Bergantín Activo 1792

Posted By on 26 febrero, 2012

Clasificado como bergantín y bergantín-goleta, es botado en el apostadero de San Blas en 1791. Desplaza 200 toneladas. Armado con 14 cañones.

Entregado a la Armada en enero de 1792. Costó 24.000 pesos, el doble que si hubiese sido construido en astilleros de la península española.

A finales de 1792 salió de San Blas en conserva de la fragata Nuestra Señora del Rosario, alias Princesa para unirse a los buques de la expedición de límites.

En 1793 inició una nueva exploración de la costa noroeste al mando de Francisco de Eliza. Salió de San Blas el 3 de marzo en conserva de la goleta Mejicana, mandada por el piloto segundo Juan Martínez y Zayas. Reconocieron la costa entre el extremo sur del estrecho de Juan de Fuca hasta el puerto de San Francisco, levantando los planos correspondientes.

El 13 de febrero de 1794 zarpó de San Blas y el 19 llegó a Acapulco, desde donde zarpó el 5 de marzo para realizar estudios hidrográficos de la costa centroamericana. Se encontraba al mando del teniente de navío don Salvador Meléndez y Bruna. En Sonsonate elabora un mapa de la costa salvadoreña. En el mes de mayo llegó al golfo de Fonseca, elaborando nuevos mapas de éste y otras zonas de la costa. Regresó a Acapulco el 3 de octubre de 1794.

El 13 de enero de 1795 sale del puerto de San Blas y llega a Monterrey el 13 de febrero al mando del teniente de navío don Cosme Bertodano. Lleva a bordo a un comisionado británico para la desocupación de Nutka, zarpando para tal fin el 1º de marzo con el embarque del comisionado español, el brigadier don José de Álava.

El 25 de diciembre de 1795 zarpa del puerto de San Blas rumbo a Filipinas para llevar la correspondencia. Iba al mando del capitán de fragata don Salvador Fidalgo, llevando la noticia de la paz con Francia. Regresa a San Blas a finales de agosto del mismo año.

El virrey Branciforte avisa que el bergantín Activo tiene prevista su salida de San Blas rumbo a Filipinas el 25 de diciembre de 1796 para comunicar el estado de guerra con Gran Bretaña. Zarpa de San Blas el 13 de enero de 1797 al mando del teniente de navío don Andrés de Salazar. Llegó a Manila el 15 de marzo de 1797. El 28 de junio de 1797 zarpó de Manila rumbo a San Blas. Entró en Monterrey el 27 de septiembre. Se hizo a la vela el 29 de septiembre y el 18 de octubre llegó finalmente a San Blas.

El 31 de diciembre de 1797 se hizo a la vela desde San Blas para dar escolta a la fragata Magallanes, llegando ambos buques a Acapulco el 10 de enero de 1798.

En 1799 y 1800 se encontraba al mando del capitán de fragata don Salvador Fidalgo en Puerto Escondido, cerca de Loreto. Mandaba este marino una flotilla compuesta por la balandra Horcasitas y la goleta Sutil, quienes acudieron a sofocar un levantamiento de los indios en la isla Tiburón.

A primeros de enero de 1804 salió de San Blas al mando del alférez de fragata Agustín Bocalán para conducir los situados al presidio de Loreto, regresando a puerto a primeros del mes de febrero. Volvió a zarpar en busca de una fragata avistada a unas 30 leguas al norte del apostadero, regresando en abril de 1804 sin haberla encontrado.

El mismo año salió en conserva de la fragata Princesa para abastecer los presidios y regresó a San Blas a primeros de diciembre del mismo año.

De nuevo al mando del alférez Bocalán, desde enero de 1805, zarpó de San Blas el mismo mes de enero y regresó en abril tras patrullar la costa de la Baja California.

El 15 de octubre de 1809 llegó a Manila procedente del puerto de San Blas con las noticias ocurridas en la península. Al mando de Antonio Quartara llega a Acapulco el 13 de diciembre de 1810, en conserva del bergantín San Carlos, tras la caída de San Blas en manos insurgentes a finales de noviembre de ese año. Los dos bergantines permanecieron en el puerto de Acapulco los siguientes tres años, abasteciendo la plaza sitiada por los insurgentes.

El apostadero de San Blas, de nuevo en poder de los españoles, tras su pérdida a finales de 1810, comienza a funcionar. El último comandante del apostadero, el teniente de fragata don Antonio Quartara y Guarini, toma posesión de su cargo el 1º de noviembre de 1817. Volvió a contar con el bergantín Activo al mando de Gaspar de Maguna. Realizó alguna travesía hasta Manila, abastecimiento de los presidios y abastecimiento de la plaza de Acapulco.

A finales de julio de 1821 el apostadero de San Blas cae en poder de los mejicanos y los dos bergantines, Activo y San Carlos, además de la goleta San Luis Gonzaga, pasan a formar parte de la naciente Marina mexicana.

Bibliografía:

Gaceta de México, tomo VII, nº 32. Sábado, 30 de Mayo de 1795, p. 266.

A.G.I. Estado, 24, N.1. Carta del virrey Branciforte al Príncipe de la Paz. México, 12 de enero de 1796.

A.G.S. SGU, LEG. 6904, 2. Carta del virrey Branciforte al conde del Campo de Alange. México, 13 de enero de 1796.

A.G.I., Estado, 46, N. 45. Carta del gobernador de Filipinas Rafael María de Aguilar al Príncipe de la Paz. Manila, 20 de abril de 1797.

A.G.I. Estado, 27, N. 18. Carta del marqués de Branciforte al Príncipe de la Paz. Orizava, 30 de enero de 1798.

Bordejé y Morencos, Fernando de. Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1800-1868. Tomo I. Ministerio de Defensa. Madrid, 1999.

Fernández de Navarrete, Martín.: Biblioteca marítima española: obra póstuma. Tomo II. Imprenta Viuda de Calero. Madrid, 1851.

Fuster Ruiz, Francisco.: El final del descubrimiento de América: California, Canadá y Alaska (1765-1822). Universidad de Murcia, 1998.

Martínez Laínez, Fernando, Canales Torres, Carlos.: Banderas lejanas. La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos. EDAF, 2009.

Torre Villar, Ernesto de la.: Temas de la insurgencia. Universidad Nacional Autónoma de México. México, 2000.

VV.AA. El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.