Fragata Arapiles 1869

Posted By on 10 enero, 2013

Fragata acorazada Arapiles.

Fragata acorazada Arapiles. Colección de don José Lledó Calabuig.

Fragata blindada construida en Inglaterra, en 1868. Su construcción se autorizó el 10 de abril de 1861, como una fragata de hélice de 4.478 toneladas y una máquina de 800 caballos de vapor nominales.

Se firmó el contrato con la firma inglesa el 15 de abril, colocando su quilla en el astillero de Londres el 1º de junio. Cuando llevaba un año en grada, el gobierno español decide convertirla en fragata blindada, firmando un nuevo contrato el 10 de enero de 1863.

Fue botada el 17 de octubre de 1864 y continuaron sus trabajos a flote. Hubo muchos retrasos en su construcción, por el encarecimiento de la mano de obra y materiales, las dificultades económicas españolas y el embargo por la guerra del Pacífico. El 14 de septiembre de 1868 fue entregada en Londres a una delegación española, zarpando rumbo a España el 6 de diciembre. Costó 6.601.672 pesetas.

Desplazaba 5.468 toneladas. Medía 85 metros de eslora, 16,48 de manga, 7,84 de puntal y 7,25 de calado. Tripulada por 530 hombres.

Tenía dos máquinas de 800 caballos nominales, movidas por 6 calderas y una hélice con los que podía alcanzar los 12 nudos de velocidad. Podía llevar 600 toneladas de carbón.

Poseía una coraza de hierro de 12 cm que cubría la mayor parte del casco desde la cubierta alta hasta 1,20 metros por debajo de la línea de flotación.

Estaba previsto que llevara 30 cañones de 20 cm, quedando armada en 1869 con 2 cañones rayados Armstrong de 300 libras (25 cm), 4 cañones Armstrong de 180 libras (20 cm) y otros 10 lisos de 20 cm, además de un cañón Armstrong de 20,3 cm en montaje de colisa en el castillo.

En 1870 se incorporó a la Escuadra de Mediterráneo, con base en Cartagena. La fragata estaba al mando del capitán de navío don Ignacio García de Tudela. El 30 de diciembre de 1870, cuando llegó al puerto de Cartagena Amadeo de Saboya, próximo rey Amadeo I, visitó la fragata Arapiles.

En conserva de la fragata de hélice Villa de Madrid se trasladó en marzo de 1871 de Cartagena a Tánger en misión diplomática, para hacer llegar al sultán de Marruecos las reclamaciones del gobierno español. En 1871 regresó de Argel al puerto de Barcelona al mando del capitán de navío don Ignacio García de Tudela y Prieto.

En Barcelona estaba fondeada la Escuadra de Mediterráneo, mandada por el contraalmirante don Jacobo Mac-Mahón y Santiago. También se encontraba en esta escuadra las fragatas Numancia, Méndez Núñez y Villa de Madrid. La fragata Arapiles recibe la orden de zarpar de Barcelona para visitar de nuevo el puerto de Argel, saliendo el 3 de mayo de 1871, para defender los intereses españoles ante una sublevación de la kabilas fronterizas, aprovechando la guerra franco-prusiana. La fragata llegó a Argel el 4 de mayo calmando los temores de los ciudadanos españoles. La mayor parte de los habitantes del pueblo de Palestra habían sido pasados a cuchillo, algunos de ellos españoles. La fragata salió de Argel el 27 de mayo.

Terminada su comisión en Argel, pasó la fragata a Nápoles el 30 de mayo para representar a España en una exposición marítima universal. Cuando se encontraba en Nápoles se preparó una expedición a Extremo Oriente, de carácter diplomático y científico. El 27 de junio de 1871 salieron de Madrid el arqueólogo don Juan de Dios de la Rada y Delgado, el helenista, diplomático e intérprete don Jorge Zammit y Romero y el arquitecto don Ricardo Velázquez Bosco. Los tres embarcaron en Nápoles en la fragata el 6 de julio. La fragata Arapiles seguía al mando del capitán de navío don Ignacio García de Tudela y Prieto. La dotación de la fragata estaba compuesta por 498 hombres. Zarpó de Nápoles la madrugada del 7 de julio y visitó los puertos de Mesina, Pireo, Besica, Chanak, en los Dardanelos, varios puertos de las islas del Egeo, pasando a la costa de Oriente Medio, donde recaló en Beirut, Jaffa, Alejandría. Ya de regreso entró en La Valetta, Malta y finalmente fondeó en Cartagena el 23 de septiembre de 1871.

Su siguiente destino fue el apostadero de la Habana, en 1872, para relevar a la fragata blindada Zaragoza. Cuando navegaba sobre la costa de Venezuela contra la piratería de la zona, sufrió una grave avería en Puerto Cabello, con peligro de perder la hélice. Entró en Port de France, isla Martinica, para reparar la avería, pero no disponían de recursos. Sólo de desmontó la hélice y se taponó el orificio. Se pensó en enviar la fragata a Nueva York, pero ante el peligro de realizar la travesía en esa época del año por los vientos del Norte, entró en Guantánamo en el otoño de 1872, esperando allí a la primavera siguiente para realizar el viaje a vela.

Permaneció en Cuba hasta el 8 de mayo de 1873, cuando salió rumbo a Nueva York con el vapor Isabel la Católica, la mitad del viaje a remolque y la otra mitad a vela. Llegaron a Nueva York el 26 de mayo. Una vez reparada, la fragata Arapiles salió de Nueva York el 23 de enero de 1784 y llegó a la Habana el 3 de febrero. Regresó a la península en 1877.

Se le realizó un estudio de las estructuras y se llegó a la conclusión de que su transformación en buque blindado en los astilleros británicos había sido defectuosa, la madera no soportaba el peso de las planchas de hierro. Cualquier solución para paliar su problema era muy cara, por lo que fue decretada su baja el 14 de noviembre de 1878 y desguazada al año siguiente en La Carraca.

Sus calderas se instalaron en la fragata Villa de Madrid, y las máquinas y aparejo quedaron en La Carraca. Se pensó en usarla como batería flotante, según otra orden del 6 de noviembre de 1879, pero su estado era tan malo que ni para eso servía.

Su baja definitiva llegó en 1881. Desguazada en 1883.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2009, páginas 247-259.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Moreno de la Tejera, Vicente.: Diario de un viaje a Oriente. Viaje verificado á bordo de la fragata de guerra Arapiles. Tomo III. Madrid. 1877?

Pérez Crespo, Antonio.: El cantón murciano. Academia Alfonso X el Sabio. Murcia, 1990.

Rodríguez González, Agustín Ramón y Coello Lillo, José Luis.: La fragata en la Armada española. 500 años de historia. IZAR. Construcciones Navales, S.A. 2003.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.