste, más el sumergible Almirante García de los Reyes, quedando libre el pesquero al romperlas, lo cual se apreció al conseguir recuperar lo que quedaba de ellas, algo más tarde se unió a las unidades el buque de salvamento Poseidón, el cual gracias a que se rompieron no tuvo que rescatar a nadie, pero no contentos comenzaron a barrer la mar con su equipos, logrando averiguar era un submarino, pero éste a pesar de ser llamado por todos los medios y redes de comunicación, no respondió, desapareciendo en la mar.

Después de varias firmas de renovación del préstamo, la Marina pudo comprar el buque en propiedad, por un precio simbólico el 1 de octubre de 1972, cuando ya realmente no era una unidad totalmente moderna, al igual que sus cuatro compañeros.

En enero de 1980, dio escolta a la fragata F-74 Asturias, que trasladaba desde Roma a Cartagena los Restos mortales del rey D. Alfonso XIII.

Al regreso de esta comisión, fue dado de baja en la 21 Escuadrilla de destructores. Decir que la Armada tenía por costumbre, realizar al menos dos maniobras por Departamento anuales, a ello se sumaba la digamos general en la que participaban, parte de todos ellos, así como el apoyo al desembarco por maniobras de la Infantería de Marina, a parte las comisiones particulares de cada unidad, resultando que al final del año, se había navegado de promedio, en torno a 90 días por buque, entre estas y las participaciones con otros países, de las cuales algunas se mencionan.

Por ello no se le dio de baja, pasando en 1981 a quedar incorporado en la FUVIMAR, (Fuerza de vigilancia Marítima) como patrullero de altura, quedando asignado a la Zona Marítima del Mediterráneo, estando en este servicio fue advertido de un gran peligro no siendo otro que, la presencia de una motonave por nombre Lisao, con bandera de Chipre, pero cargada con 100 t. de explosivos, estando a la deriva por haber sufrido un accidente interno, por ello se decidió hundir el buque con la artillería de abordo, lo que se efectuó en pocos disparos.

Otro incidente tuvo lugar en mayo de 1984, cuando llego aviso de un mercante el Aretusa de bandera griega, quien se encontraba cerca del cabo de Palos, con un incendio y por falta de poder controlarlo la tripulación, la corriente le arrastraba sobre la costa, se puso a salvo a los tripulantes y el buque por orden superior, hundió al mercante al cañón, cuando ya comenzaba a anochecer.

El 12-13 de junio de 1985, mientras se encontraba en aguas de Cartagena, realizando unos ejercicios, se abordó con la vela del submarino español S-72 Siroco, el destructor sufrió una vía de agua en la amura de estribor, resultando inundando un pañol de municiones, y las propias de las sufridas por el submarino en su vela, que en ningún momento fueron peligrosas.

Fue dado de baja tras 16 años en la US Navy y 27 de servicio en la Armada Española, siendo el 17 de noviembre de 1986, cuando causo baja en la LOBA, pasando a desarme y posteriormente fue vendido su casco para desguace en 1988.

Bibliografía:

Anca Alamiño, Alejandro. Buques de la Armada Española del siglo XX. Ministerio de Defensa. Madrid 2008.

Coello Lillo, Juan Luis: Buques de la Armada Española, los años de la postguerra. Aldaba. 1995.

Coello Lillo, Juan Luis: Buques de la Armada Española. La ayuda Americana y el programa de modernización. Aldaba. Curiosamente sin año de edición.

Fernández Núñez, Pedro. Mosquera Gómez, José María y Budiño Carlés, José Manuel. Buques de la Armada Española-Historiales 1700-2014. Instituto de Historia y Cultura Naval. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2014.

Jane’s Fighting Ships 1961-62. Raymon V.B. Blackman. Sampson Low, Marston & Co. Ltd.

Ricardo Álvarez-Maldonado Muela: Crónica de la Armada Española (1939-1997). Empresa Nacional Bazán 1997. Edición no Comercial.

Salgado Alba, Jesús.: El Buque de Escolta en la Armada Española. Colección Bazán. Madrid, 1989.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=D-23_Almirante_Valdes

About the author

Comments

Comments are closed.