Navío Princesa 1730

Posted By on 23 noviembre, 2011

Navío de 70 cañones construido en el astillero de Guarnizo. Basado en el sistema de Gaztañeta y construido con los planos de los constructores don Juan Pedro Boyer y el de origen francés don Ciprián Autrán, siendo su gemelo el navío Príncipe.

Para su primera comisión zarpa de Santander con los navíos Guipúzcoa y Rubí, uniéndose en Ferrol a la escuadra puesta al mando del teniente general don Francisco Javier Cornejo, compuesta por siete navíos y un paquebote, que zarpa el 20 de abril de 1731 de Ferrol rumbo a Cádiz. Entregado oficialmente a la Real Armada el 17 de agosto de 1731.

Vuelve a zarpar de Cádiz el 25 de agosto para incorporarse en Barcelona a la escuadra del teniente general don Esteban Mari, marqués de Mari, que zarpa el 17 de octubre de 1731 para escoltar un convoy de tropas a Liorna y defender los derechos del infante don Carlos sobre Parma y Toscana, estando al mando del capitán de navío Conde de Montalet (capitán Ignacio Fonegra según la Gaceta de México de mayo de 1732).

El navío Príncipe y cuatro transportes tuvieron que refugiarse en Tolón por la fuerte tormenta que soportó la escuadra del marqués de Mari. Habiendo llegado a Liorna, en diciembre de 1731 fue al golfo de Spezia para desembarcar tropas con el navío Santa Isabel y el paquebote Júpiter, prosiguiendo después su viaje a Cádiz.

Entre mayo y agosto de 1732 se encuentra en el arsenal de La Carraca para recibir reparaciones, no estando listo hasta el mes de septiembre que completó su armamento, además de los navíos Santa Isabel, Príncipe, León y Victoria Galera.

Con la escuadra del teniente general don Francisco Javier Cornejo estuvo en la expedición de Orán que zarpó de Alicante el 15 de junio de 1732. Después de la rendición de la plaza de Orán el 1º de agosto de 1732, hubo nuevos ataques para recuperar la plaza por parte de los moros, llegando a primeros de octubre a la plaza nueve buques de guerra argelinos para sitiar la ciudad.

A primeros de noviembre de ese mismo año zarpan de Barcelona 25 transportes con refuerzos rumbo a Orán, escoltados por los navíos Galicia, Conquistador, Andalucía y León, puestos al mando del capitán de navío conde de Bena Masserano. En el mismo mes de noviembre varias galeras españolas consiguieron llegar a Cartagena perseguidas por varios de los buques de guerra argelinos. De Cartagena y Alicante zarparon tres jabeques para dar aviso al conde de Bena Masserano y al convoy que había zarpado de Barcelona del peligro de los corsarios enemigos. De Alicante salieron también dos navíos malteses para unirse a la división de Bene y dar caza a los argelinos.

Al mismo tiempo zarpa de Cádiz el 15 de noviembre el jefe de escuadra don Blas de Lezo con los navíos Princesa y Real Familia. Unidas ambas escuadras, Lezo tomó el mando. Con la llegada de la escuadra española, los nueve buques argelinos se dieron a la fuga, pero Lezo les dio caza y alcanzó en la ensenada de Mostagán, rindiendo a la capitana enemiga ante el cañoneo de las dos fortalezas de la ensenada de Mostagán (Monstangem). Esto sucedió a las 4 de la tarde del 7 de febrero cuando la escuadra de Lezo encontró en la ensenada de Arseo, cerca de Mostagán, a uno de los navíos argelinos de 46 cañones. No pudo darle caza por haber anochecido, pero al amanecer del día siguiente lo encontró en una cala. Se le hizo fuego desde las 9 y media hasta las 11 de la mañana, cuando Lezo ordenó separarse de la costa. Al ver que el argelino no estaba totalmente destrozado volvió a batirle por tres horas, enviando después varios botes para abordarlo. Desde tierra se batía a los buques de Lezo con una batería de dos cañones, fusilería y los cañones de una galeota. Los buques enemigos quedaron casi destruidos y anegados, retirándose los españoles con la pérdida de 7 muertos y 33 heridos.

El 15 de febrero de 1733 regresó la escuadra de Lezo a Barcelona. Una semana después, la escuadra de Lezo entró en el puerto de Mezalquivir, desembarcando las tropas, cuatro batallones de infantería. Los argelinos solicitaron nuevos socorros a Constantinopla. Conociendo Blas de Lezo este hecho, reparó su escuadra en Alicante y zarpó de nuevo para cruzar desde La Goletas hasta Cabo Negro y Túnez, a la espera de los buques de socorro solicitados por los moros. Estuvo navegando 50 días en el citado crucero, hasta que una epidemia de calenturas obligó a Lezo a retirarse a Cádiz.

Declarada la guerra al emperador de Austria en octubre de 1733, llamada guerra de Sucesión polaca, estuvo con la escuadra de 16 navíos y varias fragatas al mando del conde de Clavijo, que a mediados de noviembre de 1733 zarpa de Barcelona y participa en la conquista de Nápoles para el infante Don Carlos, desembarcando en Liorna el Ejército del conde de Montemar. En compañía del navío Conquistador, ambos al mando del capitán de navío don Gabriel Pérez de Alderete, hacen campaña en el golfo de Otranto, apresando 3 naves que llevaban tropas desde Trieste y obligan a embarrancar una galera procedente de Sicilia, haciendo 300 prisioneros.

Participan los dos navíos en la ocupación de Pescara y Gaeta. Mientras el resto de la escuadra zarpa a las costas de Nápoles al mando del conde de Clavijo, el navío Princesa queda en marzo de 1734 en Liorna al mando de don Gabriel Pérez de Alderete. Una vez ocupada Nápoles el 10 de mayo de 1734 se ordenó al comandante Alderete zarpar rumbo al Adriático con su división de cuatro navíos para interceptar embarcaciones alemanas.

En agosto de 1734 se encontraba en las costas de Italia con los navíos San Isidro, Conquistador y la fragata de dos puentes Galga, al mando del jefe de escuadra don Gabriel Pérez de Alderete. Recibe Alderete la orden de regresar con esta escuadra a Cádiz. En las cercanías de Cartagena persigue y hunde dos naves corsarias argelinas el 28 de septiembre de 1734.

Con la escuadra de don Miguel Reggio de siete navíos, tres fragatas y otros buques menores, toma parte en las operaciones que acaban en la conquista de Sicilia en 1735, siendo proclamado rey Carlos de Borbón en el mes de julio.

En 1738 toma su mando en Ferrol el capitán de fragata don Pablo Agustín de Aguirre con el que pasó al Mediterráneo. Terminada la campaña, regresó a Ferrol y desarmó. En enero de 1740 toma de nuevo su mando el capitán Aguirre.

Al comenzar la guerra de Asiento contra Gran Bretaña en 1739 se encontraba en el departamento marítimo de Ferrol. En abril de 1740 zarpa de Ferrol en persecución de una fragata británica acompañado del navío Príncipe. El 19 de abril de 1740, al mando del capitán de fragata don Pablo Agustín de Aguirre, siendo su segundo el capitán de fragata don Francisco de León y Guzmán, sostuvo un combate por más de siete horas, entre las seis y siete de la mañana hasta las diez de la noche, con los navíos británicos Oxford, Kent y Lenox, de 70 cañones, (capitanes Fitirs, Durrs y Maine) a la altura del cabo Prior (Ortegal), a unas 30 leguas del cabo Finisterre.

Antes de este combate había quedado desarbolado por una tempestad y se encontraba navegando en solitario al haber puesto rumbo a Ferrol para reparar los daños. Estas averías eran la rotura del mastelero mayor, quebrada de la mesana, casi la mitad del palo mayor y gran parte de su jarcia destrozada. El Oxford sufrió muchos daños en la quilla y tuvo que retirarse. Poco después quedó en mal estado el Kent. Ante el mal cariz que tomaba el combate para los británicos, celebraron consejo de guerra los tres comandantes y resolvieron atacar con los tres buques por el lado más vulnerable, la popa.

El Princesa se encontró a media tarde desarbolado, sin timón y sin poder hacer uso de gran parte de su artillería al ser atacado por la popa. Aguirre, tras celebrar consejo y por unanimidad, decide rendir la nave. Ante la abrumadora superioridad de los británicos tuvo que rendirse, después de desarbolar a uno de ellos y poner en fuga a otro, contando con 70 muertos, entre ellos el teniente de navío don Pedro Novela de los Cameros, y 80 heridos, siendo llevado a Portsmouth, desarbolado de los palos mayor y de mesana, sin más vela que la del palo trinquete. Los tres navíos llegaron con su presa a St Helen, en la isla de Wight, el 8 de mayo y a Portsmouth el día 9.

Sirvió en la marina británica con el nombre de Princessa, estando al mando del capitán Pett en la batalla de Tolón contra sus antiguos dueños. Entre 1760 y el 30 de diciembre de 1784 sirvió como pontón, hasta que es dado de baja y vendido ese año. Sería desguazado en 1809.

El capitán Aguirre tuvo en Londres un magnífico tratamiento, mereciendo los mayores elogios, sobre todos del duque y la duquesa de Rickiman, que lo alojaron en su casa de campo. No ocurrió lo mismo con los marineros españoles si damos crédito a la Gaceta de Colonia sobre las crueldades cometidas contra los españoles, teniendo que responder por el Almirantazgo británico para desmentirlo.

Aguirre regresó a España en 1742, quedando en San Sebastián convaleciente de sus heridas, falleciendo a causa de ellas en 1745. Los británicos quedaron asombrados del comportamiento del Princesa en combate, debido a sus buenas prestaciones y gran estabilidad, y mientras don Jorge Juan estudia los métodos británicos, estos, desarrollaron un tipo de navío mejorado, siendo una copia agrandada del Princesa: Los famosos Royal George de 1756, Britannia de 1762, e incluso el célebre Victory de 1765, son diseñados bajo la inspiración de los gálibos del Princesa del viejo sistema de Gaztañeta.

Fincham escribe: «…debido a que la ciencia de la arquitectura naval recibió mayor estímulo en España que en cualquier otro lugar, los buques de este país estaban adelantados con respecto a los de Europa septentrional en lo que se refiere a su excelente trazado, cuya consecuencia era su mayor andar y otras buenas cualidades. Esta superioridad se demostró en algunos de los navíos españoles capturados en la batalla de Trafalgar »

Bibliografía:

Gaceta de Madrid, nº 52. Génova, 4 de diciembre de 1731. Publicado en Madrid el 25 de diciembre de 1731, página 206.

Gaceta de Madrid, nº 2. Génova, 11 de diciembre de 1731. Publicado en Madrid el 8 de enero de 1732, páginas 6 y 7.

Gaceta de Madrid, nº 9, 3 de marzo de 1733, página 36.

Gaceta de Madrid, nº 11, 17 de marzo de 1733, página 44.

Gaceta de Madrid, nº 14. Génova, 16 de marzo de 1734. Publicado en Madrid el 6 de abril de 1734, página 54.

Gaceta de Madrid, 23. Londres, 13 de mayo de 1740. Publicado en Madrid el 7 de junio de 1740, página 182.

Gaceta de México, nº 54, mayo de 1732.

Mercurio histórico y político. Julio 1740, tomo XXXI, p.84.

Artíñano y de Galdácano, Gervasio de.: La arquitectura naval española. Barcelona, 1920.

Castanedo Galán, Juan Miguel.: Guarnizo. Un astillero de la Corona. Editorial Naval. Madrid, 1993.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tomo VI. Museo Naval. Madrid, 1973.

Ferrándiz Araujo, Carlos.: Historia Marítima Española de Zalvide. Academia Alfonso X el Sabio. Murcia, 1982.

Fincham, John.: A history of naval architecture. Londres, 1851.

González-Aller Hierro. José Ignacio.: El navío de tres puentes en la Armada española. Revista de Historia Naval. Año 1985, nº 9.

González-Aller Hierro, José Ignacio.: Los Príncipes en la Armada. Revista General de Marina. Mayo 1990.

Mercapide Compains, Nemesio.: Crónica de Guarnizo y su Real astillero. Desde sus orígenes hasta el año 1800. Institución Cultural de Cantabria. Centro de Estudios Montañeses. Diputación Provincial de Santander. Santander, 1974.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: Victorias por mar de los españoles. Grafite Ediciones S. L. Madrid, 2006.

Rodríguez Villa, Antonio.: Don Cenón de Somodevilla, Marqués de la Ensenada. Librería de M. Murillo. Madrid, 1878.

Victoria, Pablo. El día que España derrotó a Inglaterra. Áltera. Barcelona, 2005.

Zudaire Huarte, Eulogio.; Don Manuel de Guirior, teniente general de la Armada. Revista de Historia Naval. Año 1984, nº 4.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante. ©

About the author

Comments

Comments are closed.