Navío Conquistador 1758

Posted By on 27 agosto, 2011

Se ordenó su construcción el 9 de noviembre de 1756 y debía ser gemelo del navío Tridente, construido también en Cartagena en 1754, aunque se le hicieron varias modificaciones, para que resultara más hermoso y veloz.

Fue botado en La Carraca a las ocho de la mañana del 20 de julio de 1758. Bajo la advocación de San Lucas Evangelista, estaba armado con 60 cañones y realizado según el sistema de Jorge Juan por Mateo Mullan.

Tenía las siguientes dimensiones en pie de Burgos: 178,10 pies de eslora (51,39 metros), 148,3 de quilla (42,60 metros), 50,2 de manga (14,42 metros), 21 de puntal (6,03 metros) y 23,8 de plan (6,8 metros). Desplazaba 1.372 toneladas de carga.

Desde mediados de octubre de 1758 hasta primeros de febrero de 1759 estuvo navegando en una misión de corso al mando del capitán de navío don Juan de Soto y Aguilar. Realizó un nuevo crucero al mando del mismo comandante entre el 11 de febrero y el 8 de mayo. Seguía al mando del mismo comandante en abril de 1759.

Ese mismo año de 1759 se incorpora a la escuadra del marqués de la Victoria, zarpando rumbo a Nápoles para embarcar y llevar a España al nuevo rey Carlos III. A finales de marzo de 1760 se encuentra en la bahía de Cádiz al mando del capitán de navío don José Aguirre.

El 14 de abril de 1761, al mando del capitán de navío don Pedro González de Castejón y Salazar, que lo era desde el mes de febrero, zarpa de Cádiz con rumbo a la Habana en la escuadra del marqués del Real Transporte, jefe de escuadra don Gutierre de Hevia, para reforzar la presencia española en el Caribe ante la guerra con los británicos.

Al estar cargado de azogues no entró en la Habana con el resto de la escuadra de Hevia, si no que se separó a la altura del cabo de San Antonio y puso rumbo a Veracruz. Descargado el azogue, zarpó de Veracruz y entró en la Habana para incorporarse a la escuadra.

El 6 de junio de 1762, día del comienzo del ataque británico a la Habana, el Conquistador disponía de una tripulación de 452 hombres y estaba al mando del capitán de navío González de Castejón, siendo finalmente capturado por los británicos en la toma de la Habana por la flota del almirante Pocock. Los británicos lo tuvieron en servicio con el mismo nombre hasta 1782.

Bibliografía:

Archivo General de Simancas, Sección Estado, legajo 6090.

Fernández Duro, Cesáreo.: Disquisiciones náuticas. Tomo V. Madrid, 1877. (Facsímil). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 1996.

Juan-García Aguado, José María de.: José Romero Fernández Landa. Un ingeniero de Marina en el siglo XVIII. Servicio publicaciones Universidad de La Coruña. Monografías, nº 59, 1998.

Manera Regueira, Enrique.: La política naval española del rey Carlos III. Revista General de Marina. Agosto 1986.

Parcero Torre, Celia María.: La pérdida de la Habana y las reformas borbónicas en Cuba (1760-1773). Junta de Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura, 1998.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Valdés y Ozores, Micaela.: El baylío don Antonio Valdés. Libroslibres. Madrid, 2004.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.