Bergantín Pájaro 1793

Posted By on 22 abril, 2012

Bergantín construido en los astilleros de Esteiro, Ferrol, en 1793.

Armado con 16 cañones.

Llamado San Amaro, alias Pájaro.

Durante la guerra con Francia, 1793-1795, estuvo basado en el departamento marítimo de Ferrol. A finales de septiembre de 1794 pertenecía a la escuadra de Ferrol y se encontraba en la división de Vizcaya al mando del conde Morales. Estaba al mando del teniente de navío don Gil Angulo.

En 1795 se encuentra al mando del teniente de navío don Juan Quintano Solís, realizando servicios en la costa del Cantábrico, pasando finalmente a Cádiz con la escuadra de don Juan de Lángara.

El 11 de marzo de 1797 sale de la Coruña rumbo a la Habana al mando del capitán don Juan José de Murrieta, sirviendo como bergantín correo. Fue una travesía llena de acontecimientos, propia de tiempos de guerra. El 6 de abril navegaba rumbo a Cumaná en conserva del bergantín correo Lanzarote, que había de la Coruña el 9 de marzo al mando de Martín Rodríguez Salsidua. A las cinco y media de la mañana avistaron otro bergantín. Tras un segundo cañonazo del Pájaro, el bergantín, que era británico, se rindió. A cada bergantín español transbordaron 4 cañones de a lo libras, dejando al bergantín británico en La Guaira.

Los dos bergantines españoles salieron rumbo a la Habana. Cuando se encontraban a unas cinco leguas de su destino, descubren a las cinco y media de la tarde del 8 de junio una fragata. Por precaución, pusieron rumbo sur en demanda del puerto de Mariel, a unas 12 leguas del de la Habana, mientras la fragata les daba caza.

Quedó varado en la costa el bergantín Pájaro. Cuando el Lanzarote se disponía a socorrerle, aparece la fragata británica entrando en la bahía con banderas e insignias españolas. Los españoles hacen un disparo con bala, respondiendo la fragata en el momento que arriaba las insignias españolas y mostraba su pabellón británico. La fragata enemiga quedó también varada, pero siguió disparando y lanzó un bote al agua para abordar al bergantín, mientras Murrieta y la tripulación saltaron a tierra. A la noche colocaron dos cañones en tierra para impedir la salida de la fragata y del bergantín Pájaro, que los británicos ya habían puesto a flote e iba remolcado. Se llevaban también una goleta cargada de azúcar.

Murrieta ideó un plan para recuperar el bergantín. Con la ayuda de la goleta corsaria Vertiz, consiguen separar al bergantín Pájaro de la fragata, quedando de nuevo varado a la salida. Durante tres horas se produjo un intercambio de disparos, pero los británicos no se rendían. Murrieta salió con lanchas para abordar al bergantín, momento en que los británicos huyeron en una lancha, abandonado la presa conseguida. La fragata británica no se atrevió a recobrar la presa ante la llegada de dos fragatas de guerra españolas, un bergantín y una goleta, salidas de la Habana tras el aviso llegado de Mariel. Murrieta había mandado al segundo comandante del bergantín a la Habana para informar del ataque británico.

Recobrado el bergantín, Murrieta pudo ponerlo a flote a las siete de la mañana del 9 de junio, lo reparó como pudo y se hizo a la vela el 12 de junio, llegando ese mismo día a la Habana en conserva del bergantín Lanzarote. Regresó a la Coruña el 30 de julio.

El 10 de septiembre de 1797 sale de la Habana al mando del capitán don Manuel Rodríguez Salsidúa y entra en La Coruña la mañana del 21 de octubre de 1797.

En abril de 1799 realiza una nueva travesía de Cádiz a la Habana, siendo perseguido por varios corsarios británicos. Llevaba a bordo al mariscal de campo don Salvador de Muro y Salazar, marqués de Someruelos, nuevo capitán general de la isla de Cuba, que debía sustituir al teniente general don Juan Procopio de Bassecourt, conde de Santa Clara.

Procedente de la Habana, el 11 de mayo de 1799 llega al puerto de Trinidad, Cuba. Se hace a la vela el 9 de mayo para regresar a la Habana. A las cuatro y media de la tarde del 11 de mayo de 1799 es capturado en el placer de los Colorados por la fragata británica Alarm, armada con 40 cañones y mandada por el capitán Robert Rolles. Sale al día siguiente rumbo a Jamaica con otros buques españoles presos, escoltados por un navío británico de 74 cañones. La fragata británica pertenecía a una división británica compuesta por cuatro navíos de 74 cañones, dos fragatas de 40 y dos bergantines.

Bibliografía:

A.G.S. SGU. LEG. 7309, 53. Carta de Francisco de Mella a Juan Manuel Álvarez. La Coruña, 21 de octubre de 1797.

A.G.S. SGU, LEG, 6864, 54. Carta del marqués de Someruelos, capitán general de Cuba, a Juan Manuel Álvarez. Habana, 31 de mayo de 1799.

Gaceta de Madrid, nº 73, 12 de septiembre de 1797, páginas 792-795.

Cebrián y Saura, José.: Páginas gloriosas de la marina de guerra española. Imprenta M. Álvarez. Madrid, 1917.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Madrid, 1873.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.