Biografía de don Diego García de Palacio

Posted By on 23 diciembre, 2009

Biografía de don Diego García de Palacio

Marino y jurisconsulto español del siglo XVI.

Se sabe que vino al mundo en la ciudad de Santander, pero sin más datos.

Se empieza a saber de él, al ser nombrado Miembro del Consejo de Indias, por sus grades conocimientos sobre todo de extremo oriente y más concretamente, sobre China y las islas Filipinas.

En el año de 1573, se le envío a la audiencia de Guatemala como oidor, pero se le comisionó para que visitara los territorios e informara de su estado, escribiendo por ello una ‹ Relación › (1)

Solo por sus escritos podemos seguir algo su vida con cierta veracidad, ya que la « Leyenda Negra de España en América » continúa incansable haciendo su “trabajo”.

« Por Real Cédula expedida en Madrid á 10 de febrero 1576, comunicando la propuesta del capitán Diego Lopez para conquistar y poblar á su costa, en 4 años y bajo ciertas condiciones, la provincia de Lataguzgalpa, que se llamaba Nueva-Cartago, donde antes se habia poblado la ciudad de Elgueta, y fué abandonada por la fuerte oposición de los indios; se mandaba á dicha audiencia, que conforme á la instrucción y ordenanza hiciese la conveniente capitulación, y con su parecer la enviase al consejo de Indias. La audiencia delego á este fin en 26 de noviembre al licenciado Palacio; quien en consecuencia presentó la:

Capitulación que hizo en la ciudad de Santiago de Guatemala, á 4 de diciembre de 1576, en nombre de S. M., con el capitán Diego Lopez, vecino de la ciudad de Trujillo, provincia de Honduras; para el descubrimiento, pacificación y poblacion de la provincia de Costa-Rica.== El original estaba en Sevilla.

Y sigue: Entre las concesiones estipuladas con el capitán Lopez, era una que había de ser gobernador y capitán general de dicha provincia de Lataguzgalpa “que es toda la tierra, que se incluye desde la boca del desaguadero á la parte del norte hasta punta del Camaron en el mismo rumbo, donde comienza la provincia de Honduras, con toda las demas tierra adentro hasta confinar con lo que agora es termino y jurisdiccion de la provincia de Nicaragua y Nueva-Segovia, y lo que es de la de Honduras” »

En el año de 1578 escribió al Rey demandado para sí el Gobierno de las islas Filipinas, pero llegada a la Corte la carta, fue archivada. En una siguiente, propone además cambiar el puerto de salida y llegada, Acapulco, por el de Fonseca situado a sesenta y siete leguas más al Sur, pero la carta corrió el mismo rumbo que la anterior.

« De la carta de 30 de abril 1579 dirijiendo la declaración de Colchero, robado y apresado por Drak, con otros 10 hombres, que iban del puerto de Costa-Rica á Panamá en un barco de Rodrigo Tello, resulta además, que el corsario echando aquella gente en tierra, retuvo á Colchero porque era piloto de la carrera de la China y queria llevarlo consigo, hasta que encontrando sobre los volcanes de Guatemala una fragata, en que iba D. Francisco de Zárate, la robo tambien, y dejándola libre y á Colchero en ella, se redujo á llevar un marinero práctico en la misma navegación.

Dice asimismo que 15 dias antes había escrito otra carta exponiendo a S. M. que ya le había dado cuenta de lo actuado en la vista de aquella provincia, y sobre la obra de los dos galeones de que fué encargado, cada uno de mil toneladas de porte, y de excelente cedro; que habia hecho sembrar algodon y hacer de él lonas; cogiendo henequem para las jarcias, todo por cuenta de S. M., ahorrando en ello y en la madera mas de la mitad del costo; y que si el dinero no faltaba estarian acabados para la Navidad.

Que reemplazado por el Dr. Aliaga en la plaza de oidor, él se iria á servir la de alcalde de corte en Méjico, dejando ordenado lo que se habia de hacer en su ausencia: que habiendo sabido por carta del 6, que el corsario Drak con un galeon de 300 toneladas habia desembocado en el estrecho de Magallanes, y hecho grandes robos y daños en la costa del Perú, apresando ademas en la isla del Caño un pequeño barco con dos hombres de mar, que enviaba el virrey de Méjico para que ayudasen á D. Gonzalo Ronquillo en llevar gente á Filipinas, tomó varias medidas de precaución y hostilidad, é informado de que Drak intentaba dirijirse á los Malucos, lo avisó á las autoridades de estos y de aquellas, para que se preparasen y pudiesen tomarlo: que había propuesto al virrey del Perú y audiencia de Panamá fabricar galeras para cortar al enemigo el paso del estrecho, etc.: que la audiencia de Guatemala consecuente á los avisos, que le dió, le habia cometido el ir en persecución del inglés; y si lo encontrase confiaba tener buen suceso, aunque iba con poca artillería para un enemigo tan armado, de todo lo cual daria cuenta á S. M.; y despues de hablar sobre la aplicación del caudal librado de Panamá para la obra de los dos galeones, etc. »

En el año de 1579 se le nombró alcalde de Corte en la capital del virreinato de Nueva España, Méjico.

Se le publicó una obra ‹ Instrucción náutica › que está dirigida á D. Álvaro Manrique de Zúñiga, marqués de Villamanrique, virrey y capitán general de Nueva España, quien dió la licencia de impresión á 7 de febrero de 1587.

Esto se hizo después de haber sido supervisada por el general don Francisco de Novoa, y don Diego de la Madrid, piloto mayor de la flota que se hallaba en San Juan de Ulúa, quienes dictaminaron ‹ que era de mucho fruto para los navegantes › y por eso se dió a la imprenta para su publicación y expandir el conocimiento.

La obra está dividida en cuatro libros, y escrita a forma de dialogo entre un vizcaíno y un montañés, que al parecer y por la dedicatoria él era de esta última zona:

Libro 1º: trata de los principios de la esfera, y de las observaciones con el astrolabio y la ballestilla, haciendo ya uso del nuevo cómputo nacido de la corrección gregoriana de 1582, y corrigiendo por ella los yerros de los escritores y marineros, que le precedieron, relativamente á saber por la estrella del norte las horas de la noche.

Libro 2º: es sobre la epacta, aureo-numero y otros puntos del calendario.

Libro 3º: sobre la astrología náutica, cartas de marear y lunario.

Libro 4º: sobre la cuenta y lo que pertenece a la rosca de cualquier nao.

Al final de la obra, lleva un « Vocabulario de los nombres que usa la gente de mar en todo lo que pertenece á su arte » que es muy útil para conocer el idioma marítimo y los escritos facultativos de aquella época.

En el año de 1587, el corsario Drake permanecía estorbando el tráfico del Galeón de Filipinas, por lo que se le destinó a intentar capturarlo, por medio de la siguiente Instrucción:

« Instruccion que el virrey marqués de Villamanrique dió en Méjico á 10 de setiembre 1587 al doctor Diego García de Palacio, del consejo de S. M. y su oidor en la real audiencia de aquella ciudad, de lo que habia de observar en su viaje, á que le enviaba por capitan general del armada, que se aprestaba en Acapulco contra el corsario inglés, que andaba en la mar del Sur »

Ésta está dividida en nueve artículos, en que se le mandaba entre otras prevenciones: ‹ salir inmediatamente de Méjico para Acapulco á activar el apresto de aquella armada, y aun reforzarla con algun otro bajel; partir sin dilación en busca del enemigo, designándole los rumbos por donde podria encontrarlo, como tan versado y práctico en las cosas de la mar; detenerse en la isla de los Cedros si no lo encontrase hasta 30 de noviembre; y no encontrándolo, regresase entonces á Acapulco; autorizándole en fin á obrar como conviniese en todo lo que en la Instruccion no estuviese previsto ›

El documento original se encontraba en el archivo de Sevilla, pero fue trasladado a Simancas, y se encuentra una copia en el Depósito Hidrográfico, en el tomo 26 de la colección de manuscritos.

A partir de este último documento se le pierde la pista, pero por aportaciones se supone que falleció a lo largo del año de 1595.

Lo que si queda demostrado, es que fue un hombre sabio, que intento cambiar muchas cosas y sobre todo un amante de la náutica. Así como el que llevó a Nueva España el cultivo del algodón y a menor coste probó que se podían construir buques con las maderas que daba la tierra, evitando el elevado coste de ser transportadas desde la Península.

Uno de esos innovadores, que en tantos ramos a lo largo del siglo XVI dio sus mejores frutos, por el bien de su Rey y de España.

(1) « Relación hecha por el licenciado Palacio al rey don Felipe II, en la que se describe la provincia de Guatemala, las costumbres de los indios y otras cosas notables » fue publicada por Juan Bautista Muñoz en el tomo XXXIX de su Colección. Formando parte de la ‹ Colección de documentos inéditos del Archivo de Indias › Publicado en Madrid 1866. Siendo traducida al alemán, francés e inglés. Puede ser considerada como la mejor obra clásica, más exacta y mejor informada que se ha escrito sobre la materia.

Aclaración: La falta de tildes en la mayor parte de lo escrito no es por olvido, sino por intentar mantener la gramática del siglo correspondiente al biografiado.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 25, 1924, página 791.

Fernández de Navarrete, Martín.: Biblioteca Marítima Española. Obra póstuma. Madrid. Imprenta de la Viuda de Calero. 1851.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval. Madrid. 1973.

Compilada por Todoavante.

About the author

Comments

Comments are closed.