Navío Real Fénix 1749

Posted By on 30 noviembre, 2011

Navío construido en la Habana y gemelo del navío Rayo, ambos construidos por el sistema Jorge Juan. Botado el 26 de febrero de 1749 y entregado a la Real Armada el 1º de diciembre de ese año. Dimensiones (en pies de Burgos) de 198 pies de eslora, 165 de quilla, 57 de manga, 28 y 5 pulgadas de puntal, 27 de plan. Pesa 1.750 toneladas de arqueo y 3.000 toneladas de desplazamiento. Armado con 80 cañones, 30 de a 24 libras, 32 de a 18, 18 de a 8 y 4 pedreros.

En la primavera de 1749 había salido de Veracruz una escuadra de 19 naves cargada con tres millones de pesos. A primeros de noviembre de 1749 zarpó de la Habana escoltado dichas naves con los navíos Dragón y Real Familia, escuadra puesta al mando del teniente general don Benito Antonio Espínola. Pasado el canal de Bahama les sorprendió una fuerte borrasca que les disperso. Espínola tuvo que entrar en el mismo mes de noviembre en el puerto francés de Fort Royal, Martinica, destacando varias unidades menores para avisar a las unidades dispersas.

El 16 de abril zarparon del puerto francés y llegaron a Cádiz el 8 de junio de 1750. Trajo a España al Batallón de Barlovento para integrarse en los batallones de los departamentos al quedar disuelta la citada Armada. En este viaje tenía izada la insignia del teniente general don Benito Antonio Espínola y llevaban a bordo quince millones ochocientos cuarenta y siete mil cuatrocientos veintitrés pesos fuertes. En abril de 1755 se encontraba en el astillero de La Carraca para ser carenado.

En los primeros meses de 1759 realizó misiones de corso. A primeros de abril de 1759 estaba al mando del capitán de navío don Juan de Lángara y Arizmendi y se encontraba en la bahía de Cádiz. El 29 de agosto de 1759 zarpa de Cádiz al mando del capitán de navío don Gutiérrez de Hevia y Valdés, siendo insignia del teniente general don Juan José Navarro Viana y Búfalo, marqués de la Victoria, con la escuadra de once navíos, Real Fénix, Triunfante, Princesa, Firme, Conquistador, Dichoso, San Felipe, Glorioso, Monarca, Vencedor y Guerrero, dos fragatas, Venus y Palas, y las tartanas Sancti Espíritu y Santa Bárbara. Pusieron rumbo a Nápoles para recoger al futuro rey Carlos III, llegando el 28 de septiembre. Días antes, el 19 de agosto, había zarpado de Cartagena la división del teniente general don Pedro Stuart, compuesta por los navíos Galicia, Terrible, Atlante y Soberano, y fondeado en Nápoles el 4 de septiembre.

El domingo 7 de octubre embarca en Nápoles el futuro rey a bordo del Real Fénix, llegando a Barcelona a las once de la noche del 17 de octubre. Otra escuadra napolitana se había formado en Nápoles con dos navíos, San Felipe y San Carlos, las fragatas Santa Amalia y Concepción, los jabeques San Genaro, San Pascual, San Antonio, San Fernando, San Gabriel y San Luis y cuatro galeras de Malta, que regresaron después a puerto. A su regreso, don Juan José Navarro es ascendido a Capitán General de la Armada el 13 de diciembre de 1759, mientras que el capitán Hevia es nombrado jefe de escuadra y marqués del Real Transporte y vizconde del Buen Viaje. El marqués de la Victoria regresó con su escuadra a Cádiz.

En marzo de 1760 se encontraba en el departamento de Cádiz. A mediados de 1761 se encontraba en Cádiz al mando del capitán de navío don José de Córdoba y Ramos. En enero de 1762 se encontraba en la bahía de Cádiz con otros 12 navíos, 4 fragatas y otros buques menores. A mediados de 1762 realizó varios cruceros con la escuadra de Carlos Reggio en aguas de las islas Azores. En 1763 era el navío insignia del teniente general Reggio, mandado por el capitán de navío don José de Zapiaín.

Concluida la guerra con Inglaterra quedó desarmado en la bahía de Cádiz. Durante 1764 y 1765 se le hacen varias reparaciones en La Carraca. El 9 de mayo de 1766 concluyó su primer carenado de firme y cambiada la arboladura. A partir de septiembre de 1769 se encontraba desarmado en Cádiz, pero al mando del capitán de navío don Francisco Cotiella.

En enero de 1778 se ordena su armamento y su puesta al mando del capitán de navío don Félix de Tejada. Tuvo la insignia del teniente general don Luis de Córdoba del 31 de marzo al 21 de agosto de 1778, que trasladó su insignia al navío Santísima Trinidad. Al comenzar la guerra con los británicos en junio de 1779, estaba al mando del capitán de navío don Francisco Javier de Melgarejo Rojas (desde el 24 de mayo), siendo su segundo el también capitán de navío don Francisco Javier Bermúdez, perteneciente a la escuadra del teniente general don Luis de Córdoba. Zarpa la escuadra de Cádiz el 23 de junio.

Habiendo llegado la escuadra a las islas Sisargas el 23 de julio, es destacado a las Azores con la división del teniente general don Antonio de Ulloa, siendo su navío insignia, con los navíos Gallardo, Diligente y San Julián y las fragatas Santa María Magdalena y Santa Mónica. La dotación de Real Fénix estaba compuesta por 25 oficiales mayores, 6 guardias marinas, 24 oficiales de mar, 181 marineros, 153 grumetes, 115 artilleros, 140 infantes de marina, 40 tropas de artillería, 25 pajes y 38 criados.

Ulloa fue absuelto en un consejo de guerra posterior a causa de las irregularidades que se produjeron en la travesía y campaña en las Azores. Regresa a Cádiz el 1º de octubre de 1779. Se integra en la escuadra del brigadier don Juan de Lángara, siendo su buque insignia, al mando del capitán de navío don Francisco Javier Melgarejo, para vigilar la entrada del estrecho. Un temporal los arrastra hacia el Mediterráneo, entrando en Cartagena para reparar. El 11 de diciembre de 1779 Lángara es ascendido a jefe de escuadra.

Zarpa de Cartagena la escuadra de Lángara el 30 de diciembre y regresan al estrecho el 2 de enero de 1780 para unirse a la escuadra de Córdoba, enfrentándose a la escuadra británica de George Rodney el 16 de enero de 1780 en la batalla del cabo Santa María, donde es capturado. Don Juan de Lángara fue herido en tres ocasiones, una su comandante Melgarejo, al igual que el segundo en el mando el capitán de fragata don Francisco Javier Bermúdez. Los británicos lo llamarían Gibraltar, permaneciendo en servicio en su flota hasta 1815.

Bibliografía

Alsina Torrente, Juan.: Una guerra romántica, 1778-1783. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2006.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tomos VI, VII. Museo Naval. Madrid, 1973.

Fernández Duro, Cesáreo.: Disquisiciones náuticas. Volumen V. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 1996.

Fernández Gaytán, José.: La venida a España de Carlos III. Revista General de Marina. Febrero 1988.

González Echegaray, Rafael.: Cuando los reyes llegan de Italia. Revista General de Marina. Agosto 1980.

Paula Cuadrado, Francisco de.: Elogio histórico del Excmo. Sr. Don Antonio de Escaño. Imprenta Real Academia de la Historia. Madrid, 1852.

Quintero González, José.: La Carraca. El primer arsenal ilustrado español (1717-1776). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2004.

Sánchez Machuca, José Octavio.: Diario de una Campaña. Gibraltar (1779-1783). Balkan Editores. Madrid, 2004.

Sariego del Castillo, José L.: Historia de la Marina española en la América septentrional y Pacífico. Sevilla, 1975.

Solano Pérez-Lila, Francisco de.: La pasión de reformar. Antonio de Ulloa, marino y científico. 1716-1795. Escuela de estudios hispano-americanos. CSIC. Sevilla, 1999.

Ulloa, Antonio de.: La campaña de las Terceras. Edición y estudio de Pablo E. Pérez-Mallaina. Universidad de Sevilla, 1995.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante. ©

About the author

Comments

Comments are closed.