Navío Vicente Ferrer, San 1768

Posted By on 30 diciembre, 2011

Se le puso la quilla en el arsenal de Cartagena el 10 de junio de 1766, siendo construido por el británico Edward Bryant con el sistema inglés ó de Jorge Juan en cumplimiento de una Real Orden del 4 de febrero de ese año. Por una disposición de 1 de noviembre de 1767 recibe el nombre de San Vicente Ferrer. Su construcción y la de otros buques la realizó la casa genovesa Monticeli. Botado el 23 de abril de 1768.

Junto al navío San Nicolás de Bari, fueron los últimos navíos construidos en Cartagena con el sistema inglés y artillados con 80 cañones. Sus medidas principales eran las siguientes: quilla de 170 pies de Burgos y una pulgada (48,87 metros), eslora de 198,2 (56,97 metros), manga de 54,1 (15,54 metros), puntal de 21,7 (6,20 metros), calado a proa de 22,9 (6,54 metros) y calado a popa de 25,8 (7,38 metros). Llevaba 12.400 quintales (570,4toneladas) de lastre y desplazaba 1.872 toneladas.

Artillado con 80 cañones, 30 de 24 libras en la primera batería, 32 de 18 en la segunda y 18 de 6 libras en el alcázar y castillo. Por Real Orden del 16 de marzo de 1790 las piezas de la primera batería se cambiaron por cañones de 36 libras, extendiéndose a todos los navíos de 80 cañones.

Su primer mando lo obtiene el capitán de navío don Pedro Justiniano el 17 de junio de 1768. Condujo tropas de Cádiz a Alicante y en septiembre de ese año realizó pruebas de evoluciones y un crucero por aguas de Argel, hasta que es relevado el 3 de octubre por el capitán de fragata don Antonio Vacaro. A su llegada a Cartagena desde Argel, en diciembre de 1768, es puesto al mando del capitán de navío don Miguel de Aranguren para llevarlo a Ferrol.

En 1768 se firmó un tratado con la regencia de Argel para el canje de prisioneros. El 10 de octubre de ese año se enviaron de Cartagena a Argel a los navíos San Vicente, San Isidro, Santa Isabel, la fragata Santa Teresa y la tartana mercante Santísima Trinidad, llevando a bordo a 1.247 argelinos y turcos. Se embarcaron en la escuadra 784 prisioneros y otros 282 en tres mercantes fletados. El 20 de diciembre entró en Cartagena el San Vicente al mando del capitán don Antonio Vacaro y desembarcó a 271 cautivos liberados, mientras el resto de la escuadra llegó el día 29 de diciembre.

Su comandante es relevado en diciembre por el capitán de navío don Miguel de Aranguren y pasó a Ferrol a primeros de 1769. A su llegada a Ferrol es sustituido por el capitán de navío don José Díaz Deanes, permaneciendo armado en Ferrol. En abril de 1769 y enero de 1771 se le realizaron sendas recorridas a flote en Cádiz y Ferrol respectivamente.

A primeros de 1772 permanecía desarmado en Ferrol. En abril de 1772 zarpó de Ferrol al mando del capitán de navío don Juan del Camino para realizar unas pruebas comparativas de navegación con el navío San Pedro. Las pruebas finalizaron en agosto, quedando desarmado en Ferrol. Realizó viajes a Génova y Nápoles en mayo y junio de 1774. En 1776 se le realizaron obras de recorrida en el Ferrol.

En el verano de 1779 se encontraba en Ferrol en la escuadra del mando del teniente general don Antonio de Arce, que izada su insignia en el San Nicolás. Estaba al mando del capitán de navío don Francisco Gil y Lemos. También se encontraba embarcado el capitán de navío don José de Bustillo, marqués de Castañar, era el jefe de Estado Mayor de la escuadra de Arce.

En junio de ese año, al comienzo de la guerra con los británicos zarpa esta escuadra para reunirse el 2 de julio en las islas Sisargas con la escuadra francesa del conde de d’Orvilliers y después se unió la española del teniente general don Luis de Córdoba. Las escuadras ponen rumbo al norte para realizar la primera campaña del Canal de la Mancha. Tras el dominio improductivo de las aguas del Canal entran en Brest el 13 de septiembre, siendo el teniente general Arce sustituido por el brigadier don Ignacio Ponce de León.

El 13 de enero de 1780 zarpa de Brest con la escuadra del teniente general don Miguel José Gastón de Iriarte y Elizacoechea y entra en Ferrol con los navíos San Carlos y Septentrión el 29 de enero, formando división al mando del brigadier don Ignacio Ponce de León. En el astillero de Ferrol es reparado y carenado entre marzo y abril para después salir el 17 de mayo con una escuadra de ocho navíos y dos fragatas. Llegan a Cádiz el 24 de septiembre y se incorpora a la escuadra de don Luis de Córdoba para las operaciones de bloqueo y control de las aguas del estrecho.

Al mando del capitán don Francisco Gil y Lemos, e insignia de Córdoba realiza una salida de Cádiz con la escuadra combinada el 9 de julio de 1780. Es asignado el 18 de julio a la división de cinco navíos, tres fragatas y una corbeta al mando del teniente general don Miguel José Gastón de Iriarte para patrullar el acceso oeste del estrecho de Gibraltar. Volvió a zarpar con esta escuadra el 31 de julio para situarse entre 20 a 30 leguas del cabo de San Vicente. Durante este crucero con la escuadra de Córdoba, capturó el 9 de agosto un convoy británico de 55 velas, regresando a Cádiz el 29 de agosto.

El 23 de julio de 1781 zarpa de Cádiz como insignia de la 2ª división de la escuadra ligera del conde de Guichen, dando cobertura con la escuadra de don Luis de Córdoba al desembarco de Menorca. Llevan a cabo una segunda campaña en el Canal de la Mancha, durante la cual capturan en aguas de Sisargas un convoy británico de 24 velas. Regresan a Cádiz en septiembre de ese año. En octubre de 1781, al mando de don Francisco Gil y Lemos, realiza un crucero sobre los cabos de San Vicente y Santa María con la escuadra de don Luis de Córdoba.

Zarpa de Cádiz a primeros de junio de 1782 al mando del jefe de escuadra don Ignacio Ponce de León para realizar una tercera campaña del Canal con la escuadra combinada de don Luis de Córdoba, regresando a Cádiz a finales de agosto. El 21 de octubre de 1782 estando con la escuadra combinada de don Luis de Córdoba se enfrenta en aguas del cabo Espartel a la escuadra británica de Howe en un combate indeciso.

Por orden del 22 de noviembre de 1782 pasa de Cádiz a Cartagena para entrar en dique y ser carenado hasta febrero de 1783, pasando a quedar desarmado al acabar la guerra. Entre 1786 y 1788 continúa desarmado en Cartagena al mando de los capitanes de navío don José Barrientos y Cuevas y don José de Salazar. Durante este periodo fue carenado en dique.

Por una Real Orden del 16 de marzo de 1790 se artilló su primera batería con cañones de a 36 libras, medida que se extendió a todos los navíos de 80 cañones. El 10 de septiembre de 1790, al ser desarmado el navío San Ramón, su comandante, el brigadier don Pedro Autrán, y sus oficiales, pasan al San Vicente, que recibe la orden de alistarse en Cartagena e incorporarse en Cádiz a la escuadra del teniente general don José Solano Bote, marqués de Socorro, destinada a patrullar las aguas de Finisterre ante la posible guerra con Gran Bretaña por la crisis de Nutka. Resuelto el conflicto, continúa en Cádiz armado y agregado a la misma escuadra de Solano en diciembre de 1790.

Tras el terremoto de Orán el 9 de octubre, la tarde del 16 de octubre de 1790 llegó a Orán con 750 hombres de los regimientos de infantería Córdoba y Mallorca y tiendas de campaña según disposiciones tomadas por el marqués de Casa Tilly, capitán general de Cartagena. Autrán quedó de comandante de Marina en Oran Terminada la campaña de Orán con su evacuación, quedó desarmado en Cartagena en diciembre de 1790 a las órdenes del capitán de navío don Hermenegildo Barrera.

En 1793 se encontraba desarmado en el departamento de Cartagena al mando del capitán de navío don Hermenegildo Barreda. Es habilitado de nuevo por orden del 4 de febrero de 1793 e incorporado a la escuadra de don Francisco de Borja, al mando del capitán de navío don Vicente Heceta y Fontecha, participando en la campaña del Mediterráneo contra la República francesa. Tomó parte en la captura de las islas de San Pedro y San Antioco, cruzando sobre las costas de Génova y Francia en apoyo de las operaciones de los ejércitos piamontés y napolitano en las riberas del Var. La escuadra de Borja tuvo que regresar a Cartagena al ser diezmada las dotaciones por las epidemias.

Pasó a Cádiz con la escuadra y después puso rumbo a Ferrol, donde el brigadier Hezeta, ascendido el 25 de enero de 1794, se hizo cargo de una división formada por dos navíos y dos fragatas para cruzar por el Cantábrico. Desarbolado el San Vicente por un temporal tiene que entrar en Guetaria, que estaba ocupada por los franceses. En la oscuridad de la noche bajó a tierra con parte de la tripulación y destruyó las defensas del puerto y hundió a cuatro bergantines franceses, retirándose después a Santoña con su división. Procedente del puerto de Santoña entró en La Coruña el 20 de agosto de 1794 en conserva del navío Intrépido.

A finales de septiembre de 1794 pertenecía al departamento de Ferrol y se encontraba en la escuadra de Vizcaya mandada por el conde Morales. Estaba al mando del brigadier don José Lorenzo de Goicoechea. La citada escuadra estaba formada por los navíos San Vicente, insignia del conde Morales, Intrépido, Conquistador y San Telmo, las fragatas, Elena, Catalina, Leocadia, Guadalupe, y los bergantines Pájaro y Cuervo.

Desde Ferrol llevó pertrechos a la base de Cartagena en agosto de 1795 para armar la escuadra al mando de don José de Mazarredo. Estando de nuevo en Cartagena, el brigadier don Jerónimo González de Mendoza toma el mando del navío el 2 de septiembre de 1795. Pasó a Cádiz al mes siguiente El 19 de enero de 1796 iza su insignia en el navío el jefe de escuadra don Sebastián Ruiz de Apodaca, quedando este comandante como tercer jefe de la escuadra de América mandada por el teniente general don José Solano, marqués de Socorro.

Ante la amenaza de una nueva guerra con Gran Bretaña zarpa la escuadra de Cádiz el 4 de agosto de 1796 al mando del teniente general marqués de Socorro. A los cuatro días de navegación abrieron los pliegos de órdenes, por las cuales se separó del grueso de la escuadra don Sebastián Ruiz de Apodaca con cuatro navíos, una fragata y otros buques menores. Eran los navíos San Vicente, al mando del capitán González de Mendoza e insignia de Apodaca, Gallardo, San Dámaso y Arrogante, la fragata Santa Cecilia y los bergantines San Carlos y Galgo. Su destino era la isla Trinidad, a donde llegaron el 14 de septiembre con refuerzos de tropas y pertrechos.

Cuando comenzó la guerra con los británicos, en octubre de 1796, estaba la escuadra de Apodaca fondeada en la bahía de Chaguaramas. El 16 de febrero de 1797 se presentó ante la isla una escuadra británica al mando del contralmirante Henry Harvey, compuesta por nueve navíos, tres fragatas, cinco corbetas y más de cuarenta embarcaciones menores, con una fuerza de desembarco de siete mil hombres al mando del general Ralph Abercromby.

Ante la superioridad de la escuadra británica, decide Apodaca, después de celebrar una junta de oficiales a bordo del San Vicente, incendiar su escuadra para evitar que cayera en poder del enemigo, quemando el 17 de febrero a los cuatro navíos y la fragata. El navío San Dámaso no quiso arder y quedó en poder de los británicos que lo incorporaron a su escuadra.

Bibliografía:

A. G. I. Estado, 66, N.52. Carta de don José María Chacón, gobernador de Trinidad, al Príncipe de la Paz, anunciando la llegada de la escuadra. Trinidad, 25 de septiembre de 1797.

A. G. I. Estado, 52, N.40. Carta del virrey de Santa Fe, Pedro Mendinueta, al Príncipe de la Paz. Santa Fe, 19 de febrero de 1797.

Alsina Torrente, Juan.: Una guerra romántica, 1778-1783. Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2006.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tomos VII y VIII. Museo Naval. Madrid, 1973.

Fernández Gaytán, José.: Historias de la Mar. La ocupación británica de la isla Trinidad de Barlovento. Revista General de Marina. Junio 1997.

González-Aller Hierro, José Ignacio.: Origen e identificación de algunos modelos de barcos del Museo Naval. Revista de Historia Naval. Año 2002, nº 78.

Juan-García Aguado, José María de.: José Romero F. Landa. Un ingeniero de marina en el siglo XVIII. Servicio publicaciones. Universidad de La Coruña, 1998.

Manera Regueyra, Enrique.: “La política naval española del rey Carlos III”. Revista General de Marina. Agosto 1986.

Núñez Iglesias, Indalecio, Blanco Núñez, José María.: La diversión de Tolón. 2 Tomos. Ministerio de Defensa. Madrid, 1999.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Madrid, 1873.

Rodríguez Crespo, Joaquín.: Navío Santísima Trinidad 1769-1806. Reconstrucción gráfica y documental. Ediciones Hobby, S.L., Madrid, 2007.

Sánchez Doncel, Gregorio.: Presencia de España en Orán, 1509-1792. Estudio Teológico de San Ildefonso. Toledo, 1991.

VV.AA.: Modelos de arsenal del Museo Naval. Evolución de la construcción naval española, siglos XVII-XVIII. Lunwerg Editores. Colección Ciencia y Mar, 2004.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.