Marqués de Molíns 1894

Posted By on 8 marzo, 2013

Cañonero Marqués de Molíns. Colección de don Alfredo Aguilera.

Cañonero Marqués de Molíns. Colección de don Alfredo Aguilera.

Cañonero torpedero de la serie Temerario. Se aprobó su construcción en enero de 1887 y fue proyectado por el ingeniero don Tomás Talleríe y Ametller. Construido en los astilleros Vila y Cía., en La Graña, Ferrol, al igual que los cañoneros de la misma serie Galicia y Vicente Yáñez Pinzón, según un contrato firmado el 5 de febrero de 1889.

Por una Real orden de 5 de agosto de 1889 se le asignó en nombre de Veloz, pero unos meses después se le cambió por el de Marqués de Molíns, en memoria de don Mariano Roca de Togores, ministro isabelino que tanto hizo por nuestra Marina.

Botado el 27 de mayo de 1892 y entregado a la Armada dos años después. Presupuestado en 1.857.000, costaron no menos de dos millones y medio de pesetas los tres construidos en la Graña por Vila. El resto de cañoneros, presupuestados en un millón y medio, costaron unos dos millones.

Desplazaba 570 toneladas. Medía 58 metros de eslora, 7 de manga, 4,22 de puntal y 3,67 de calado. Tripulación compuesta por 80 hombres.

Con dos máquinas verticales de triple expansión, construidas en Glasgow por la firma Maudslay & Son, cuatro calderas y dos hélices, alcanzaba los 2.600 caballos de potencia y una velocidad de servicio de 18 nudos, máxima de 20,5 nudos. Autonomía de 2.700 millas a marcha económica a 10 nudos. Capacidad de embarcar 120 toneladas de carbón.

Armado con 6 cañones de 57 mm, una ametralladora Nordenfelt de 11 mm y dos tubos lanzatorpedos a proa.

Entre 1893 y 1895 estuvo adscrito al departamento naval de Cartagena. En sus primeros años de servicio estuvo un tiempo destinado en las islas Canarias, acudiendo en 1895 a Cabo Bojador, cuya guarnición fue asediada por los moros.

A finales de marzo de 1895 salió de Cádiz rumbo a Melilla con el crucero Marqués de la Ensenada ante un nuevo ataque de los rifeños, que atacaron posiciones españolas cerca de Melilla.

Destinado en la isla de Cuba, combatió a los insurgentes cubanos. En octubre de 1897, pusieron en tierra cien hombres de la compañía de desembarco del crucero Conde de Venadito y los cañoneros Marqués de Molíns, Alvarado, Sandoval y Estrella, para reconocer el río Seco, teniendo varios encuentros con los rebeldes.

En 1898, al comenzar la guerra con Estados Unidos, se encuentra en el apostadero de la Habana, al mando del teniente de navío de 1ª clase Matos. Zarpó de la Habana el 25 de abril de 1898 con el cañonero Nueva España para realizar un reconocimiento, regresando a puerto sin novedad. Los días 27 y 28 de mayo realizó otra salida de puerto con el cañonero Vicente Yáñez Pinzón para parlamentar con la fuerza bloqueadora. El motivo era un intercambio de prisioneros, que se realizó felizmente.

En enero de 1899, finalizada la guerra, comenzaron a salir de la Habana los restos de la escuadra española. El cañonero Marqués de Molíns salió de la Habana con los buques al mando de Manterola, rumbo a Fort de France, Martinica. De allí salieron rumbo a España el 7 de marzo de 1899, fondeando en Cádiz el 1º de abril.

Se ordenó su desarme el 18 de mayo de 1900 y su baja el 17 de julio, orden que fue revocada, causando de nuevo alta el 9 de enero de 1901, por falta de buques de guerra. Se le desmontaron los tubos lanzatorpedos y el armamento quedó con 4 cañones de tiro rápido Nordenfelt de 57 mm, 2 Maxim de 37 mm y una ametralladora Nordenfelt de 11 mm.

En 1908 fue remodelado y se le instalaron nuevas calderas de fabricación británica. Destinado al mar Cantábrico, realizó servicios como buque guardacostas y guardapescas, siendo dado de baja en 1921.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

Franco Castañón, Hermenegildo.: Los apostaderos y estaciones navales españolas en Ultramar. Empresa Nacional Bazán, 1998.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: “Bloqueo y combates en la Habana y Cienfuegos, 1898”. Revista General de Marina. Diciembre de 2008.

Vila Miranda, Carlos.: España y la Armada en las guerras de Cuba. Fundación Alvargonzález. Gijón, 1998.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.