Biografía de don Esteban Rodríguez

Posted By on 16 agosto, 2012

Fue nombrado Piloto Mayor, por la Casa de Contratación de Sevilla.

Nació en la ciudad de Huelva, en año desconocido.

Con este título se hizo a la mar el día 21 de noviembre del año de 1564, desde el puerto de Navidad, en el virreinato de Nueva España en su costa del océano Pacífico, en la expedición que estaba al mando del general don Miguel López de Legazpi, con la misión de encontrar las Indias Orientales, siendo el descubridor por ello de las denominadas islas Filipinas, en honor al Rey de España.

A su descubrimiento y como piloto mayor, se le encomendó la comisión de ir costeando, para averiguar la grandeza de la proeza.

Tomando como base de partida, el mejor fondeadero que se había encontrado en su primera exploración, que era el puerto de Loay, en sus idas y venidas, descubrió la isla de Pamilacán.

Viendo que las islas se sucedían, prosiguió su viaje a pesar de estar programado par seis días de duración, con los víveres y agua suficientes para ese tiempo.

Por lo que fue costean y descubriendo las islas de Fuegos, Sequidor y Negros; todo esto le llevó veinte días, por lo que se sufrió hambre y sed, además de encontrarse en alguna apurada situación.

Cuando por fin regresaron al puerto de partida, uniéndose con ello a la capitana, la alegria fue máxima, pues el propio Legazpi que había ordenado la exploración, y que estaba esperando su llegada junto al resto de la expedición, ya les daba por desaparecidos.

El día 1 de junio del año de 1565, Rodríguez se hizo a la mar, como se le llamaba entonces « a la buena ventura », embarcado en la nao San Pedro con la intención de regresar a Nueva España, pero por una ruta desconocida hasta entonces y atravesando prácticamente todo el océano Pacífico.

El capitán de mar y tierra, que estaba al mando del vaso era don Felipe de Salcedo, que sólo contaba con diecinueve años de edad y era nieto de Legazpi.

En la nao viajaba también el padre de la Orden de los Agustinos, fray Andrés de Urdaneta, que era un entendido en cosmografía y célebre por sus actuaciones al pilotar naves en descubrimientos.

Esteban Rodríguez, figuraba, tanto en el viaje de ida como en el de regreso, como Piloto Mayor de la nao y por su afición a dejar las singladuras claras, escribió el diario del viaje de vuelta.

En la nao también iba Rodrigo de Espinosa, que había sido el piloto en el viaje de ida del galeoncete San Juan.

En el viaje ya pasados unos meses de él se desató la « peste de las naves », que no era otra enfermedad que el escorbuto, de tal modo se sufrió a bordo, por su causa al llegar a Nueva España, solo quedaban a bordo dieciocho hombres, que pudieran hacer alguna labor a bordo, por lo que ya habían fallecido dieciséis, entre ellos el maestre Martín Ibarra.

El viaje lo rindió Rodrigo de Espinosa, pues Esteban Rodríguez, había fallecido el día 27 de septiembre, pero no lo hizo al puerto de partida, La Navidad, por el que pasó el día 1 de octubre, sino que continuó viaje hasta el de Acapulco, fondeando el día 8 del mismo mes, por orden de Fray Andrés de Urdaneta.

Por lo que el diario fue terminado por Rodrigo de Espinosa, por el fallecimiento de Esteban Rodríguez.

Pero según todos lo autores que reflejan este viaje, le dan el valor del éxito de su regreso al padre agustino Andrés de Urdaneta, pues éste ya embarcó en la expedición de don Miguel López de Legazpi, cuando esta zarpó para la colonización de las islas Filipinas y por Real cédula de don Felipe II y con el título de Piloto Mayor de ella en la que entre otras cosas se decía: « para el descubrimiento de la derrota de regreso, como estaba prevenido en las instrucciones de la Corte »

En un epílogo de una obra se relaciona la siguiente frase: « Este viaje fue muy trabajoso para Urdaneta, por el cuidado de gobernar la nave y anotar sus rumbos, vientos y escollos, que le impedían dormir de noche y por las enfermedades de la tripulación y muerte de parte de ella, incluso uno de sus pilotos (Esteban Rodríguez), habiendo sido nulo el otro por efecto de sus padecimientos (Rodrigo de Espinosa) »

Dejó escritos: « Relación de la navegación que hizo el armada de S. M. á cargo del general Miguel López de Legazpi desde 21 de noviembre de 1564, que salió del puerto de Navidad, hasta su llegada á la isla de Zubú de las Filipinas; y de lo ocurrido en su conquista: con observaciones sobre la variación de la aguja, etc. »

« Cuatro relaciones ó derroteros de la navegación de dicha armada desde el de la Navidad hasta las Filipinas: por el mismo Esteban Rodríguez, y los pilotos Pierre Plin, francés, de la nao capitana; Jaime Martínez Fortun y Diego Martín, de la nao almiranta; y Rodrigo de Espinosa, del patax San Juan »

Y se hallan en colocación inmediata:

« Dos declaraciones dadas en la mar á 9 de julio y 18 de septiembre de 1565 de orden del capitán de dicha nao Felipe de Salcedo, nieto del general Legazpi, por el mismo Estéban Rodríguez y el piloto Rodrigo de Espinosa, del camino que había desde el puerto de la Navidad á la isla de Zubú; y del que habían andado desde esta hasta dicho 18 de septiembre que vieron tierra de las Californiasá los 33 ¼º N. etc. »

« Dos derroteros de la navegación de las islas de Poniente á Nueva-España, por los mismos Estéban Rodríguez y Rodrigo de Espinosa, hasta 14 de septiembre de 1565, por haber muerto el primero el día 27 de este mes. »

Bibliografía:

Arteche, José de.: Urdaneta, El dominador de los espacios del Océano Pacífico. Espasa-Calpe. 1943.

Enciclopedia General de Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández de Navarrete, Martín. Biblioteca Marítima Española. Obra póstuma. Madrid, 1851.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Museo Naval. Madrid, 1973.

Sanz y Díaz, José.: López de Legazpi, fundador de Manila 1571-1971. Publicaciones Españolas. Madrid, 1971.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.