Navío España 1757

Posted By on 31 agosto, 2011

Navío de 64-68 cañones conocido como Santiago la España. Construido en el arsenal de La Carraca por Mateo Mullan por el sistema de construcción de Jorge Juan. Se le puso la quilla el 10 de julio de 1756 y fue botado el 1º de junio de 1757.

Sus dimensiones en pies de Burgos eran las siguientes: 171 pies de eslora, quilla limpia de 153 pies y 6 pulgadas, manga de 45 pies y dos pulgadas, puntal de 20 pies y 8 pulgadas, plan de 22 pies y 7 pulgadas, calado a popa de 23 pies, a proa de 20 pies y 6 pulgadas, desplaza 1.190 toneladas y llevaba de lastre 1.600 quintales de hierro (datos de 1805).

Su armamento varió durante sus muchos años de servicio. En 1758 contaba con 62 cañones, 26 cañones de a 24 libras, 28 de a 12, 2 de a 8 y 6 de a 6 libras. En 1794 contaba con 68 cañones, 26 de a 24, 28 de a 12 y 14 de a 8, además de 2 obuses de a 4 libras y 2 obuses de a 3 libras. Su armamento volvió a ser modificado en 1805: el 30 de julio de ese año, a su entrada en Vigo, contaba con 26 cañones de a 24 libras, 28 de a 18, 10 de a 8, 6 carronadas de a 32, 6 obuses de a 30 y 4 obuses de a 4 libras.

Con el navío Castilla realizó un primer servicio de patrulla sobre los cabos de San Vicente y Santa María para dar protección a los buques que llegaban de América. En abril de 1758 entró en Ferrol procedente de Cádiz, volviendo a realizar las mismas misiones de crucero en aguas gallegas.

El 29 de junio de 1760 zarpa de Cádiz como nave almiranta de la Flota de Nueva España mandada por el teniente general don Carlos Reggio y Gravina, compuesta por tres buques de guerra y doce mercantes. Llevó a bordo a don Joaquín de Monserrat, marqués de Cruillas, nuevo virrey de Nueva España, con sus familiares, secretarios y criados. Regresa a Cádiz el 13 de septiembre de 1761 después de zarpar de Veracruz y la Habana.

En enero de 1762 se encontraba en la bahía de Cádiz con otros doce navíos, varias fragatas y buques menores. En noviembre de 1763, acabada la guerra de los Siete Años con Gran Bretaña, seguía en la bahía de Cádiz. El 24 de febrero de 1765, al mando del capitán de navío don Manuel Antonio Flores, zarpa de Cádiz como capitana de la Flota de Nueva España, que estaba al cargo del jefe de escuadra don Agustín de Idiaquez y Borja. Como nave almiranta se encontraba el navío Tridente, además de 10 mercantes con destino Veracruz, una para Cumaná y otro con destino a la Habana. Entran en Veracruz con géneros y azogues el 15 y 16 de mayo.

El 9 de abril de 1766 entra en la Habana con los caudales del situado de ese año. De regreso en el puerto de Veracruz zarpa con la Flota de Idiaquez para su regreso a Cádiz el 27 de mayo de 1766. Dos días después, sobre el bajo de La Gallega se encuentran con una tartana que había salido de Cádiz con pliegos del rey, ordenando que la Flota regrese a Veracruz a la espera del navío Dragón, que debía incorporarse como nave almiranta.

Zarpan de nuevo siete naves de guerra y mercantes el 21 de agosto rumbo a Cádiz con escala en la Habana. Días más tarde les sorprende un huracán en el golfo de México, dispersando la Flota. Se pierden por naufragio dos de las naves, y el navío España consigue entrar en la Habana con otro de los buques, regresando después a Veracruz.

El 19 de noviembre de 1766 zarpa la Flota de Veracruz por tercera vez y entran en la Habana el 14 de diciembre. El 12 de enero de 1767 zarpa de la Habana acompañado por los navíos San Carlos y Castilla y entran en Cádiz los tres buques de guerra el 13 de marzo, acompañados de los navíos de registro El Buen Consejo (a) Oriflame, La Perla, La Confianza, la fragata sueca fletada por la Real Hacienda General Bankualbacs y el Nuestra Señora de los Dolores, alias Portobeleña, de la Compañía Guipuzcoana de Caracas. Con esta flota llegaron diversos géneros y 16.233.504 pesos fuertes.

Al mando del capitán don Felipe Montes, el 22 de diciembre de 1768 zarpa de Cádiz como capitana de la Flota de Nueva España, mandada por el jefe de escuadra don Francisco Javier Everardo Tilly, marqués de Casa Tilly. La escolta la completaba el navío Dragón, almiranta, estando la Flota compuesta por nueve mercantes, nombrados San Juan Bautista, alias Toscano, San José y las Ánimas, alias Aquiles, Nuestra Señora del Carmen, alias Neptuno, San Rafael, Divina Pastora, alias Brillante, Perla, Santa Ana, Jasón y Nuestra Señora del Rosario y San Francisco de Asís.

Desembarcaron en Veracruz 6.000 quintales de azogue, 10 cañones de a 24 libras y 12 de a 16 libras. Durante su permanencia en la Habana estuvo por un corto tiempo al mando del capitán de navío don Antonio Osorno y Herrera. El 27 de abril de 1770 zarpan de Veracruz y llegan a la Habana el 23 de mayo para hacer escala, zarpando el 4 de junio de 1770 y llegan a Cádiz el 22 de julio de ese año los dos buques de guerra y los mercantes Santa Ana y Divina Pastora, llevando a bordo 1.858.784 pesos en plata por cuenta de S. M., y catorce millones en oro y plata de particulares, en total 16.090.320 pesos fuertes.

En la primavera de 1773 realizó viaje de Cádiz a Puerto Rico y la Habana con presidiarios, y a Veracruz con azogues y otros efectos al mando de don Miguel Aranguren. En las Antillas realiza transporte de tropas y protección del tráfico. En la Habana se incorpora a la Flota de Nueva España mandada por el jefe de escuadra don Luis de Córdoba y regresa a Cádiz el 18 de marzo de 1774.

El 8 de mayo de 1776 zarpó de Cádiz al mando del capitán de navío don José de Urrutia con la insignia del jefe de escuadra don Antonio de Ulloa, rumbo a Veracruz. Era la nave capitana de la Flota de Nueva España, acompañado del navío Dragón (almiranta), en lo que sería la última flota de Indias. Escoltaban a 15 mercantes y los dos navíos tenían 560 hombres de dotación cada uno. Llegan a Veracruz el 22 de julio.

En julio de 1777 comienza el reconocimiento del navío en Veracruz. Los daños en el forro del navío España eran de poca consideración y fueron reparados sin dificultad, no así en el Dragón que estuvo en obras hasta mediados de noviembre de ese año. El 16 de enero de 1778 zarpa de Veracruz con el navío Dragón y sólo los mercantes San Cristóbal y Victoria, puesto que el resto habían sido enviados a España como buques sueltos de registro.

Del puerto de la Habana zarpa a su encuentro la escuadra al mando de don Juan Bautista Bonet, compuesta de cuatro navíos y dos fragatas. Estos buques se unen el 8 de febrero a los buques de Ulloa para darles escolta, entrando todos juntos en la Habana el 13 de febrero. A causa de la amenaza de guerra con Gran Bretaña tenía órdenes Ulloa de regresar a Cádiz con celeridad. Había reunidos en los dos buques de guerra (capitanía y almiranta de la Flota) 21.960.002 pesos en oro, plata, cobre, grana y otros productos. En la Habana se repartió este tesoro entre otros dos buques de guerra que se incorporaron a la Flota, el San Lorenzo y el Ángel de la Guarda.

Zarparon de la Habana el 1 de marzo de 1778 la capitana y almiranta, los dos navíos mencionados y las fragatas Cecilia y Bárbara. También acompañaron a la Flota la balandra Nuestra Señora del Carmen y el bergantín Renombrado hasta la salida del Canal de Bahama, regresando después a la Habana para informar. Siguiendo una ruta infrecuente, llegan a Santa Cruz de Tenerife el 20 de mayo y entraron en la bahía de Cádiz el 29 de junio.

El 4 de julio desembarcó Ulloa y la escuadra de cuatro navíos y dos fragatas quedó disuelta, siendo estos buques destinados a la escuadra de don Luis de Córdoba. A finales de julio de 1778 zarpan los dos navíos de Cádiz para dirigirse a Ferrol. La Flota de Ulloa había desembarcado en Cádiz 1.683.921 pesos de plata por cuenta de S. M. y 10.098.355 de pesos de particulares.

Entre junio y septiembre de 1779 estuvo en la primera campaña del Canal de la Mancha, con la escuadra del teniente general don Luis de Córdoba, perteneciendo a la escuadra de Ferrol del mando del teniente general don Antonio de Arce. Con la misma escuadra de Córdoba, se encuentra en las operaciones del bloqueo de Gibraltar en 1780.

En el verano de 1781 participa en la segunda campaña del Canal de la Mancha, y entre junio y agosto de 1782 en una tercera y última campaña en el Canal. En septiembre de 1782 se encuentra en el bloqueo de Gibraltar durante el ataque de las baterías flotantes y en la batalla de Cabo Espartel el 21 de octubre de 1782, mandado por el capitán de navío don Francisco Velásquez.

Por una Real Orden del 8 de enero de 1783 se concede su mando al brigadier don Domingo Perler, cesando en el mando el mes de abril de ese año al quedar el navío desarmado. Vuelve a ser armado a finales de 1784 al ser destinado a realizar una travesía hasta la Habana y Veracruz con pertrechos y azogues. Al mando del capitán de navío don Adrián Valcárcel salió de Veracruz con caudales rumbo a la Habana.

El 19 de julio de 1785 entró en Cádiz con la fragata Santa Rosalía con caudales, 8.307.340 pesos, y diversos géneros procedente de Veracruz y la Habana. En 1790 se encontraba asignado al departamento marítimo de Cádiz. En 1793, al mando del capitán de navío don Benito de Lira y Zúñiga, es armado en Cádiz y enviado a Cartagena donde se incorpora a la escuadra del teniente general don Francisco de Borja para la campaña de Cerdeña.

A finales de septiembre de 1794 se encontraba desarmado. En mayo de 1795, al mando del capitán de navío don Miguel de Orozco, acompañado por la urca Cargadora, al mando del teniente de navío don Pedro Albarracín, sale de Cádiz para llevar azogues a Veracruz escoltando a 16 mercantes. Fondearon el 19 de junio en la rada de Aguadilla, Puerto Rico, donde desembarcan tropas, 46 hombres para el Regimiento Fijo, y pertrechos, zarpando el día 30 de ese mes rumbo a Santo Domingo para desembarcar artillería y otros pertrechos. Siguieron rumbo a Veracruz para desembarcar el azogue que llevaban a bordo.

El 6 de diciembre de 1795 zarpa de Veracruz con caudales (dos millones de pesos en plata amonedada y otros dos millones en mercancías) rumbo a la Habana acompañado del navío San Pedro Alcántara. Al día siguiente se separaron y llegó primero el navío San Pedro Alcántara, reuniéndose ambos el 24 de diciembre. Llevaba a bordo un total de 3.977.718 pesos, de los cuales desembarcó en la Habana 105.467 pesos y con otros buques de guerra zarparon rumbo a Cádiz.

En su travesía del Atlántico fue acompañado por los navíos San Gabriel y San Juan Bautista, llegando a Cádiz en marzo de 1796. En 1796 se encontraba en Cádiz con la escuadra del Océano. Ante la falta de tripulaciones fue desarmado para tripular y equipar al resto de la escuadra. Con la escuadra del teniente general don José de Mazarredo estuvo, entre 1797 y 1799, bloqueado en el puerto de Cádiz por la escuadra británica mandada por el almirante John Jervis.

En marzo de 1797 salió del dique del arsenal de La Carraca, donde había sido carenado, siendo cargado con los azogues llevados por el navío Santo Domingo. En mayo de 1799, antes de la salida de Mazarredo con la escuadra para unirse a la del francés Bruix, tomó la tripulación del navío España y otras unidades para completar las dotaciones de su escuadra, por lo que no zarpó rumbo a Veracruz como estaba previsto, quedando desarmado en Cádiz.

En el tercer dique del arsenal de La Carraca fue carenado en 1803. El 16 de enero de 1805 se ordena la habilitación en Cádiz de doce navíos para zarpar en el mes de marzo. Entre ellos estaba el navío España, armado para la ocasión con 26 cañones de a 24 libras, 28 de a 18 libras, 10 de a 8 libras, 6 obuses de a 30, 4 de a 4 y 10 carronadas de a 32 libras. El 16 de febrero se concede su mando al capitán de navío don Bernardo Muñoz y su segundo el capitán de fragata don Juan Coronado. A primeros de marzo se encontraban listos sólo seis navíos, zarpando el 10 de abril los buques españoles puestos al mando del teniente general don Federico Gravina, siguiendo la estela de la escuadra francesa al mando de Villeneuve rumbo al Caribe.

De regreso a Europa, combate en la batalla de Finisterre el 22 de julio de 1805 contra la británica de Robert Calder, quedando muy dañado y con 28 bajas, de ellos cinco muertos. Después de la batalla llega la escuadra a Vigo el 27 de julio, quedando en puerto con los navíos América y el francés Atlas por los muchos daños que tienen en casco y arboladura, siendo su tripulación repartida entre los navíos de la escuadra de Gravina.

En octubre de ese año se ordena completar las tripulaciones de los dos navíos españoles surtos en Vigo para su traslado al departamento de Cádiz. Es dado de baja en el servicio en 1807, ordenando su desguace en Vigo el 12 de octubre de ese año. Por un Real Decreto fechado en Madrid el 10 de junio de 1808 se ordena su desguace por inútil para el servicio.

Bibliografía:

A.G.I., Contratación, 5503, N.2, R.17.

A.G.I., Consulados, L.439, N.1 del 19 de agosto de 1768, y N.2 del 29 de agosto de 1768.

A.G.I., Estado, 24, N.3. Carta de marqués de Branciforte, virrey de Nueva España, al Príncipe de la Paz. México, 12 de enero de 1796.

A.G.I., Estado, 24, N.3. Carta Branciforte al Príncipe de la Paz. México, 12 de enero de 1796.

A.G.S., SGU 7137,92. Carta del gobernador D. Ramón Castro. Puerto Rico, 28 de julio de 1795.

A.H.N., Consejos, 20218, EXP.2.

Gaceta de Madrid, nº 12, 24 de marzo de 1767, página 96.

Gaceta de Madrid, nº 31, 31 de julio de 1770, páginas 263-264.

Gaceta de Madrid, nº60. Cádiz, 19 de julio de 1785, página 490. Publicado en Madrid el 29 de julio de 1785.

Ceballos-Escalera, Alfonso de y Casas Sánchez, José.: Don José María de Torres del Campo (1756-1818) o el pundonor de un capitán de navío. Revista de Historia Naval. Año 2003, nº 83.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tomo VI. Museo Naval. Madrid, 1973.

González-Aller Hierro, José Ignacio.: La campaña de Trafalgar (1804-1805). Corpus Documental. Tomo I y II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2004.

Lerdo Tejada, Miguel M.: Apuntes históricos de la heroica ciudad de Veracruz. Tomo III. México, 1858.

Núñez Iglesias, Indalecio y Blanco Núñez, José M.: La diversión de Tolón. Tomo I. Ministerio de Defensa. Madrid, 1998.

Orte Lledó, Alberto.: El jefe de escuadra Antonio de Ulloa y la Flota de Nueva España 1776-1778. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2006.

Paula Cuadrado, Francisco de.: Elogio histórica del Excmo. Sr. Don Antonio de Escaño. Madrid, 1852.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Madrid, 1873.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Solano Pérez-Lila, Francisco de.: La pasión de reformar. Antonio de Ulloa, marino y científico 1716-1795. Escuela de Estudios Hispano-Americanos. Sevilla, 1999.

Vega Blasco, Antonio de la.: La infraestructura naval en el siglo de las Luces. Revista de Historia Naval. Año 2000, nº 7.

Victoria Ojeda, Jorge.: Tendencias monárquicas en la revolución haitiana. Siglo XXI. 2005.

VV. AA.: Modelos de arsenal del Museo Naval. Evolución de la construcción naval española, siglos XVII-XVIII. Lunwerg Editores. Colección Ciencia y Mar, 2004.

Compilada por Santiago Gómez.

About the author

Comments

Comments are closed.