Fragata Gerona 1865

Posted By on 31 diciembre, 2012

 

Fragata de hélice construida en Cartagena, en 1864. La construcción de las fragatas Gerona y Almansa se ordenó el 4 de julio de 1861. Eran de similares

Fragata de 1ª clase Gerona.

Fragata de 1ª clase Gerona. Colección de don José Lledó Calabuig.

características y no gemelas, pues hacer dos buques idénticos en diferentes astilleros, era prácticamente imposible.

Se colocó su quilla el 21 de octubre de 1861 y fue botada el 22 de marzo de 1864. Entrada en servicio en mayo de 1865.

Con un desplazamiento de 3.980 toneladas, era de casco de madera, con dos máquinas de 600 caballos nominales, dando una velocidad de 9 hasta 12 nudos. Podía llevar 650 toneladas de carbón. Tenía aparejo de fragata, con bauprés y tres mástiles.

Medía 81 metros de eslora, 15,4 de manga, 7,41 de puntal y 6,33 de calado. Tripulada por 549 a 600 hombres.

Armada con 34 cañones lisos de 20 cm, 14 de 16 cm (6 lisos y 8 rayados) y 6 de bronce para las embarcaciones menores. Su coste ascendió a 3.664.243,23 pesetas.

Al entrar en servicio fue destinada a Cádiz, donde se formó una división para operar en el Atlántico a causa del conflicto con Chile y Perú, compuesta por las fragatas de hélice Príncipe de Asturias, Navas de Tolosa y Gerona.

En una de las salidas, el 22 de agosto de 1866 capturó en aguas de Madeira, cerca de Funchal, a la corbeta de hélice chilena Tornado, cuando navegaba de Inglaterra a Chile. La corbeta superaba en velocidad a la fragata española. El capitán de navío don Benito Ruiz de la Escalera, comandante de la Gerona, ordena al jefe de máquinas que las forzase al máximo. El jefe de máquinas, que era inglés por estar éstas en garantía, le contestó que no podía hacer imposibles. Ruiz de la Escalera lo destituyó y puso en su lugar al segundo maquinista, que forzó las máquinas y pudo realizar la fragata varios disparos de aviso. La corbeta, que no estaba armada, tuvo que rendirse. La corbeta se incorporó a la Armada española con el mismo nombre.

Al finalizar la guerra del Pacífico, la fragata es destinada a la escuadra del Mediterráneo. En septiembre de 1868 se producen varias revueltas revolucionarias, conocidas como la “Gloriosa”. Varios mando de la Armada se unen a la sublevación en Cádiz. Al brigadier don Juan Bautista Antequera y Bobadilla, comandante de la escuadra del Mediterráneo, se le ordena zarpar de Cartagena y poner rumbo a Cádiz para apoyar a las tropas del teniente general Caballero de Rodas que luchan contra los sublevados. La escuadra estaba compuesta por las fragata blindadas Zaragoza, insignia de Antequera desde el 10 de diciembre, Tetuán, las fragatas de hélice Gerona, Villa de Madrid, vapor Isabel II y goleta Ligera. La escuadra fondeó frente a Málaga el 1º de enero de 1869 para sofocar la revuelta que estalló en la ciudad. Sofocadas las revueltas, la escuadra de Antequera regresó a Cartagena, haciéndose de nuevo a la vela el 30 de enero hacia la bahía de Santa Pola, donde permaneció alistada unos tres meses, mientas los políticos discutían la nueva Constitución.

La fragata Gerona es destinada al apostadero de la Habana. Allí tomó parte en varias operaciones en la llamada guerra de los diez años, causada por la primera insurrección cubana. En 1870 tomó parte en el apoyo de un desembarco en la ensenada de Cochinos y ciénaga de Zapata, donde se capturó al coronel insurrecto don Antonio Rodríguez Feo. Regresó a Cartagena en 1877. En 1870 se le había cambiado su armamento y quedó con 32 cañones de 20 cm y 14 cañones rayados de 16 cm (8 en el alcázar y 6 en el castillo).

En 1881, formando en la escuadra de Instrucción, realizó unas maniobras en aguas gallegas el 9 de agosto, presididas por los reyes. La escuadra estaba compuesta por las fragatas Sagunto, Zaragoza, Almansa, Gerona, Villa de Madrid y cañonero Pelícano. Los reyes embarcaron el 13 de agosto en la fragata Sagunto para dirigirse a La Coruña. Se habían incorporado la corbeta Tornado y la goleta Ligera. El 15 de agosto entraron en Villagarcía de Arosa. Zarparon de nuevo el 18 de agosto y entraron al día siguiente en Vigo. Embarcados los reyes en el Pelícano, llegó la escuadra a Bayona el 25 de agosto. Escoltó a los reyes en su visita a las rías gallegas y estuvo presente en la puesta de la quilla del crucero Reina Cristina, el 12 de agosto de 1881.

En 1883, tras abandonar la Escuadra de Instrucción, fue buque escuela de cabos de cañón, relevando a la fragata Villa de Madrid. Se montó artillería moderna. Ya en 1870 sus 14 cañones de 160 mm eran todos rayados, pero en 1883 fue totalmente modificada, quedando con 17 cañones entubados de 16 centímetros, 2 “Armstrong” de 15 cm, 2 cañones “Krupp” de 15 cm, 8 “Hontoria” (2 de 16 cm, 4 de 9 cm y 2 de 7 cm) y 3 ametralladoras. Por la misma época se cambiaron sus calderas por otras construidas en Cartagena, las cuales no dieron el resultado que se esperaba.

A comienzos de 1885 se utilizó como buque escuela de marinería, relevando a la fragata de hélice Lealtad, sin dejar su empleo anterior como escuela de cabos de cañón.

Formó parte de la escuadra de Instrucción a comienzos de septiembre de 1885, escuadra al mando del vicealmirante don Juan Bautista Antequera y Bobadilla, formada por las fragatas acorazadas blindadas Vitoria y Numancia, las fragatas de hélice Almansa y Carmen, el crucero Navarra, el cañonero Paz y los torpederos Rigel y Cástor.

La escuadra al mando de Antequera, reunida en Mahón el 18 de marzo de 1886, estuvo preparada para zarpar rumbo al océano Pacífico en previsión de una guerra con Imperio alemán por la cuestión del archipiélago de las Carolinas. En 1887 se puso al mando del capitán de fragata don Juan Bautista Lazaga Garay.

El 20 de mayo de 1888 se reunió en el puerto de Barcelona, en la inauguración de la Exposición Universal, con varios buques de la Armada, la fragata blindada Numancia, insignia del contraalmirante y Ministro de Marina Rodríguez Arias, la fragata de hélice Blanca, los cruceros Navarra, Castilla, Reina Regente, Isla de Cuba, Isla de Luzón, cazatorpedero Destructor, vapor de ruedas Piles, transporte Legazpi y cañonero Cóndor.

En 1889 se incorporó a la escuadra de Instrucción. Era el buque insignia del comandante de la escuadra, el contraalmirante Carranza, ante la negativa del capitán de navío don Pascual Cervera y Topete, de que embarcara en el acorazado Pelayo al carecer de su artillería principal. Esta escuadra zarpó de Cádiz en septiembre de 1889 y fondeó en Tánger para hacer varias reclamaciones al sultán de Marruecos, a causa de varias agresiones a buques y ciudadanos españoles. Los buques que salieron de Cádiz eran el acorazado Pelayo, la fragata Numancia y el crucero Castilla. En Alhucemas se reunieron con la fragata Gerona y el crucero Isla de Luzón. Mientras tanto, los cruceros Navarra e Isla de Cuba llegaron a Alhucemas procedentes de Tánger.

En 1891 se volvió a modificar su artillería, quedando con 16 cañones “Palliser” de 16 cm, 6 “Hontoria”, de 9 y 7 cm, 1 cañón “Hotchkins” de 37 mm y 2 ametralladoras “Nordenfelt” de 25 mm.

En 1893 realizó varias comisiones en la guerra de Melilla, conocida como primera guerra del Rif, con la escuadra del contraalmirante Zoilo Sánchez Ocaña, formada por los cruceros Reina Mercedes, Alfonso XII, Conde de Venadito, Isla de Luzón, Isla de Cuba y cañonero Cuervo. La fragata Gerona realizó varios transportes de materiales y tropas de Málaga a Melilla, unidades del ejército al mando del general Martínez Campos. Sánchez Ocaña fue sustituido en el mando de la escuadra, a finales de noviembre de 1893, por el contraalmirante Díaz Moreu. A la escuadra se incorporaron varios buques como los cruceros Navarra y Marqués de la Ensenada.

A partir de 1895 comenzó a servir como buque pontón, depósito de marinería, en Cádiz. Cercana al final de su vida activa, en 1896 quedó su armamento reducido a 6 cañones “Hontoria” y 2 ametralladoras.

Fue dada de baja en enero de 1899 y vendida para su desguace en 1901.

Bibliografía:

Blanco Núñez, José María.: La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia S.A., 2011.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2009.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Piñera y Rivas, Álvaro de la.: “El almirante Juan Bautista Antequera y Bobadilla y su vinculación con la región murciana”. Revista Murgetana. Año 1990, nº 82.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: La Armada española, la campaña del Pacífico, 1862-1871. España frente a Chile y Perú. Aqualarga Editores. Madrid, 1999.

Rodríguez González, Agustín Ramón y Coello Lillo, José Luis.: La fragata en la Armada española. 500 años de historia. IZAR. Construcciones Navales, S.A. 2003.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.