Navío Arrogante

Posted By on 20 julio, 2011

Construido en el astillero de Guarnizo con el sistema inglés de Jorge Juan, con los planos de David Howell, siendo su constructor o asentista don Juan Fernández de Isla. Botado en marzo de 1754. Recibe la advocación de San Antonio de Padua. Entregado a la Armada el 6 de septiembre de 1754.

Mide 194,9 pies de eslora, 171 de quilla, 52,6 de manga, 24,3 de puntal y 26,3 de calado. Desplaza 1.672 toneladas de arqueo. En 1754 estaba armado con 68 cañones (28 de a 24 libras, 30 de a 18 libras y 10 de a 8 libras). En 1790 se aumentó su artillería a 74 cañones con 6 cañones más de a 8 libras.

El mismo año de su entrega a la Armada, es puesto al mando del capitán de fragata don José de las Casas y Herrera. A primeros de abril de 1759 se encuentra destinado en el departamento de Ferrol, al mando del capitán de fragata don Pedro Bermúdez. El 2 de septiembre de 1759 fondeó en Ferrol procedente de Cádiz. El comandante Bermúdez deja el mando del navío en febrero de 1760. En 1760, cuando seguía en aguas de Ferrol, y puesto al mando del teniente de navío don Felipe González Haedo, es destinado en noviembre de ese año a patrullar la ría y custodiar los 18 buques de guerra que se hallaban en su bahía.

En 1761 forma parte de la división del jefe de escuadra don Francisco Lastarría, realizando cruceros por el Canal de la Mancha y el mar Cantábrico junto a los navíos Monarca, Oriente y Príncipe. En agosto de ese mismo año se dirige esta escuadra a las islas Azores donde se une a dos fragatas para esperar a la Flota de Nueva España del mando del teniente general don Carlos Reggio, que había zarpado de la Habana el 13 de julio. Entran todos juntos en Cádiz el 13 de septiembre.

A primeros de diciembre de 1761 zarpa de Ferrol rumbo a Santo Domingo y Cuba en conserva del navío Monarca, la fragata Palas y bergantín Cazador, mandados por el capitán de navío don Juan Benito Erasun, llevando tropas, víveres y pertrechos militares.

A finales de enero de 1762 llega al puerto de Santiago de Cuba con el navío Galicia y la fragata Palas, llegando al mismo puerto el navío Monarca unos días más tarde. Al comenzar el ataque británico a la Habana en junio de 1762 se encontraba en Santiago de Cuba con los mismos buques. Su comandante, el capitán de navío don Alejo Gutiérrez Rubalcaba, zarpa de este puerto el 14 de julio con tropas, armas, municiones, pólvora y otros pertrechos, desembarcándolos en Jagua, bahía de Cienfuegos, el 22 de julio, al no poder acercarse a la Habana por el bloqueo británico.

En julio de 1763, finalizada la guerra de los Siete Años, entra en la bahía de Cádiz formando convoy con los navíos Castilla, Vencedor y Tridente, la fragata San Esteban y cinco buques de registro, llevando a bordo caudales y otros géneros.

En 1764 viaja de Ferrol a Cádiz en conserva de otros dos navíos. En marzo de 1765 sale de Cádiz, al mando del capitán de navío don Juan Ignacio Ponce, para transportar de Génova a España a la futura reina María Luisa, pasando antes por Cartagena. Llegan a Génova el 17 de julio y regresan a Cartagena el 11 de agosto. Hasta el mes de noviembre de 1765 realiza varias navegaciones por el Mediterráneo.

En 1768 estaba destinado en el departamento de Ferrol. En 1770 debía de haber zarpado de Ferrol con el navío Campeón para llevar desterrados a trabajar en las obras de Puerto Rico, pero la salida fue cancelada. En 1774 se encontraba en la isla Margarita.

El 30 de mayo de 1779, pocos días antes de comenzar la guerra contra Gran Bretaña, zarpa de Ferrol con la escuadra al mando del teniente general don Antonio de Arce para fondear en el puerto de La Coruña. Zarpa de este puerto el 2 de julio para reunirse con la francesa al mando de Orvilliers. Estaba al mando del capitán de navío don José de Córdoba y Ramos. Con la escuadra combinada francesa y la española al mando del teniente general don Luis de Córdoba realiza una campaña en el Canal de la Mancha hasta su entrada en Brest a primeros de septiembre. Mientras la escuadra de Córdoba parte rumbo a Cádiz a primeros de noviembre, otra española de 20 navíos queda en Brest al mando del teniente general don Miguel Gastón. Esta escuadra zarpa del puerto francés el 13 de enero de 1780 y llega a Cádiz dispersada por los temporales.

El navío Arrogante llegó el 3 de febrero con el grueso de la escuadra de Gastón. El 28 de abril de 1780 zarpa de Cádiz con la escuadra y convoy al mando del jefe de escuadra don José Solano Bote para reforzar la escuadra y el ejército en el Caribe. Estaba al mando del capitán de navío don Felipe López de Carrizosa. Entran en la Habana los días 4 y 5 de agosto de ese año, después de una penosa travesía.

A Partir de agosto de 1780 realiza varias salidas con la escuadra de Solano en comisiones de escolta de convoyes y patrullas. En mayo de 1781, con la escuadra al mando de Solano, participa en la toma de la plaza de Pensacola a los británicos. Habían zarpado el 9 de abril de La Habana 11 navíos y 4 fragatas españolas, a los que se unieron 4 navíos y 4 fragatas al mando del francés Monteil.

El 23 de julio de 1781 zarpa de 1a Habana formando escuadra con los navíos Asturo, Guerrero y Gallardo, las fragatas Nuestra Señora de la O y Santa Lucía, además de otros buques menores. Mandada la escuadra por el brigadier don Francisco Javier Morales de los Ríos, el cual izaba su insignia en el Arrogante, daba escolta a 65 mercantes procedentes de Veracruz, Habana y Cartagena. El grueso de la escuadra entra en Cádiz el 9 de octubre con dos millones ocho cientos cincuenta y siete mil pesos a bordo, mientras el resto del convoy entran en Cádiz seis días más tarde. Llevaban a bordo al teniente general don Juan Bautista Bonet, relevado por don José Solano Bote en la comandancia de Marina de la Habana.

Entra en el arsenal de La Carraca y sale en febrero de 1782 forrado de cobre, incorporándose a la escuadra de don Luis de Córdoba. Zarpa con la escuadra de Córdoba a primeros de junio de 1782 y regresa a Cádiz a finales de agosto tras tomar parte en una tercera y última campaña en el Canal de la Mancha.

El 21 de octubre de 1782, con la escuadra de Córdoba, participa en la batalla naval de cabo Espartel contra la británica al mando de Lord Howe, donde sufre un muerto y siete heridos. Al llegar a Cádiz, el comandante Carrizosa deja el mando del navío.

A finales de enero de 1783 zarpa de Cádiz rumbo a Ferrol al mando del capitán de navío don Juan Clavijero para agregarse a la escuadra del teniente general don Antonio Osorno, siendo desarmado en agosto de 1783, una vez terminada la guerra. Quedó desarmado en el departamento de Ferrol, mandado en 1786 por el capitán de navío don Vicente Caamaño.

En 1790 estaba asignado al departamento marítimo de Ferrol. Armado de nuevo en Ferrol, se incorpora en Cádiz a la escuadra del marqués de Socorro, al mando del capitán de navío don José Pereda, por el incidente de Nutka con los británicos, zarpando en julio de 1790 hacia las costas gallegas, regresando a Cádiz el 8 deseptiembre al concluir las negociaciones diplomáticas y dar por concluido el incidente.

En 1793 se encontraba desarmado en el departamento de Ferrol, al mando del capitán de navío don Salvador Chacón. En 1793 entra España en guerra con la República francesa. El navío Arrogante, al mando del capitán de navío don José Serrano Valdenebro, desde el 11 de septiembre de ese año, zarpa de Ferrol a mediados de septiembre con el navío Serio escoltando un convoy de seis naves rumbo a Cádiz. Tras sufrir las inclemencias de un temporal llega a Cádiz en 14 de diciembre.

En mayo de 1794 se encuentra en la base de Cartagena al mando del capitán de navío don Jerónimo Bravo. Con la escuadra de don Juan de Lángara, a la que se había incorporado en julio de 1794, parte hacia las costas francesas e italianas. La escuadra reconoció los puertos de Tolón y Marsella. En agosto fondeó en la isla francesa de Santa Margarita donde se les incorporó una escuadra británica de seis navíos, tres fragatas y dos buques menores. Los franceses disponían de una escuadra de seis navíos, tres fragatas y otros buques menores perfectamente acoderados y defendidos desde tierra.

A finales de septiembre de 1794 se encontraba en la escuadra de Gravina operando en la bahía de Rosas. Pertenecía a la escuadra del Mediterráneo y su comandante era el capitán de navío don José Serrano Valdenebro. En 1795, al mando del capitán Serrano, y en la escuadra de don Federico Gravina, recibe órdenes de mantenerse en la bahía de Rosas, soportando un largo sitio y un fuerte temporal el 15 de enero, perdiendo la arboladura y cinco anclas. Con la situación al límite, el capitán Valdenebro consigue llevar al navío a Mallorca, y de allí fue a Cartagena en conserva del navío Serio. Valdenebro dejó el mando el 22 de febrero de 1795 para restablecer su salud.

En octubre de 1795 se le da el mando al capitán de navío don Rafael Bennazar y se encuentra en la escuadra del Mediterráneo, al mando del teniente general don José de Mazarredo. El 4 de agosto de 1796, cuando se preveía entrar de nuevo en guerra con Gran Bretaña, zarpa de Cádiz con la escuadra al mando del teniente general don José Solano, marqués de Socorro. El 7 de agosto se separa de esta escuadra la división al mando del jefe de escuadra don Sebastián Ruiz de Apodaca, compuesta por cuatro navíos, una fragata y dos bergantines. Llevaban tropas, artillería y pertrechos a la isla de Trinidad y Cartagena de Indias. La escuadra de Apodaca llegó a sudestino, la isla de Trinidad, el 14 de septiembre, donde desembarcó tropas y pertrechos.

El 16 defebrero de 1797 la división de Apodaca se encontraba fondeada en Chaguaramas cuando son embotellados por una escuadra británica de nueve navíos, tres fragatas y numerosos buques menores y de transporte al mando del contralmirante Harvey. En un consejo celebrado esa noche deciden incendiar los buques para no ser capturados. El capitán de navío don Rafael Benazar, comandante del Arrogante, fue sometido a Consejo de Guerra y suspendido por cuatro años.

Bibliografía:

A.G.I. Estado, 66, N.º 52. Carta de don José María Chacón, gobernador de Trinidad, anunciando la, llegada de la escuadra, Trinidad, 25 de septiembre de 1797.

A.G.S. Estado. Legajo 6090.

A.G.S. Marina. Expediciones a Indias. Leg. 405, folios: 394-495.

A.H.N. Sección Nobleza. Archivo de los duques de Osuna, OSUNA. CT. 158. D. 45.

Alsina,Torreste, Juan.: Una guerra romántica, 1778-1783. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2006.

Beerman, Eric.: España y la independencia de Estados Unidos. Editorial Arguval. Málaga, 1992.

Calderón Quijano, José Antonio.: Los virreyes de Nueva España en el reinado de Carlos III. Escuela Gráfica Salesiana, 1967.

Castanedo Galán, Juan Miguel.: Guarnizo. Un astillero de la Corona. Editorial Naval. Madrid, 1993.

Fernández Duro, Cesáreo.: Armada española desde la unión de la reinos de Castilla y Aragón. Tomo VIII. Museo Naval. Madrid, 1973.

Fernández Gaytán, José.: Historias de la Mar. La ocupación británica de la isla Trinidad de Barlovento. Revista General de Marina. Junio de 1997.

Gómez Vizcaíno, Juan Antonio.: Marinos en el gobierno político y militar de la plaza de Cartagena (1809-1822). Revista de Historia Naval, año 2006, N.º 92.

Juan-Garcúa Aguado, José María de.: José Romero Fernández Landa. Un ingeniero de Marina en el siglo XVIII. Servicio publicaciones Universidad de La Coruña. Monografías. N.º 59, 1998.

Landín Carrasco, Amancio.: Mourelle de la Rua, explorador del Pacífico. Cultura Hispánica, 1971.

Manera Regueyra, Enrique.:La política naval española del rey Carlos III. Revista General de Marina. Agosto de 1986.

Mercapide Compains, Nemesio.: Crónica de Guarnizo y su Real astillero. Desde sus orígenes hasta el año 1800. Institución Cultural de Cantabria. Centro de Estudios Montañeses. Diputación Provincial de Santander. Santander, 1974.

Muriel, Andrés.: Memorial histórico español. Tomo XXX. Real Academia de la Historia, Imprenta de M. Calero. Madrid, 1894.

Paula Pavía y Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Tomos I, II, III, IV. Madrid, 1873.

Parcero Torre, Celia María.: La pérdida de la Habana y las reformas borbónicas en Cuba (1760-1773). Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura, 1998.

Pezuela, Jacobo de la.: Historia de la isla de Cuba. Tomo II. Madrid, 1868.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.