Fragata Lealtad 1861

Posted By on 2 enero, 2013

Fragata de hélice de 2ª clase Lealtad.

Fragata de hélice de 2ª clase Lealtad. Colección de don José Lledó Calabuig.

Fue la primera de una nueva serie de tres fragatas de hélice de 2ª clase con casco de madera. La construcción de las tres fragatas, Lealtad, Resolución y Triunfo, fue autorizada el 14 de septiembre de 1859.

Se puso su quilla en Ferrol el 2 de septiembre de 1858. Botada el 15 de octubre de 1860.

Desplazaba unas 3.200 toneladas y medía 70 metros de eslora, 14 de manga, 7,33 de puntal y 6,16 de calado.

Su máquina Penn era de una potencia de sólo 500 caballos nominales, que la daban de entre sólo 9,5 hasta los 11 nudos, según las épocas. Podía llevar 500 toneladas de carbón. Tenía aparejo de fragatas, con bauprés y tres mástiles. Su dotación era de 500 hombres.

Armada con 14 cañones de 20 cm (68 libras), 26 cañones de 16 cm (32 libras) y 4 menores de bronce para las embarcaciones menores. Costó 3.518.068 pesetas.

Entró en servicio el 6 de septiembre de 1861, siendo destinada al apostadero de la Habana, al mando del capitán de navío don Pedro Albar del Castillo y Udias. Tomó parte en la expedición a Méjico con la escuadra al mando de don Joaquín Gutiérrez de Rubalcaba.

Durante la guerra del Pacífico, quedó destinada en el apostadero de la Habana junto a la fragata Nuestra Señora del Carmen.

De regreso en la península, se encontraba en Cádiz cuando, en septiembre de 1868, comenzó la revolución, conocida como “Gloriosa”, iniciada por Prim y Topete y que finalizó con el destronamiento de la reina Isabel II.

En su siguiente comisión importante regresó a la isla de Cuba para someter una insurrección en la isla. Se reformó su artillería en 1870, quedando armada con 20 cañones de 20 cm en batería, 6 cañones rayados de 16 cm en cubierta y uno a proa de 20 cm en colisa.

Regresó de la Habana a la península en 1882, incorporándose a la Escuadra de Instrucción, mandada por el contraalmirante don Luis Bula y Vázquez.

En febrero de 1883 se suprimió la artillería principal de la fragata, mientras sirvió como buque escuela de marinería, quedando artillada con 24 cañones lisos de 20 cm, 4 cañones Hontoria, 2 de 9 cm y 2 de 7 cm y 2 ametralladoras. En abril y mayo de 1883 visitó los puertos británicos de Southampton y Portsmouth en un viaje de prácticas.

En 1883 trasladó los restos mortales de don Casto Méndez Núñez de Ferrol a Cádiz para recibir sepultura en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando. A este acontecimiento se sumó la Royal Navy con los buques Minotaur, Agincourt, Sultan, Neptune, Achilles y Northumberland, con las insignias del vicealmirante sir William Montagu Dowell y el contraalmirante Wilson. Para esta comisión fondeó en Vigo el 4 de junio de 1883, donde embarcó los restos del almirante, que fueron desembarcados en Cádiz a las ocho y media de la mañana del 16 de junio.

En 1883 acompañó al príncipe heredero alemán en su viaje a Valencia, embarcado en la fragata Prinz Adalbert. La fragata Lealtad iba acompañada por las fragatas Numancia, Vitoria y Carmen.

En el verano de 1884 formó parte de la Escuadra de Instrucción, mandada por el contraalmirante don Francisco de Paula Llanos y Herrera. Con motivo de una visita de los reyes a Ferrol, embarcaron en la fragata Vitoria el 19 de agosto, escoltada en agosto de 1884 por las fragatas Numancia, Carmen y Lealtad y el cañonero Paz hasta La Coruña y Ferrol, donde se unió el crucero Navarra y siguieron la travesía por las rías bajas con éstos y otros buques de guerra, donde los reyes desembarcaron en Vigo el 25 de agosto.

A partir de comienzos del año 1885 permaneció desarmada, siendo sustituida como escuela de marinería por la fragata Gerona.

El 18 de marzo de 1886 fondeó en Mahón una escuadra de Instrucción a causa del conflicto con Alemania por la soberanía de las islas Carolinas. Estaba compuesta por las fragatas Numancia, Vitoria y Lealtad. Después se incorporó la fragata Almansa. El 24 de octubre se ordenó alistar otros buques de guerra. El gobierno temía que Alemania atacara las islas Baleares y las utilizaran como moneda de cambio en unas supuestas conversaciones de paz tras la guerra.

En 1890 estaba pendiente de ser carenada, siendo dada de baja en 1893, permaneciendo fondeada en Cartagena hasta ser vendida para su desguace en 1897.

Bibliografía:

Blanco Núñez, José María.: La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia S.A., 2011.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

González-Llanos Galvache, Santiago.: “La construcción naval en Ferrol durante el siglo XIX”. Cuaderno monográfico nº 29. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid. Noviembre 1996.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2009.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: La Armada española, la campaña del Pacífico, 1862-1871. España frente a Chile y Perú. Aqualarga Editores. Madrid, 1999.

Rodríguez González, Agustín Ramón y Coello Lillo, José Luis.: La fragata en la Armada española. 500 años de historia. IZAR. Construcciones Navales, S.A. 2003.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.