Colón 1849

Posted By on 19 abril, 2013

Vapor de ruedas Colón. Colección de don José Lledó Calabuig.

Vapor de ruedas Colón. Colección de don José Lledó Calabuig.

Vapor de ruedas, con casco de madera, construido en los astilleros Money Loftus y Henry Wigran, de Blackwall, Londres, en 1849. Su construcción fue autorizada el 14 de abril de 1848. Su quilla se colocó en el mes de junio y fue botado el 24 de febrero de 1849. Costó 4.327.000 reales de vellón.

Desplazaba 1.085 toneladas. Medía 57,78 metros de eslora, 9,48 de manga, 6,14 de puntal y 4,20 de calado. Tripulado por 147 hombres.

Tenía una máquina Penn de 350 caballos nominales y 600 indicados, y dos calderas con diez hornos. Velocidad de 9 nudos. Capacidad de carga de combustible de 360 toneladas de carbón.

Amado con 2 cañones lisos de 68 libras (200 m/m) y 4 cañones rayados de 32 libras (160 m/m).

El 5 de junio de 1849 se entregó a la Armada en el puerto de Vigo. Poco después de entrar en servicio se puso al mando del capitán de fragata don José Manuel Pareja, por Real orden de 14 de abril de 1849, y se incorporó a la escuadra del brigadier don José María Bustillo, que había zarpado rumbo a las costas italianas para apoyar a la Santa Sede y al Papa Pío IX. Visitó los puertos de Nápoles, Gaeta, Civitavecchia, Génova y Tolón. El 1º de octubre de 1849 salió de Gaeta rumbo a Barcelona, regresando al puerto italiano el 8 de noviembre para recoger las tropas enviadas a Italia para el restablecimiento del poder temporal del Papa.

En 1850 se le destinó a la escuadra del apostadero de la Habana, donde llegó el día 7 de septiembre. Seguía al mando del capitán Pareja. Navegando por la costa norte de la isla de Cuba varó el 25 de abril de 1851 entre cabo San Antonio y Punta del Cajon. Sometido Pareja a Consejo de Guerra fue absuelto de todos los cargos y repuesto en el mando del vapor Colón.

En enero de 1852 estaba al mando del capitán de navío don José Manuel Pareja, ascendido a ese grado el 7 de noviembre de 1851. Permaneció sirviendo en Cuba hasta su regreso a la península en 1855. Por Real orden de 12 de enero de 1855, fue destinado a servicios de correo entre los puertos españoles y los del Caribe. Después de varias travesías como buque correo, entró en Ferrol en 1859 para ser carenado.

A finales de 1859 se incorporó a la escuadra de operaciones del norte de África. Tomó parte en los bombardeos de Larache y Arcila.

En 1860, a petición del rey de Nápoles Francisco II, es de nuevo enviado a las costas de Italia, a Nápoles, para defender los intereses españoles durante la caída del reino de las Dos Sicilias a manos de Garibaldi. Allí se le unieron la corbeta Villa de Bilbao y el vapor Lepanto. Permanecieron fondeados en Nápoles como meros espectadores, hasta que embarcaron los reyes napolitanos en Gaeta y los llevaron a Port Vendrés, en marzo de 1861.

Cuando llegó a Barcelona, en el mes de marzo de 1861, remolcó al submarino Ictineo, al mando de su inventor don Narciso Monturiol, de Barcelona a Alicante, fondeando en dicho puerto el 29 de marzo. Comenzaron las pruebas del submarino ante una comisión oficial el 7 de mayo de 1861. Tras esta comisión, se incorporó a la Escuadra de Instrucción, mandada por el jefe de escuadra don Luis Hernández Pinzón, dejando la misma en el mes de junio de 1862, cuando se disolvió la escuadra.

El 27 de octubre de 1863 zarpó de Cartagena con el vapor León, llevando a Puerto Rico al segundo batallón de Infantería de Marina. Después de llegar a San Juan, quedó destinado en aguas de Puerto Rico hasta el año 1866, al ser enviado a la Estación Naval de Río de la Plata, con base en Montevideo, para proteger el tráfico mercante español durante la guerra del Pacífico que enfrentó a España con Chile y Perú, junto a las goletas de hélice Wad-Ras y Consuelo. Llegó a Montevideo el 2 de febrero de 1866 al mando del capitán de fragata don Victoriano Sánchez Barcáiztegui, que se hizo con el mando de la Estación Naval.

A finales de ese año pasó a formar parte de la Escuadra del Océano Atlántico Meridional, mandada por don Casto Méndez Núñez. Auxilió a la fragata Resolución al haber recalado en las islas Malvinas con graves averías. En enero de 1867 zarpa de Montevideo para regresar a la península.

En el verano de 1868 se encontraba la reina Isabel II veraneando en Lequeitio. El vapor Colón y la goleta Caridad fueron destacados a aquellas aguas, a los que el 16 de agosto se incorporó la fragata blindada Zaragoza. La reina embarcó en el vapor de ruedas y la llevó a Bermeo el 17 de septiembre, zarpando el día 23 rumbo a Ferrol. En el vapor Colón embarcó el almirante don Francisco de Paula Pavía, capitán general del departamento de Ferrol. Había comenzado la sublevación contra la monarquía, siendo el vapor capturado por la fragata blindada Vitoria, mandada por el capitán de navío don José María Beránguer. El almirante Pavía, partidario de la reina, fue desembarcado en La Coruña.

En 1869 embarcó en Lisboa a don Casto Méndez Núñez para llevarlo al puerto de Marín. En 1870 trasladó de Ceuta a Algeciras los restos de Agustina de Aragón, heroína del sitio de Zaragoza durante la guerra de Independencia. Había muerto en Ceuta en mayo de 1857, a los 71 años. En 1870, afecto al servicio de guardacostas, se destinó al departamento marítimo de Cádiz.

Cuando estalló la revolución cantonal en 1873, se encontraba en Cádiz, participando en la defensa del arsenal de La Carraca. Se incorporó a la escuadra de don Miguel Lobo Malagamba durante el bloqueo de Cartagena, tomando parte en la batalla naval de Portman contra la escuadra cantonal. Estaba al mando del capitán de navío don José Ruiz Higuera. El 13 de enero de 1874, una vez rendida Cartagena, entró en el puerto con las fragatas Zaragoza, Almansa, Navas de Tolosa, el vapor Alerta y el transporte San Antonio.

Al comenzar la guerra carlista, vigiló las costas de Valencia, pasando en el mes de junio de 1874 al Cantábrico. En el mes de octubre de 1874 embarcó el capitán de navío don Victoriano Sánchez Barcáiztegui, comandante de las Fuerzas Navales del Norte, creadas en enero de ese año, convirtiéndose en su buque insignia. Al realizar un reconocimiento frente a Motrico, fue alcanzado por varias granadas carlistas el 26 de mayo de 1875, matando al capitán Sánchez Barcáiztegui. En junio de ese año trasladó los restos de Barcáiztegui a Cádiz para ser enterrados en el Panteón de Marinos Ilustres.

Permaneció en servicio hasta el año 1882. El estado de sus calderas era defectuoso y fue desarmado por Real orden de 30 de septiembre de ese año. Vendido para su desguace en 1884.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Martínez-Valverde, Carlos.: “Sobre las fuerzas navales sutiles españolas, en los siglos XVIII y XIX”. Revista General de Marina. Año 1992, nº 36.

Pardo San Gil, Juan.: “La Marina en la última guerra carlista (1872-1876)”. Revista Ristre. Julio-agosto 2.003, nº 9.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Tomo III. Imprenta de F. García. Madrid, 1873.

Pérez Crespo, Antonio.: El cantón murciano. Academia Alfonso X el Sabio. Murcia, 1990.

La revista militar: periódico de arte, ciencia y literatura militar. Tomo VII. Madrid. Octubre 1850, página 451.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.