Navío Asia 1735

Posted By on 24 julio, 2011

Comenzó su construcción en el astillero de la Habana a mediados de 1734 por el asentista don Juan de Acosta, que firmó un contrato para la construcción de cuatro navíos de 64 cañones, siendo botado el 18 de diciembre de ese año y terminado el 18 de marzo de 1735. Recibió la advocación de Nuestra Señora de Loreto.

El mismo año de ser entregado partió rumbo a Cádiz para completar su alistamiento. A primeros de 1736 sale de Cádiz con la escuadra a las órdenes de don José Alfonso Pizarro, izando en él su insignia este jefe de escuadra, para llegar a los puertos italianos de Spezia y Liorna y repatriar al cuerpo expedicionario del Ejército. La escuadra de Pizarro estaba compuesta por los navíos Asia, Europa, San Isidoro, Andalucía, Hércules, África, Nueva España y Fama Volante.

El 22 de abril de 1737 se encontraba en Cádiz. Al comenzar la guerra de Asiento con Gran Bretaña en 1739 se arma este navío en el arsenal de La Carraca y zarpa con la escuadra del teniente general don Manuel López Pintado, marqués de Torre Blanca, para realizar una misión reservada en las costas gallegas, llegando a Ferrol el 30 de marzo de 1740. Esta escuadra estaba compuesta por los navíos Asia, Andalucía, Nueva España, Fuerte, Real Familia, San Antonio, San Isidro y San Luis, las fragatas Galga y Griega y los paquebotes Marte y Júpiter.

Desde abril de 1740 es asignado a las órdenes del jefe de escuadra don José Alfonso Pizarro, formando escuadra con el navío Guipúzcoa y las fragatas Hermiona de 54 cañones, Esperanza, de de 50, y San Esteban, de 50, además del paquebote Mercurio, armado con 20 cañones, y una tropa de 500 hombres del regimiento de Portugal, destinados a las plazas de Chile. El navío Asia estaría armado con 60 cañones, 24 de a 24 libras, 26 de a 12 y 10 de a 6 libras. Con la insignia de Pizarro en el Asia, salieron de Santander el 7 de octubre de 1740 hacia los mares del Sur para interceptar a la escuadra del comodoro Anson, estando el navío Asia al mando del capitán de navío don Francisco Lastarría.

Comenzó con mal pie esta expedición, pues al poco de zarpar un temporal les obligó a arribar a Santoña el 11 de octubre para reaprovisionarse, zarpando definitivamente el 22 de octubre. Después de una escala en Santa Cruz de Tenerife, el 18 de enero de 1741 llega la escuadra al puerto de Maldonado. El 1 de febrero zarpan con rumbo Sur hacia el océano Pacífico y a finales de ese mes llegaron casi simultáneamente las dos escuadras enemigas al cabo de Hornos.

El navío Asia estuvo a punto de apresar al buque británico Pearle el 19 de febrero. Al intentar doblar el cabo de Hornos sufren un temporal que dispersa la escuadra. El Asia regresa al puerto de partida el 14 de mayo habiendo perdido 350 hombres, quedando fondeado en Montevideo para ser reparado.

El 12 de diciembre de 1741 zarpa de nuevo para cruzar el cabo de Hornos y fracasó por segunda vez al haber desarbolado del palo mayor y del trinquete, fondeando en Montevideo en febrero de 1742. A partir de entonces quedó en Montevideo al mando de don Francisco Lastarría, junto al San Esteban, mientras Pizarro y otros oficiales llegaban al Pacífico por tierra.

El 15 de octubre de 1745 inició el regreso al mando de Pizarro, desde Montevideo, conduciendo un millón de pesos de las cajas de Buenos Aires. La falta de tripulantes obligó a embarcar a prisioneros ingleses, portugueses contrabandistas, indios de Paraguay y doce indios prisioneros del cacique Calelían. Cuando se encontraban en alta mar, una noche se amotinó parte de esa tripulación cuando los oficiales se encontraban en la cámara. Mataron a veinte españoles e hirieron a otros cuarenta, adueñándose del alcázar. De un tiro de pistola mató el comandante, don Pedro de Mendinueta, al cabecilla llamado Orellana y el resto, al ver fracasada la empresa, se lanzaron al agua y perecieron.

Para evitar su captura y la de otros buques, zarpa de Ferrol una escuadra al mando de Cosme Álvarez con los navíos San Felipe, Glorioso, Castilla y Europa, poniendo rumbo a la isla de El Cuervo, en las Azores. A 50 leguas del cabo Finisterre apresó el navío Asia una embarcación británica cargada de sal que se dirigía a Londres desde Lisboa. Fondearon en Corcubión el 2 de enero de 1746, donde desembarcó 572.402 pesos, dirigiéndose después a Ferrol, a donde llega el 13 de febrero junto a los navíos de Cosme Álvarez.

Es dado de baja por inútil ese mismo año, aunque existían noticias de una escuadra británica que estaba en la zona preparada para atacar Ferrol, por lo que es puesto en alerta junto al resto de navíos del departamento de Ferrol a primeros de noviembre de 1748.

Bibliografía:

Gaceta de Madrid, N.º 5, 1 de febrero de 1746, página 39.

Barros Arana, Diego.: Historia General de Chile. Tomo VI. Santiago, 1882.

Leopoldo Boado y González-Llanos.: Reglamento General de Marina. Revista de Historia Naval. N.º 3, año 1983.

Fernández Duro, Cesáreo.: Naufragios de la Armada española. Madrid, 1867.

Franco Castañón, Hermenegildo.: Sin perder el Norte. Valladolid, 2003.

Funes, Gregorio.: Ensayo de la historia civil de Paraguay, Buenos Aires y Tucumán. Tomo II. Buenos Aires, 1816.

Odriozola, Manuel de.: Colección de documentos literarios del Perú. Tomo II. Lima, 1864.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Quintero González, José.: La Carraca y La Habana. Revista de Historia Naval. N.º 93, año 2006.

Richmond, H. W.: The Navy in the war of 1739-1748. Tomo I. Cambridge, 1920.

Serrano Álvarez, José Manuel.: El astillero de la Habana y la construcción naval 1700-1750. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2008.

Zudaire Huarte, Eulogio.: Don Manuel de Guirior, teniente general de la Real Armada. Revista de Historia Naval. N.º 4, año 1984.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.