Navío Conquistador 1730

Posted By on 27 agosto, 2011

Construido en el astillero de la Habana en 1730 bajo la dirección de don Pedro Torres. Botado el 19 de diciembre de 1730 y entregado a la Real Armada el 26 de mayo de 1731. Armado con 64 cañones, su nombre era Nuestra Señora del Carmen, también conocido como Nuevo Conquistador.

El 24 de febrero de 1731 zarpa de Veracruz la Flota de azogues mandada por el jefe de escuadra don Rodrigo de Torres, los cuales llegaron a Veracruz el año anterior. La capitana, el navío San Juan Bautista, se había quedado en Veracruz para servir en la Armada de Barlovento. Cuando llegan a la Habana se incorpora como nave capitana el recién construido Conquistador. Completaba esta Flota el navío Gallo Indiano (almiranta), la fragata de dos puentes San Esteban y la fragata mercante La Dichosa.

Zarpan de la Habana el 26 de mayo de 1731 y llegan a Cádiz el 14 de julio de ese año, incorporándose unos días antes la escuadra de seis navíos del mando del Conde de Clavijo que les estaba esperando para darles escolta entre los cabos de San Vicente y Santa María.

En octubre de 1731, al mando del capitán de fragata don Martín de Echauz y tripulado por 420 hombres, se encontraba en la escuadra del teniente general don Esteban Mari, marqués de Mari, para llevar las tropas a Liorna y asegurar los derechos del infante Don Carlos sobre Parma y Toscana.

El 15 de junio de 1732 zarpó de Alicante en la escuadra al mando del teniente general don Francisco Javier Cornejo para realizar un desembarco de tropas en Orán. Estaba al mando del capitán don Luis de Córdoba. En noviembre de 1732 formó parte de la división de cuatro navíos al mando del conde de Bena-Masserano que realizó comisiones de patrulla en el Mediterráneo.

En enero de 1733 zarpa de Alicante para realizar un crucero de un mes por el Cabo de Palos con los navíos Constante y León, división al mando de don Domingo Justiniano. A finales de enero de 1733 regresa la división a puerto, volviendo a su crucero después de abastecerse de víveres y agua, acompañados por el navío Fuerte.

En 1733, al mando del mismo comandante Córdoba, se encontraba con la escuadra del jefe de escuadra don Miguel de Sada y Antillón, conde de Clavijo, en la campaña de Nápoles y Sicilia, tomando parte en la ocupación de las plazas de Nápoles, Palermo y Pescara. El 28 de septiembre de 1734, junto a los navíos Príncipe, San Isidro y Galga, persiguen y hunden a dos navíos argelinos en las cercanías de Cartagena.

En el mes de diciembre de 1734 se encontraba en el arsenal de La Carraca para ser carenado. En enero de 1735 seguía en La Carraca en su armamento y puesta a punto para la nueva comisión que iba a realizar.

El 26 de mayo de 1735, al mando del capitán de navío don Juan Francisco Liaño, junto al navío Incendio, al mando del capitán de fragata don Agustín de Iturriaga, salió de Cádiz con los marinos don Jorge Juan y Santacilia y don Antonio de Ulloa y de la Torre-Guiral, este último embarcado en el Incendio, para una misión científica, llegando a Cartagena de Indias el jueves 7 de julio de 1735.

Llevaba a bordo a don Antonio José Mendoza Camaño y Sotomayor, marqués de Villagarcía, nuevo virrey del Perú. Para unirse a los marinos españoles llegaron en una balandra a mediados de noviembre los científicos franceses Godin, Bouguer y La Condamine. Zarparon de Cartagena ambos navíos y llegaron el 29 de noviembre a Portobelo. Estuvo a punto de perderse el navío Conquistador al quedar varado en unos bajos por un descuido de los prácticos.

Los dos navíos regresaron ese mismo año a Cádiz con caudales, siete millones de pesos, tras realizar una escala en la Habana. El navío Conquistador tuvo que entrar por un temporal en el puerto de Málaga, pasando después a Cádiz. En junio de 1736 fue sometido en La Carraca a reparaciones antes de su siguiente comisión, reparaciones que según Blas de Lezo fueron bastante chapuceras al hacer mucha agua en su siguiente travesía a Cartagena de Indias.

El 4 de febrero de 1737, junto al navío Fuerte, los dos al mando del teniente general don Blas de Lezo Olavarrieta, zarpan de Cádiz rumbo a Cartagena de Indias con la mal llamada Flota de Galeones de Tierra Firme (1), formada por siete mercantes. Llevaban solamente 1.891 toneladas de carga de mercancías, y al nuevo gobernador de Chile, el brigadier don José Antonio Manso de Velasco.

Poco después de la salida les sobrevino un temporal que impidió que el navío Fuerte, que era la almiranta, y el resto de los mercantes, pudieran seguir al Conquistador, que llegó a Cartagena de Indias en solitario y en 32 días de travesía, llegando el Fuerte y los seis mercantes, uno se había hundido en el temporal, ocho días después.

Los buques de Lezo llegaron a Cartagena de Indias el 11 de marzo, quedando don Blasde Lezo como comandante general del apostadero. El navío Conquistador se quedó en Cartagena de Indias como buque guardacostas.

Se encontraba en Cartagena de Indias al estallar la guerra con los británicos en octubre de 1739. Para impedir el paso de la escuadra británica al mando del almirante Edward Vernon en su ataque a Cartagena de Indias es barrenado y hundido en marzo de 1741.

(1) El gobierno británico solicitó se le concediera el navío de permiso que había de acompañar a las Flotas de Galeones, pero la Corte española se negó, alegando que el envío de estos dos guardacostas no podía considerarse como una armada. A todo esto se interpuso el intercambio de unas presas que habían hechos los navíos españoles en Tierra Firme que ascendía su valor a 95.000 libras, equivalentes a 570.000 pesos, exigiendo los británicos su pago al contado; como estaban pendientes algunas cuentas del Asiento y del Navío de permiso, el gobierno español exigió también su devolución. Fue uno de los pretextos británicos para la guerra que estallaría pocos años después.

Bibliografía:

A. G. I. Indiferente General, 446A, L.42, F.272V-273. Carta de don Miguel de Villanueva, secretario de la negociación del Perú, a don Francisco de Varas y Valdés, presidente de la Contratación. Madrid, 21 de febrero de 1736.

Gaceta de Cádiz, nº30, 14 de julio de 1731, página 120.

Gaceta de México, nº 48, noviembre de 1731.

Fernández Gaytán, José.: La enseñanza naval en España. Siglos XVIII y XIX. Revista General de Marina. Agosto-septiembre 1997.

García-Baquero González, José.: Cádiz y el Atlántico (1717-1778). Diputación Provincial de Cádiz. Cádiz, 1988.

Jorge Juan y Antonio de Ulloa.: Noticias secretas de América. Ediciones Istmo. José Manuel Gómez Tabanera. Madrid, 1988.

Lanuza Sotelo, Eugenio.: Viaje ilustrado a los reinos del Perú. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial.1998.

Martínez Valverde, Carlos.: Análisis estratégico y táctico de las operaciones de ataque y defensa de Cartagena de Indias de 1741. Revista General de Marina. Abril 1961.

Orte Lledó, Alberto.: El jefe de escuadra Antonio de Ulloa y la Flota de Nueva España 1776-1778. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2006.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Serrano Álvarez, José Manuel.: El astillero de la Habana y la construcción naval, 1700-1750. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2008.

Zaragoza, Justo.: Piraterías y agresiones de los ingleses en la América española. Edición de José María Sánchez Molledo. Editorial Renacimiento, 2005.

VV. AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Silex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.