Navío Conquistador 1719

Posted By on 25 agosto, 2011

El navío británico Gloucester es botado en los astilleros de Rotherhithe, Bristol, Gran Bretaña, el 25 de julio de 1709. Al mando del capitán John Balchen es capturado en su primera travesía cuando escoltaba un convoy por una escuadra francesa al mando de René Duguay-Trouin, el 26 de octubre de 1709, a unas 150 leguas al oeste de Scilly. Los franceses lo vendieron a Génova en 1711.

En 1712, llamado Príncipe de Asturias (anteriormente también llamado Conquérant), estuvo en El Callao de Lima comerciando con permiso del virrey del Perú don Diego Ladrón de Guevara, al mando del capitán don Julián Chivilla, con el navío Triomphant y la fragata Santa Rosa, mandada por don Juan de San Juan.

Tenía las siguientes dimensiones, en codos: 63 de quilla, 73 de eslora, 18 y medio de manga, 8 y ¼ de puntal, 18 y medio de mura y 17 de cuadra. Desplazaba 776 toneladas de arqueo y era tripulado por 530 hombres. En pies de Burgos medía 146 de eslora, 126 de quilla, 37 de manga, 16 ½ de puntal, 37 de mura y 34 de cuadra. En pies de Burgos medía 146 de eslora, 126 de quilla, 37 de manga y 16 ½ de puntal, 37 de mura y 34 de cuadra. Desplaza 776 toneladas y estaba artillado con 64 cañones, 26 de 18 libras, 28 de 12 libras y 10 de 8 libras.

Es comprado y armado por el corsario francés Jean Nicolás Martinet, probablemente en 1714, año en que el teniente de navío Martinet pasó al servicio de la Corona española. Firmó otro contrato con la Corona, continuación del anterior, para una misión en el Pacífico, erradicar el contrabando, principalmente francés, en las costas de Chile y Perú. Los buques franceses fueron comprados con avales de comerciantes parisinos y aristócratas. Martinet recibiría diez mil pesos mensuales, además de quedarse con la mitad del valor de las presas, y si éstas excedían de cuatro millones de pesos, dos tercios eran para la Corona española. Otra cláusula del contrato estipulaba que al regresar a la península, los navíos de Martinet pasarían a ser propiedad de la Armada Real.

Zarpan de Cádiz el 16 de diciembre de 1716 los navíos Conquérant, al mando del propio Martinet, que es nombrado jefe de escuadra, y Triomphant, de 54 cañones, al mando del capitán Jean-Jacques de Taffanel de Le Jonquière de la Pomarede, ambos armados en Saint-Maló, la fragata La Pèlerin, de 48, al mando de Jean Duquesnel y armada en La Rochelle, y el navío de la Real Armada española Nuestra Señora del Carmen, alias Lanfranco, al mando del jefe de escuadra don Bartolomé de Urdinzu y Arbelaez. Su segundo en el mando era el capitán de navío don Blas de Lezo.

Según el contemporáneo Dionisio de Alsedo y Herrera el navío Lanfranco estaba al mando de Blas de Lezo. Otros afirman que Lezo iba al mando del Triomphant. Otros historiadores como Justo Zaragoza ó David Marley, afirman que Urdinzu mandaba el navío Lanfranco y Blas de Lezo era comandante de la fragata La Pélerin. Completaba esta escuadra al transporte Princess de Valois, al mando del capitán Garnier de Fougeai.

Don José Patiño, decidido a reorganizar la Armada del Mar del Sur, ordena embarcar en la escuadra a 67 oficiales españoles que se harían cargo de modernizar la Armada en el Pacífico e instruir al personal criollo al estilo del iniciado en la península. Llevaban a bordo al nuevo gobernador de Chile, el teniente general don Gabriel Caro de Aponte y el de Buenos Aires, brigadier don Bruno Mauricio Zavala, además de dos mil fusiles con sus bayonetas y cartucheras, y otros pertrechos.

Al llegar al cabo de Hornos, se separó la escuadra a causa de los temporales. El Príncipe de Asturias y el Triomphant consiguieron doblar el cabo de Hornos y llegar al puerto de Concepción el 19 de junio de 1717, donde invernaron.

El 3 de septiembre capturaron frente a Cobija a la fragata francesa La Fidela. El día 11 capturaron en Arica las fragatas Santiago, San Francisco, el Príncipe de Asturias, el Brillante y el Águila. Los dos navíos entraron con sus presas en El Callao de Lima el 27 de septiembre de 1717.

Las relaciones entre España y Francia comenzaron a deteriorarse, convirtiéndose la escuadra de Martinet en un estorbo, además del contrabando ilícito que comenzaron a realizar, y son enviados de vuelta a la Península por orden del virrey. A su regreso a España, en septiembre de 1719, el Príncipe de Asturias es renombrado Conquistador y entregado a la Real Armada española, según contrato firmado entre la Corona y Martinet.

A primeros de mayo de 1721 zarpa de Cádiz para realizar diversas comisiones en el Mediterráneo, regresando a Cádiz en diciembre de ese año. Entre mayo y noviembre de 1722 realizó una nueva campaña en el Mediterráneo contra los corsarios argelinos con la escuadra al mando de don Antonio Serrano. Cuando la escuadra se dirigía a Cádiz, se destacó el 1º de noviembre al mando del capitán de fragata don Domingo Justiniano para que pasase a Barcelona. Desde este puerto zarpó escoltando un convoy a Mallorca con nueva guarnición para la isla. Zarpó de vuelta a Barcelona escoltando a los mismos buques con la guarnición relevada.

A mediados de 1724 se encontraba en Cádiz, desde donde zarpó rumbo a las islas Canarias, regresando a Cádiz a mediados de septiembre de ese año. A mediados de 1725 se incorporó a la escuadra del teniente general marqués de Mary, con el que varias navegaciones por el Mediterráneo.

Navegando en conserva del navío Rubí, ambos al mando del teniente general marqués de Mary, avistaron el 7 de octubre de 1725 dos fragatas argelinas de 30 y 22 cañones a las que dieron caza. El 9 de octubre las batieron y echaron a pique en la costa norteafricana, sobre Nergali, entre Punta de Targa y el Peñón de Vélez.

El 18 de octubre zarparon ambos navíos del puerto de Málaga al mando del marqués de Mary. La mañana del 21 de octubre descubren una nave con bandera holandesa que resultó ser corsaria saletina, armada con 18 cañones y tripulada por más de 100 hombres. Tras un duro cañoneo fue preciso abordarla para rendirla. Es llevada a Málaga el 22 de octubre.

En 1726 se había ordenado la construcción de cuatro navíos en los astilleros de Coatzacoalcos ó en la Habana. El general don Antonio Serrano escribió a Patiño proponiéndole el proyecto, por el que al regreso de la Flota de Serrano a España, debían despacharse a América los navíos Conquistador y Rubí con los barcos que llevasen todo lo necesario para la construcción de los cuatro navíos. Patiño decidió que la fabricación de los navíos sería en la Habana.

En septiembre de 1728 zarpa de Veracruz para llevar caudales, pólvora y víveres a la Habana. Llega a la Habana tras 19 días de travesía totalmente desarbolado, sin timón y sin artillería al haberla echado al agua. Dado de baja en la Habana ese mismo año de 1728.

Bibliografía:

Gaceta de Madrid, nº 45, 10 de noviembre de 1722, página 108.

Gaceta de Madrid, nº 44, 30 de octubre de 1725, p. 143.

Gaceta de Madrid, nº 40, 1 de octubre de 1726, página 164.

Gaceta de Madrid, nº 10, 11 de marzo de 1727, página 43.

Gaceta de México, nº 13, septiembre de 1728.

Gacetade México, nº 13, diciembre de 1728.

Allen, Joseph.: Battles of the British Navy. Tomo I. Londres, 1852.

Alsedo y Herrera, Dionisio de.: Descripción de los tiempos de España. Edición de José María Sánchez Molledo. Ediciones Polifemo. Madrid, 2005.

Artiñano y Galdácano, Gervasio de.: La arquitectura naval española (en madera). Madrid, 1920.

Barros Arana, Diego.: Historia General de Chile. Tomo VI. Santiago de Chile, 1882.

Gay, Claudio.: Historia física y política de Chile. Tomo III. Santiago de Chile, 1848.

Kerr, Robert.: A General History and Collection of Voyages and Travels. Tomo XI. Edimburgo, 1814.

Marley, David.: Wars of the Americas. Editorial ABC-CLIO, 1998.

Navarro García, Luis.: Historia General de España y América: Los primeros Borbones. Ediciones Rialp, 1983.

Pérez García, José.: Historia de Chile. Tomo II. Santiago de Chile, 1900.

Pérez-Mallaina Bueno, Pablo Emilio, y Torres Ramírez, Bibiano.: La Armada del mar del Sur. Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla. CSIC. Sevilla, 1987.

Uztariz, Jerónimo de.: Teoría y Práctica de Comercio y Marina. Madrid, 1742.

VV. AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Silex. Madrid, 1999.

Zaragoza, Justo.: Piraterías y agresiones de los ingleses en la América española. Edición de José María Sánchez Molledo. Editorial Renacimiento, 2005.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.