Biografía de don Alvar Pérez de Guzmán y Ferrer

Posted By on 13 diciembre, 2010

Biografía de don Alvar Pérez de Guzmán y Ferrer

Almirante de Castilla.

Alcaide de las atarazanas Reales de Sevilla.

Alguacil Mayor de Sevilla. Título del que su padre se intitulo y fue hereditario durante varias generaciones en la familia.

II Señor de Gibraleón

Era hijo único de don Alonso Pérez de Guzmán y esposa doña Isabel Ferrer, la cual falleció habiendo tomado el hábito de las Dominicas en Santo Domingo de Santarén de Portugal.

Sobre su parentesco, en la obra de Ortíz de Zúñiga, se explica lo siguiente: « Volvió el Rey á Sevilla, donde tuvieron principio sus amores con Doña Leonor de Guzman, Sevillana notabilísima, y de aventajada belleza, viéndola en casa de Don Henrique Heríquez, de quien era cuñada, y estaba viuda de Juan de Velasco: su edad (dice la Crónica) de pocos mas dias que el Rey, y dueña muy rica, y muy Hijadealgo, y era en hermosura la mas apuesta mujer que había en el Reyno.

Su genealogía cierta debo á una escritura original del archivo del Convento de la Santísima Trinidad de esta ciudad, en el que consta que D. Alvar Perez de Guzman y Doña Maria su mujer tuvieron hijos á D. Pedro Nuñez, D. Alvar Perez, D. Alonso Perez, y Doña Maria Alvarez, muger de Don Rui Gonzalez Giron, y que de Don Pedro Nuñez fueron hijos Don Alonso Mendez, Doña Juana, muger de Don Henrique Henríquez, y Doña Leonor de Guzman, entre la qual y sus hermanos, y los referidos sus tios, se partieron el año de 1338, Era 1376 en 19 de Febrero, por escritura de compromiso, ante Domingo Sanchez, Escribano público de Sevilla, ciertos bienes y posesiones de Don Alvar Perez de Guzman, y Doña Maria, padres de unos, y abuelos de otros.

La madre de Doña Leonor está recibido por los Genealogistas que fue Doña Juana Ponce de Leon: no está nombrada en esta escritura, como ni tiene apellido Doña Maria su abuela, defecto de instrumentos antiguos. De don Alvar Perez de Guzman, hermano de Don Pedro Nuñez, procediéron los Guzmanes de Orgaz y Gibraleon, como notaré en otros lugares. Tan generosa sangre tenia Doña Leonor de Guzman, cuyo amor ahora tuvo principio; su logro fué los años siguientes »

Lo que indica Zúñiga en su obra «como notaré en otros lugares » es lo que viene a continuación:

« . . .Don Alvar Perez de Guzman, Alguacil mayor de Sevilla, que en él había sucedido á su padre don Alonso Perez de Guzman, cuyo hijo único fue, y de Doña Isabel Ferer su muger, que murió Monja Dominica en Santo Domingo de Santarén de Portugal. Veremoslo adelante Almirante de Castilla.

Era asimismo Don Alvar Perez Señor de Gibraleon, de que dice el Cronista mayor Don Joseph Pellicer en el Memorial del Conde de Miranda, que le había hecho merced el Rey don Henrique en las Cortes de Burgos el año de 1366, que se agregó á su servicio recien tomado el nombre de Rey.(1)

Pero quan en perjuicio de Doña Isabel de la Cerda fue esta merced, queda poco ha escrito, y como por su parte y de Don Bernardo de Bearne su marido se pretendió la restitución. Nieto era (como queda escrito en otros lugares) Don Alvar Perez de Don Alvar Perez de Guzman, hermano de Don Pedro Nuñez, padre de Doña Leonor de Guzman, madre del Rey Don Henrique; y el señorío de Gibraleon veremos distingirlo de otro Don Alvar Perez de Guzman, Señor de Orgaz, aunque mas la uniformidad de nombres y apellidos cause equivocación »

En el año de 1385 el Rey don Juan I, ordenó la invasión de Portugal, para ello se armó una escuadra al mando de don Juan Fernández de Tovar, con doce galeras y veinte naos, por haber nombrado Rey de éste Reino al bastardo Maestre de Avis. Ocasión que no quiso perder para unir de nuevo ambos reinos peninsulares.

Estando en la acción fue atacada la población de Mertola, que estaba en posesión de don Fernando Dantes, Maestre de Santiago y seguidor del Rey de Castilla, conocedor de ello ordenó que salieran de la ciudad de Sevilla unas huestes para socorrerle, formándose un ejército con Pendón Real al que seguían trescientos hombres a caballo y ochocientos de a pie, puestos a las órdenes del Alguacil Mayor de Sevilla, don Alvar Pérez de Guzmán, que tenía dieciocho años, pero muy probado su valor y templanza, el cual llegó al lugar y a pesar de ser los enemigos como cuatro mil los venció en encarnizado combate, cayendo el resto cautivos y llevados a Sevilla.

Por este dato, podemos afirmar que vino al mundo en el año de 1367 y como su padre eran ya el Alguacil de Sevilla, es de suponer que nació en la misma ciudad.

En el mes de marzo del año de 1391 fue nombrado Almirante de Castilla, por el Rey don Enrique III, por ello aparece su firma en algunos privilegios así como en la nómina, aunque en realidad nunca ejerció como a tal.

Por cuestión de privilegios, en el año de 1392 don Juan conde de Niebla, pidió que se hiciera caso al testamento de don Juan I (fallecido en 1390) para ocupar los puestos del Gobierno, pero se le opusieron don Pedro Ponce de León, joven muy guerrero y el Almirante don Alvar Pérez de Guzmán. Se unieron los aliados del conde de Niebla y les obligaron a abandonar la ciudad de Sevilla.

Pocos meses después el conde de Niebla perdió su protagonismo, momento que aprovecharon los expulsados, para retornar con sus huestes y obligar a los seguidores que restaban del conde a abandonar la ciudad, posesionándose de ella de nuevo y ocupando sus cargos.

El cronista de la ciudad don Gil González, dice: « De que resultó enfermar el gobierno de manera, que en la cobranza de los tributos cada uno metía la mano hasta donde más podía, pagando muchos la ambición de pocos » (No parece haber cambiado nada a pesar de haber transcurrido más de seiscientos años)

Por escritura se sabe que: « . . se intitulaba Almirante mayor de la Mar, y estaba apoderado de las Atarazanas don Alvar Pérez de Guzmán, mas en los privilegios se llama Almirante don Diego Hurtado de Mendoza, á quien aplaudia para establecerlo en la posesión el conde de Niebla, así como á don Alvar Pérez de Guzmán, el señor de Marchena, con que entre una y otra cosa iba creciendo la emulación y discordia »

En el año de 1394 seguía la discordia por el título de Almirante, reteniéndola don Alvar Pérez de Guzmán, mientras que por nombramiento del Rey lo era don Diego Hurtado de Mendoza, consiguiendo éste al fin imponerse y ser recibido en la ciudad de Sevilla como a tal Almirante, por lo que don Alvar se retiró a su Alcaldía, aun así la pugna continuó, intentando hacer de intermediario el recién llegado arzobispo don Gonzalo de Mena, pero no pudo conseguir nada.

En este año empezó a gobernar ya el Rey, encontrándose en la población de Loreña el día veinte de marzo y fue quien puso paz, por un privilegio que efectuó de los Farsanes, devolviendo a los nobles sus posesiones antiguas, el cual dice así:

« En él por facer bien, é merced á vos Alonso Perez, Capitán, é á vos Alonso Lopez, Capitán, y Fernando Perez, é Anton Miguel, é Pero Alonso, é Juan Diaz, é Martin Fernandez, é Berenguel Fernandez, é Mateo Diaz, é Asensio Gonzalez, é Lorenzo Perez, é Garci Alonso, é Diego Rodriguez, é Diego Yañez, é Fernando Alonso, Caballeros Farsanes de los Godos; por quanto venistis de los Reynos de Tierra de Moros, ende eradas naturales, á vivir en los nuestros Reynos, por servicio de Dios, é por salir de tierra de los enemigos de la fe, é porque os lo envio á rogar, é mandar el Rey Don Juan mi padre, é mi Señor, que Dios dé santo paraíso, prometiendovos por ello muchas mercedes, por ende tomovos en mi guarda, é defendimiento »

Por la discordia entre fuentes del año de fallecimiento, transcribimos lo que nos dicen los Anales Eclesiásticos y Seculares de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Sevilla:

« Martes 15 de julio (1394), según los alegados Anales de Sevilla, murió en ella Don Alvar Perez de Guzmán, su Alguacil Mayor, Señor de Gibraleon, en edad florida (36 ó 37 años), que malogró grandes esperanzas de Doña Elvira de Ayala su mujer, hija de Don Pedro Lopez de Ayala, Chanciller mayor de Castilla; dexó dos hijas, sin hijo varon, á Doña Elvira de Guzman, Señora del Estado de Gibraleon, que casó con Don Pedro de Zúñiga, Conde de Plasencia y doña Juana de Guzman mujer de Juan Rodriguez de Castañeda.

Fue enterrado en la Capilla de su linaje en la Santa Iglesia, y sucedióle en el Aguacilazgo, por merced del Rey, Don Alvar Perez de Guzman, su deudo cercano Señor de Orgaz y de Santa Olalla, en cuyos descendientes quedó por algunas generaciones »

(1) Aquí el cronista debe de hablar del padre, ya que el Alvar biografiado como consta más abajo, nació en 1367, siendo imposible que en el año de 1366 se le hiciera esa merced. Al mismo tiempo obsérvese, que en el siguiente punto, no distingue a Don Alvar padre de don Alvar hijo. Por esta razón pensamos que mezcla los nombres, ya que el padre fue el primer señor de Gibraleon y también el creador de la heredad de Alguacil mayor de Sevilla.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández de Navarrete, Martín.: Biblioteca Marítima Española. Obra póstuma. Madrid. Imprenta de la Viuda de Calero. 1851.

Ortíz de Zúñiga, Diego.: Anales Eclesiásticos y Seculares de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Sevilla. Guadalquivir S.L. 1988. Edición Facsímil de la Imprenta Real, Madrid, 1795-1887.

Compilada por Todoavante.

About the author

Comments

Comments are closed.