Balandra Fox

Posted By on 19 noviembre, 2012

Balandra británica capturada.

Armada con 10 cañones.

En noviembre de 1780 se encontraba patrullando el estrecho de Gibraltar con los buques al mando de don Antonio Barceló. El 14 de noviembre, al mando del teniente de fragata don Pablo Estapar, cortó el paso de una tartana británica, huyendo sus tripulantes a la plaza en una lancha. El teniente Estapar, bajo los fuegos de los cañones británicos, logró acercarse a la tartana y llevarla presa a Estepona.

Al amanecer del 21 de diciembre, cuando se encontraba en Ceuta, al mando del teniente de fragata don Pablo Estapar, descubrió una vela sospechosa y se hizo a la vela. Tras dos horas de caza la alcanzó con la ayuda de remos, por la calma que había en el estrecho, y los de la lancha de la balandra, que había sido destacada al mando del alférez de fragata don Diego de Fuentes, segundo en el mando de la balandra. El buque alcanzado era una balandra de guerra británica, armada con 16 cañones de a 8 libras, otros 2 a proa y dos guardatimones.

A pesar de su menor tamaño, armamento, con sólo 10 cañones de a 2 libras, y tripulación, pues sólo disponía de 35 hombres y 80 el buque británico, Estapar decide atacarlo y abordarlo, pero es rechazado por la artillería enemiga, separándose la balandra española a reparar los daños en la arboladura. Aprovechando unas ráfagas de viento, intentó de nuevo el abordaje que resultó encarnizado y sangriento. En la tripulación española murieron el piloto, el práctico y el patrón del bote, 10 heridos graves y otros 8 heridos de menor consideración. Las averías en la balandra española eran muy graves, perdido el palo mayor y varios balazos en el casco, algunos a flor de agua. A pesar de todo ello, la balandra británica huyó, perseguida hasta la misma plaza de Gibraltar.

Mientras ocurría el combate, los jabeques españoles no salieron de Algeciras por falta de viento, y las lanchas cañoneras comenzaron a disparar cuando la balandra enemiga tenía Gibraltar a su vista y era imposible capturarlo. Estapar fue promovido a teniente de navío, Diego de Fuentes a alférez de navío y las familias de los fallecidos recibieron los subsidios que previenen las Ordenanzas.

En octubre de 1782 formó parte de la 2ª División de buques destinados a atacar al convoy británico en su salida de Gibraltar. La escuadra al mando de Córdoba se enfrentaría a la escuadra y convoy británico en la batalla naval de cabo Espartel.

Bibliografía:

Gaceta de Madrid, nº 2. Viernes, 5 de enero de 1781, páginas 18-19.

Paula Cuadrado, Francisco de.: Elogio histórico del Excmo. Sr. Don Antonio de Escaño. Imprenta Real Academia de la Historia. Madrid, 1852.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería biográfica de los Generales de Marina. Tomo IV. Madrid, 1873.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.