Biografía de don José Francisco Díaz de San Vicente y Olarte

Posted By on 28 diciembre, 2009

Biografía de don José Francisco Díaz de San Vicente y Olarte

Teniente general de la Real Armada Española.

Cortesía del Museo Naval de Madrid.

Vino al mundo en la ciudad de Vitoria, a lo largo del año de 1711.

Pidió y se le concedió carta-orden de ingreso en la Compañía de guardiamarinas del Departamento de Cádiz, sentando plaza el día veintidós de febrero del año de 1727.

Al terminar con provecho sus estudios teóricos, recibió la orden de embarcar en la flota del marqués de Mary, con la que zarpó de la bahía de Cádiz en el año de 1729, con rumbo a Tierra Firme realizando las arribadas en los puertos de costumbre, para recoger los caudales de la Hacienda y regresar a la Península, verificando su arribada de regreso a la bahía de Cádiz el día dieciocho de agosto del año de 1730.

Sin descanso pasó a sucesivamente a varios buques, con los que realizó el corso en contra de las regencias berberiscas.

Dejó este servicio para acudir a Alicante y embarcarse en la escuadra del general don Francisco Cornejo, la cual zarpó el día quince de junio del año de 1732, dando escolta a los mercantes que transportaban al ejército del mando del duque de Montemar, para la toma de la plaza de Oran donde ya demostró su valor.

A su regresó su buque quedo incorporado a la escuadra del conde de Clavijo, que zarpaba del puerto de Barcelona el día cuatro de diciembre del año de 1733, con tropas para los reinos de Nápoles y Sicilia, permaneció en esta aguas hasta quedar pacificada la situación, embarcó en la división del general don Gabriel Alderete, con la que se puso rumbo a la bahía de Cádiz, en el trayecto el día seis de octubre del año de 1734 se encontraron con un jabeque argelino del porte de 16 cañones, el cual fue apresado.

En el año de 1736 pasó a la flota del mando del general don Manuel López Pintado, cruzando el océano y tocando en los puertos de Tierra Firme de costumbre, y por último el de la Habana, regresando con los caudales a la bahía de Cádiz arribando los días veintisiete y veintiocho de agosto del año de 1737.

Un tiempo después pasó a la división del mando del general don Blas de Lezo, con la que navegó hasta Cartagena de Indias, aquí se encontraba en el año de 1741 cuando la gran armada británica al mando del almirante Vernon intentó en vano la conquista de tan importante punto, pero no lo consiguió a pesar de las medallas ya acuñadas alabando su victoria; en uno de los combate finales cayó herido muy grave.

Ya recuperado de su herida se le transportó a la Península, arribando a la bahía de Cádiz donde quedó destinado, hasta que en el año de 1747, se le ordenó embarcar en el navío Glorioso que a las órdenes de don Pedro Mesía de la Cerda, iba a realizar un tornaviaje para transportar los caudales.

A su regreso se encontraron con una división británica, que quiso apoderarse del navío y su cargamento, éste consiguió arribar al puerto de Corcubión y dejar a salvo el dinero, regresando a la mar después de reparar las averías sufridas en el primer combate, quiso arribar a Ferrol pero los vientos contrarios se lo impidieron, por lo que tuvo que poner rumbo al Sur, sobre el cabo de San Vicente, fue de nuevo acosado por varios enemigos, consiguiendo hacer saltar por los aires a un navío británico, al terminársele la munición se tuvo que rendir, habiendo sido herido Díaz en el último combate que era el número cinco de ellos mantenidos sin descanso. (Ver combate del Glorioso)

Fue canjeado como el resto de la dotación en la misma ciudad de Lisboa, por lo que en muy poco tiempo ya estaba de nuevo en Cádiz, al terminar de recuperarse se le ordenó embarcar en el navío América, que en conserva con el Dragón y al mando de don Pedro Stuard realizaban el corso contra los berberiscos.

En aguas del Cabo de San Vicente en el año de 1751 se encontraron con el Danzik, capitana de Argel y el Castillo Nuevo, entablando un combate que duró cuatro días, con el hundimiento del Danzik y la huída del Castillo Nuevo. (Ver combate)

En el año de 1753 pasó destinado al Departamento de Ferrol, estando en él, recibió una Real Orden con fecha del día veinte de marzo del año de 1754 en la que se le notificaba su ascenso al grado de capitán de fragata y con ella el destino de subinspector de los Batallones de Marina del mismo Departamento.

Permaneció en este destino hasta el día uno de mayo del año de 1758, por habérsele otorgado el mando del navío Campeón, pasando sucesivamente a mandar los Glorioso 2º, Soberbio y Diligente, realizando con todos ellos misiones en las costas de Galicia y mar Cantábrico, e incorporado a la escuadra del conde de Vega-Florida, navegó por el canal de la Mancha.

Por Real Orden del día quince de julio del año de 1760, se le asciende al grado de capitán de navío, por lo que se le otorgó el mando del Diligente y a petición suya, una licencia para restablecer su salud.

A principios del año de 1764 se presentó en Ferrol ya restablecido, con fecha del día veinticuatro de abril se le otorgó el mando de navío Guerrero, volviendo a realizar cruceros sobre las costas de Galicia y el mar Cantábrico, posteriormente realizó un tornaviaje a las islas Canarias como transporte cargado de tropas.

Un tiempo después pasó a mandar el Diligente, con el que navegó por el canal de la Mancha y visitó los puertos franceses de la costa Atlántica, a su regreso se le desembarco con fecha del día treinta de mayo del año de 1771, quedando a las órdenes del jefe de escuadra don Pedro Castejón que era el Inspector General de Arsenales.

Por ausencia de su Jefe por Real Orden del día veintidós agosto del año de 1772, se hizo cargo interinamente del puesto, pero poco después se le dio en propiedad el de Subinspector de Almacenes y repuestos de los buques de la Real Armada, desarrollando un gran trabajo de acopio de ellos a parte de aplicar las nuevas Ordenanzas de los Arsenales, lo que le valió una gratificación por Real Orden de ochenta escudos por mes.

Por Real Orden de fecha del día veinte de diciembre del año de 1774, se le ascendía al grado de jefe de escuadra, (aún no estaba aplicado el grado de brigadier), por lo que cesó en su destino anterior y quedó afecto al Arsenal de Ferrol.

Por cesar el mando de la Comandancia General del Departamento, se le confirió éste interinamente el día tres de diciembre del año de 1775, hasta que por Real Orden del día treinta de marzo del año de 1776 se le otorgó en propiedad.

Por una Real Orden del día veinticuatro de abril del año de 1779, se le asciende al grado de teniente general, al mismo tiempo y por toda la labor realizada a lo largo de su dilatada carrera se le concede la Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III, que lo es pensionada.

Estando en este alto puesto, le sobrevino el óbito el día dieciséis de febrero del año de 1783.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1968. Compilada por José Mª Martínez-Hidalgo.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 18. 1915, páginas 894 y 895.

González de Canales, Fernando.: Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2000.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid 1873.

Compilada por Todoavante.

About the author

Comments

Comments are closed.