Manila 1885

Posted By on 29 mayo, 2013

 

Vapor de hélice, de casco de hierro, construido en Gran Bretaña. Pasó a ser el mercante español Carriedo, adquirido por la Armada en el mes de mayo de 1885 para ser destinado como transporte en las islas Filipinas. Se le puso el nombre de Manila.

Su casco de hierro desplazaba 1.057 toneladas. Medía 69,9 metros de eslora y 9,10 de manga. Tripulado por 80 hombres.

Su máquina, de 750 caballos de vapor, le proporcionaba 11 nudos de velocidad.

Armado con dos cañones de bronce de 42 mm.

Llegó a España el 19 de junio de 1885. El 8 y el 10 de agosto de 1885 zarpa de Manila con el vapor San Quintín rumbo a las islas Carolinas. Llevan todo lo necesario para el establecimiento de una colonia española y la ocupación efectiva del archipiélago. El 21 y 22 de agosto llegaron al puerto de Tomil, isla de Yap, donde desembarcan al personal, pertrechos y al nuevo gobernador don Enrique Capriles. El 26 de agosto se realizó una ceremonia de toma de posesión, firmada por los jefes indígenas, reconociendo la soberanía española.

La tarde del día 25 de agosto llegó al puerto la goleta alemana Iltis. Esa noche bajaron a tierra y plantaron la bandera alemana, reclamando su soberanía, pues sabían que los españoles aún no habían tomado posesión oficial. Hubo varios enfrentamientos entre los oficiales, y no se llegó a ningún acuerdo. El vapor Manila permaneció en Yap aguardando órdenes, mientras el San Quintín regresó a Manila el 28 de agosto para informar de lo sucedido. En diciembre de 1885 hubo un acuerdo diplomático entre las dos naciones. España obtenía su soberanía y Alemania la libertad de comercio, navegación y pesca en las Carolinas y Palaos.

En junio de 1886 se dirigieron a las Carolinas el crucero Velasco y el vapor Manila, al mando de don Luis Bayo, para realizar una campaña de reconocimiento de las islas. En el vapor embarcaron el primer gobernador de las Carolinas Occidentales, don Manuel de Elisa, varios oficiales, 50 soldados, deportados, y trece sacerdotes capuchinos. Llegaron a Yap el 29 de junio de 1886. Se determino que habría dos establecimientos, en Ponape, en las Carolinas Orientales, y en Yap, Carolinas Occidentales.

El gobernador general de las islas Filipinas, don Emilio Terrero, organizó en enero de 1887 una expedición en la isla de Mindanao para aplastar nuevas insurrecciones. En la expedición tomaron parte el crucero Aragón, la goleta Sirena, el cañonero-aviso General Lezo, los cañoneros Arayat, Mindoro, Pampanga, Miraveles  y los transportes San Quintín y Manila, que embarcaron 3.400 soldados. La campaña se saldó con un fracaso, al no obtener los resultados que se esperaban. Por ello, se emprende una nueva ofensiva en Mindanao el 19 de enero de 1887 con el crucero Aragón, varios buques menores, dos transportes y cinco mercantes, terminando en el mes de marzo.

El 4 de febrero de 1887 zarpa de Manila el vapor Manila al mando del capitán de fragata don Luis Bayo. Llevaba al primer gobernador de las islas Carolinas Orientales, el capitán de fragata don Isidro Posadillo y Posadillo, el secretario don Miguel Tur, el médico don Isidro Jordana, un teniente y 25 soldados del Batallón disciplinario, el teniente de Marina don Diego Baena, el alférez don Ricardo Martínez y 50 soldados de infantería de Marina, además de seis misioneros capuchinos. Tras recalar en Yap, llegaron al puerto de Santiago de la Ascensión, isla de Ponape, el 14 de marzo de 1887.

Volvió a zarpar de Manila el 8 de mayo de 1887 dando escolta a la corbeta de hélice María de Molina. La corbeta debía quedar fondeada en Ponape como pontón, llegando a su destino el 31 de mayo de 1887. El 16 de junio de 1887 envía el capitán Posadillo a Cavite al vapor transporte Manila.

A primeros de julio atacaron los indígenas a los españoles en Ponape. Posadillo ordena retirarse a la corbeta pontón María de Molina. Los indígenas aniquilaron a la guarnición y sólo se salvaron un cabo europeo y cuatro soldados nativos, mientras desde el pontón no se atrevieron a disparar para no causar bajas inocentes. La defensa desde el pontón duró varios meses, llegando en el mes de septiembre el vapor transporte San Quintín con 30 soldados. En el mes de octubre falleció el gobernador y el médico naval don Enrique Cardona Miret.

Se enviaron más tropas en los transportes San Quintín, Manila y Cebú, escoltados por el cañonero General Lezo, dos compañías de soldados europeos y otras dos de indígenas, una sección de montaña y dos de ingenieros al mando del comandante Díaz Varela y al nuevo gobernador, el capitán de fragata Cadarso. Se consiguió aplastar la revuelta, embarcando las tropas para su regreso a Cavite.

El 14 de abril de 1891 zarpa de Manila con tropas, acompañado del crucero Antonio de Ulloa, que llevaba a bordo al general Weyler, capitán general de Filipinas, para llevar a cabo un ataque en Boras, isla de Mindanao. Entre los meses de mayo y agosto apoyó nuevas operaciones en Mindanao. Con un desembarco el 28 de mayo, se ocupó Malabí, al día siguiente Malabang, consiguiendo controlar la parte septentrional de la isla Mindanao.

Al comenzar la guerra con los norteamericanos en 1898, se encontraba en el arsenal de Cavite. Capturado por los norteamericanos en 1898.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Elizalde Pérez-Grueso, Mª Dolores.: “La ocupación española de las islas Carolinas”. Revista General de Marina. Año 1988, nº 21.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Llorente Chala, Juan Carlos, Serrano, Luis Valls.: Las Carolinas Orientales: 1890. La última victoria española en el Pacífico antes del eclipse. LSV & JCLL Editores. Madrid, 2005.

Rivas Fabal, José Enrique.: Historia de la Infantería de Marina española. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2007.

Compilada por Santiago Gómez.

© Todoavante

About the author

Comments

Comments are closed.