Biografía de don Donato Domas Gris

Posted By on 23 julio, 2012

Jefe de escuadra de la Real Armada Española.

I Marqués del Bloqueo.

Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos.

Fue bautizado en la parroquia de Santa María de Cartagena el 28 de junio de 1697. Sus padres fueron don Donat Daumas y doña Lucía de Gris.

Comienza a saberse de él, al ingresar en la escuadra de galeras como aventurero sin plaza el día 22 de junio del año de 1691, en la galera Santa Ana, siendo poco después ascendido a soldado en el mismo buque, participando en la defensa del puerto de Alicante cuando fue atacado por una escuadra francesa.

En este mismo año se unieron las galeras a la escuadra de galeones del Océano y se enfrentaron en el mes de julio, a una escuadra francesa también compuesta de galeras y galeones, ante la presencia de la española la enemiga abandonó las aguas de la ciudad de Alicante.

En el mes de marzo del año de 1692, pasaron las galeras a socorrer la plaza de Orán, transportando tropas y municiones, al terminar aquí la misión, fueron destacadas a transportar los Tercios de Granada, desde la ciudad de Málaga a la de Barcelona, quedando en aquellas aguas como protección.

Posteriormente en el año de 1694, sufrió el bloqueo de la escuadra francesa estando en el puerto de los Alfaques, al romperlo salierosn con rumbo Sur para llevar los socorros a la plaza de Ceuta, que estaba siendo asediada por los moros, permaneciendo en esta ayuda las escuadras de Sicilia y Génova, realizando varios viajes entre la plaza sitiada y las poblaciones peninsulares para cargar y transportar los socorros a la ciudad sitiada, a lo largo de todo el año de 1695.

El día 25 de junio del año de 1696, las escuadra de Nápoles y Sicilia, atacaron el puerto de Begut, en el que se encontraban veintidós velas con bastimentos para el ejército de francés, siendo apresadas; se unió a estas dos escuadra la de las galeras de España, pasando a una de éstas, para llevar a cabo un ataque contra una escuadra francesa, a la que pusieron en franca huída y el día 26 de noviembre con la misma galera de las de España, atacaron a una saetía y un pingue de la regencia de Argel, resultando en el combate los dos buques enemigos apresados.

De nuevo en el año de 1697 pasó como aventurero a la escuadra de galeras de Sicilia y al poco tiempo se le nombró soldado en ellas, siéndole entregado medio escudo más de sueldo, por decreto del capitán general de la escuadra don Manuel de Silva.

El día 23 de septiembre del año de 1701 se hallaba en Nápoles, contribuyendo a deshacer el tumulto que se formó en esta ciudad, consistiendo su hazaña en transportar cincuenta y dos quintales de pólvora, siendo cargados en la Torre de la Anunciada y entregarlos en la ciudad de Nápoles, sobre todo el desembarcarla fue lo peligroso, ya que estaban recibiendo fuego de los amotinados; por su ejemplar actuación S. M. con fecha del día 1 de julio de año de 1702, le otorga un escudo más de sueldo, por su buena fama el día 18 de marzo del año de 1707 se le dió el mando de la Nuestra Señora de la Gracia.

Por sus méritos el gobernador de la escuadra don José de Moncada, le confiere con fecha del día 20 de agosto del año de 1709 el mando de la galera Patrona de la escuadra de Sicilia, con la que acudió al socorro de Gaeta que estaba siendo sitiada, consiguiendo con su aparición poner en fuga a los enemigos. En una ocasión en que estaba de crucero, avistaron una vela enemiga a la cual dieron caza, apresándola y consiguiendo una excelente carga de trigo que portaba, siendo en la época muy valioso.

El día 1 de marzo del año de 1710, se le entregó el mando de la galera Concepción, que era la capitana de las de Sicilia, por sus méritos se le otorgó el grado de capitán de infantería continuando en el mismo buque ya en el año de 1710 y por último, con fecha del día 11 de julio del mismo año se le dio el nombramiento de capitán de Mar y Tierra, firmado por el duque de Uceda. En este año, al mando de dos galeras realizó varios viajes, cargado de trigo entre Augusta y la asediada plaza de Messina, unos días después divisaron una tartanas napolitanas que navegaban con rumbo a Messina para llevar provisiones al ejercito sitiador, las atacó y se apresaron a dos de ellas, que fueron al mismo lugar pero para las tropas españolas.

En el año de 1711 se le ordenó incorporarse con su galera a la escuadra del mando de don Andrés del Pez, participando en varios combates, así como en el año de 1714 estuvo con la misma escuadra y general en el sitio de la ciudad Condal, permaneciendo en estas aguas, ya que a pesar de no ser buques idóneos en ésta época, su posibilidad de navegar con independencia del viento, les hacía muy útiles sobre todo en misiones de guarda costas.

Poco después pasó a la escuadra del mando de don Pedro Gutiérrez de los Ríos, en la que se le dió el mando de la galera San Miguel, tomando parte en la reconquista de la isla de Mallorca. Por este hecho de armas en que otra vez se distinguió, con fecha del día 8 de junio del año de 1715 se le nombró capitán de la galera que ya mandaba, pero interinamente.

Y en el año de 1717 al mando de su galera formó parte de la escuadra del marqués de Mary, participando en la reconquista de la isla de Cerdeña, donde quedó de guarda.

En el año de 1718 formó parte de la escuadra del general Gaztañeta, siendo los que trasportaban a las tropas del marqués de Lede, desembarcándolas en Messina y Palermo, por lo que se halló en el ataque sin declaración de guerra previa de la escuadra británica al mando del almirante Byng, contra la española del general Gaztañeta, de la que se pudieron librar las galeras por su poco calado navegando muy pegadas a tierra, arribando todos los bajeles que estaban al mando de su Gobernador don Francisco de Grimau a la ciudad de Palermo, desde donde zarparon para arribar al puerto de Cartagena que era su base principal.

En el año de 1720 formó parte de la escuadra que llevó los socorros a la ciudad de Ceuta, que cayó al poco tiempo por una astuta maniobra llevada a cabo precisamente por orden superior las galeras, quedando de guarda en sus aguas, consiguió apresar a ocho buques berberiscos que intentaban socorrer a los suyos.

Se le pierde la pista hasta el año de 1738, en que por la unificación de mandos de las nuevas Leyes se le asciende al grado de jefe de escuadra de galeras, estando al mando de las distintas divisiones que aún pervivían de este tipo de buques.

Recibió orden de arribar a la Provenza y encontrándose en el puerto de Saint Tropez en la noche de los días 24 a 25 de junio del año de 1742 al mando de su división de cinco galeras, fue atacado por una división de navíos al mando del comodoro Norris, que pertenecía a la escuadra del almirante Mathews, siendo destacada especialmente para bombardear el puerto y como éste no tenía defensas, las galeras no podían defenderse dado su poco volumen de fuego comparado con el que presentaba el enemigo, no obstante se mantuvieron en sus puestos haciendo todo lo posible, pero llegado el momento en que las vasos comenzaron a saltar hechos astillas e incendiarse, por efecto del fuego enemigo y dos brulotes que les fueron lanzados, al estar fondeadas no pudieron esquivarlos, siendo envueltas en un voraz incendio viéndose obligados a abandonarlos.

Pasando casi todos a tierra, donde con las pavesadas de las galeras que se pudieron salvar, formaron una estacada cerrada en guarnición, donde se emplazó la artillería ligera desembarcada de los buques, con ella se efectuaron algunos disparos muy certeros, está decidida actitud convenció al enemigo de no realizar su previsto desembarco, pues de hecho ni lo intentaron.

Los buques y dotaciones destruidos eran los siguientes:

Galera Patrona, capitán don Pedro Monti. Con setenta y cinco de mar; cincuenta y ocho de infantería; al remo: ciento noventa y dos forzados y ciento nueve esclavos. Total cuatrocientos treinta y cuatro hombres.

San Felipe, capitán don Felipe de Borja. Con sesenta de mar; sesenta y tres de infantería; al remo ciento setenta y nueve forzados y noventa y seis esclavos. Total: trescientos noventa y ocho hombres.

Soledad, capitán don Antonio Rabo. Con cincuenta y nueve de mar; setenta y dos de infantería; al remo: cientos sesenta y un forzados y noventa y cuatro esclavos.

Santa Teresa, capitán don Pedro Texedo. Con cincuenta y seis de mar; cincuenta y nueve de infantería; al remo: ciento setenta y tres forzados y setenta y tres esclavos. Total trescientos sesenta y un hombres.

Y San Genaro, capitán don Francisco Mazon de Lima. Con sesenta y uno de mar; cincuenta y cinco de infantería; al remo: doscientos cuatro forzados y noventa y ocho esclavos. Total cuatrocientos dieciocho hombres. Salvándose de la destrucción solo la San José que se había quedado en Antivo (Antibes) como buque hospital.

Regresaron por tierra a Cartagena, donde como era lógico les esperaba el consabido Consejo de Guerra junto a sus oficiales por la pérdida de las naves; de la sentencia dada por el tribunal emanó la siguiente Real orden:

« Habiendo mandado el Rey pasar al Consejo el proceso y documentos causados sobre la conducta del Jefe de Escuadra de galeras D. Donato Domas, en la quema hecha por los cuatro bajeles de guerra ingleses, en el puerto de San Trope, la noche del 24 de junio del año próximo pasado a las cinco de su mando nombradas, Patrona, San Felipe, Soledad, Santa Teresa y San Genaro, para consultarse la determinacion que deberia tomarse, así con el comandante como con los capitanes y oficiales que se hallen suspensos de sus empleos; y ejecutándolo el Consejo y manifestando, no halla cargo en el expresado comandante y menos en los oficiales y capitanes, que en todo se arreglaron á sus órdenes; ni tiene por justo padezcan en su honor, antes si reflexionando el caso y sus circunstancias, le parece han acreditado su buena conducta y celo al Real servicio, cumpliendo su obligación con acierto. Ha resuelto S. M. con su acostumbrada justificación, conformándose en el Consejo, restituir á sus empleos al citado D. Donato Domas, capitanes y oficiales; y que se les abonen sus respectivos sueldos del tiempo de suspension, dándose S. M. por bien servido de cuanto ejecutaron en tan inopinado conflicto. Particípolo á V. de órden de S. M. para que pasando la conveniente á los oficios de la escuadra de galeras, conste en ellos esta resolución y tenga el debido efecto su cumplimiento. — Dios guarde á V. muchos años como deseo. — Madrid 5 de julio de 1745. — El Marqués de la Ensenada. — Sr. D. Andrés de Bertodano »

Se reincorporó a su puesto y mando, pero ya poco habían de hacer las galeras muy superadas por buques mucho más poderosos, así por Real orden del día 28 de noviembre del año de 1748 fue disuelto el cuerpo de Galeras del Mediterráneo, también los navíos del Océano y los galeones de Indias, pasando a formar parte del Cuerpo General, junto a su jefe el capitán general de ellas conde de Fernán Núñez, con toda la antigüedad de sus empleos.

No se sabe la fecha ni el lugar de fallecimiento, pero coinciden las fuentes en que debió de ser al poco tiempo de pasar al Cuerpo General y en la misma ciudad de Cartagena donde ya tenía residencia, por haber nacido en ella y los muchos años de permanencia de en la misma por ser la base de las galeras, en las que prácticamente estuvo durante toda su carrera militar.

Bibliografía:

Documento. En la Revista de Historia Naval nº 111. Instituto de Historia y Cultura Naval Armada Española. Madrid, 2010. Pág. 101 a 109.

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1968. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Enciclopedia Universal ilustrada. Espasa. Tomo 18, páginas 1801 y 1802.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra. Madrid 1895-1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid 1873.

Vargas y Ponce, Joseph de.: Catálogo de la Colección de Documentos. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1979.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.