Vizcaya 1893

Posted By on 29 junio, 2013

 

Foto del crucero protegido Vizcaya. Colección de don José Lledó Calabuig.

Foto del crucero protegido Vizcaya. Colección de don José Lledó Calabuig.

Los tres cruceros acorazados de la clase, Almirante Oquendo, Infanta María Teresa y Vizcaya, salieron del programa naval de 1887 del almirante Antequera. Los Oquendo estaban inspirados en la clase británica Orlando. No eran auténticos cruceros acorazados por su falta de protección en este tipo de cruceros, más bien eran buenos y veloces cruceros protegidos.

Se colocó su quilla en Sestao, en los astilleros de la Sociedad Astilleros del Nervión, el 7 de octubre de 1889. Botado el 8 de julio de 1891. Las obras se paralizaron a partir de abril de 1892 a causa de los problemas financieros de los astilleros. El gobierno tuvo que intervenir las instalaciones de Martínez Rivas y su asociado Charles Palmer. Se nombró al capitán de navío don Pascual Cervera y Topete director del astillero, encargándose de finalizar las obras.

Los tres cruceros fueron llevados a Ferrol, donde se terminaría de alistarlos. El Vizcaya salió de Bilbao el 2 de agosto de 1894. Los retrasos aumentaron el precio, costado cada crucero unos veinte millones de pesetas, frente a los 15 que debían haber costado por contrato.

Desplazaba 7.000 toneladas. Medía 103,63 metros de eslora, 19,86 de manga, 6,55 de calado. Su dotación era de 497 hombres.

Sus máquinas tenían una potencia de 13.800 caballos y una velocidad de 20,8 nudos. Su radio de acción era de 10.000 millas. Podía llevar 1.050 toneladas de carbón.

El blindaje, era de acero Compound, 306 mm de espesor en la flotación, aunque sólo cubría dos tercios de la flotación, 250 mm en las torres barbetas y 50 mm en la cubierta protectriz.

Armado con 2 cañones Hontoria de 280 mm, en torres barbetas, 10 cañones Hontoria de 140 mm de tiro rápido, situados en las bandas en manteletes, 8 cañones de tiro rápido Nordenfelt de 57 mm, 8 revólveres Hotchkiss de 37 mm, 2 ametralladoras, 2 Hontoria de 70 mm de carga simultánea y 8 tubos lanzatorpedos.

El 12 de julio de 1895, después de zarpar rumbo a las Antillas, recaló en Tánger con la Escuadra de Instrucción para hacer presión ante el Sultán tras los nuevos incidentes ocurridos en Marruecos. Dicha escuadra, al mando del vicealmirante don Florencio Montojo, estaba compuesta por el acorazado Pelayo y los cruceros Vizcaya, Alfonso XIII y Marqués de la Ensenada. En el mismo puerto se encontraban tres buques de guerra alemanes y seis británicos. Calmada la situación, la escuadra regresó a Algeciras el 17 de agosto.

Al año siguiente, en 1896, siguió navegando con la Escuadra de Instrucción. En enero de 1896 se hizo cargo de la Escuadra del Instrucción el contraalmirante don José Reguera y González Polo, formada por el acorazado Pelayo y los cruceros Almirante Oquendo, Teresa y Vizcaya. Permaneció en Barcelona entre el 17 de junio y el 19 de julio. En 23 de febrero de 1897 fue abordado en Mahón por el vapor correo Menorquín, causando algunos daños en el casco que fueron reparados en el mismo puerto de Mahón.

Con motivo del sesenta aniversario de la coronación de la reina Victoria, se realizó una revista naval en Spithead el 26 de junio de 1897. En representación de la Armada española, acudió el crucero acorazado Vizcaya, que llevaba la insignia del contraalmirante don Segismundo Bermejo y Merelo, comandante de la Escuadra de Instrucción. Estaba al mando del capitán de navío don Antonio Eulate. Zarpó de Cádiz a las seis de la mañana del 12 de junio de 1897. Recibieron a bordo una representación de la colonia española. Regresó a Ferrol a primeros del mes de julio de 1897.

Los cruceros acorazados Vizcaya, Almirante Oquendo, Infanta María Teresa y el cazatorpedero Destructor se encuentran en agosto de 1897 en el arsenal de Ferrol para limpiar y pintar sus fondos. A mediados de agosto, después de cargar carbón, saldrán para Cádiz, donde se les unirá el crucero acorazado Cristóbal Colón, tras recalar en las islas Baleares. Después de realizar un crucero por las costas gallegas, parte de la Escuadra de Instrucción visitó el puerto de Lisboa el 23 de septiembre de 1897, con los cruceros Vizcaya, insignia del contraalmirante Bermejo, Cristóbal Colón, Almirante Oquendo, Infanta María Teresa y cazatorpedero Destructor, partiendo después a Cádiz. La Escuadra de Instrucción llegó a Cádiz en octubre de 1897. El contraalmirante Bermejo dejó el mando de la escuadra al ser nombrado ministro de Marina.

El 30 de octubre se hizo cargo de la Escuadra de Instrucción el contraalmirante don Pascual Cervera y Topete, anterior ministro de Marina. El día 27 de noviembre de 1897 zarpó de Cádiz la Escuadra de Instrucción rumbo a Levante, compuesta por el crucero Vizcaya, insignia, Almirante Oquendo, Infanta María Teresa y Colón. La flotilla de de tres cazatorpederos quedó que Cádiz hasta terminar de limpiar sus fondos, uniéndose posteriormente a la escuadra en Santa Pola, donde iniciará nuevas maniobras. Estas maniobras estuvieron programadas entre el 27 de noviembre y el 22 de diciembre de 1897 para adiestrar a las dotaciones y probar los cañones. Unidos los tres cazatorpederos y otros tres torpederos salidos de Cartagena, se programaron varios ejercicios, destacando los ataques nocturnos de los torpederos. En ministro de Marina le recomendó a Cervera ahorrar combustible y proyectiles, realizando unas maniobras muy escasas, pero lo suficiente para que Cervera se diera cuenta del estado lastimoso de los buques, sobre todo la artillería. De hecho, sólo pudo hacer dos disparos por pieza de grueso calibre, mientras la escuadra norteamericana gastaba una millonada en ejercicios navales.

Después de los ejercicios de tiro, comenzaron las maniobras de escuadra, aislados y en combinación con los cazatorpederos Terror, Furor y Destructor y los torpederos Ariete, Rayo y Azor. Finalizadas las maniobras, la escuadra entró en Alicante el 23 de diciembre, y pocos días después llegó a Cartagena. Allí se les unió el crucero Alfonso XIII, pero no se encontraba en servicio para combatir, pidiendo Cervera al ministro que lo borrara de la escuadra.

El 26 de enero de 1898 el ministro ordena a Cervera trasladar su insignia del Vizcaya al crucero Infanta María Teresa, al ser destinado el primero a una visita a Nueva York. El 31 de enero de 1898 zarpa de Cartagena rumbo a Nueva York al mando del capitán de navío don Antonio Eulate. Salió de forma precipitada, sin limpiar sus fondos y sin el carbón necesario. Era una visita de cortesía en devolución a la efectuada por el Maine a la Habana. Cuando llegó a su destino, el 19 de febrero, había volado en la Habana el Maine el 15 de febrero. El crucero tuvo que anclar en Staten Island, en medio de un ambiente hostil, manteniendo a los hombres armados ante el temor de represalias. El 25 de febrero de 1898 zarpó rumbo a la Habana, donde se reunió con el Oquendo. Ambos cruceros partieron rumbo a la isla de Cabo Verde a incorporarse a la escuadra de Pascual Cervera. Llegaron a su destino el 19 de abril, partiendo con la escuadra de nuevo a las Antillas, según órdenes recibidas del ministerio de Marina.

Durante el combate de Santiago de Cuba, el 3 de abril de 1898, se encontraba el crucero Vizcaya al mando del capitán de navío don Antonio de Eulate. Tras el sacrificio del crucero Infanta María Teresa, emprendió la huida junto a la costa con el crucero Cristóbal Colón. Al tener los fondos sucios, los buques norteamericanos recortaron distancias y destrozaron al crucero, embarrancando a unas quince millas al Oeste de Santiago de Cuba, quedando totalmente destruido por los incendios y las explosiones posteriores.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Carrasco García, Antonio.: La guerra con Estados Unidos. Cuba, 1898. Almena Ediciones. Madrid, 1998.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

González Echegaray, Rafael.: “La otra vida de nuestros cruceros del 98”. Revista General de Marina. Diciembre de 1980.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 5. Madrid, 1º de julio de 1897, páginas 107-108.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 6. Madrid, 15 de julio de 1897, página 122.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 7. Madrid, 1º de agosto de 1897, páginas 154-155.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 8. Madrid, 15 de agosto de 1897, página 170.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 10. Madrid, 15 de septiembre de 1897, páginas 218-219.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 12. Madrid, 15 de octubre de 1897, página 280.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 14. Madrid, 15 de noviembre de 1897, página 314.

El Mundo Naval Ilustrado. Año 1, nº 16. Madrid, 15 de diciembre de 1897, página 362.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 17. Madrid, 1º de enero de 1898, página 2.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 20. Madrid, 15 de febrero de 1898, página 74.

Risco, Alberto. La escuadra del almirante Cervera. Madrid, 1920.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.