Jaime I 1921

Posted By on 13 julio, 2013

Foto del acorazado Jaime I. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del acorazado Jaime I. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los tres acorazados, España, Alfonso XIII y Jaime I, pertenecen al plan de escuadra Maura-Ferrándiz. Se concibieron con arreglo a los nuevos acorazados Dreadnought. Fueron construidos en Ferrol por la Sociedad Española de Construcciones Navales (SECN).

Se colocó su quilla en Ferrol el 5 de febrero de 1912 en la grada que ocupaba el acorazado España. Botado el 21 de septiembre de 1914, ceremonia a la que asistieron sus padrinos los infantes don Carlos y doña Luisa.

Desplazaba 15.700 toneladas estándar, 16.400 toneladas a plena carga. Medía 139,90 metros de eslora, 24 de manga, 12,74 de puntal y 7,70 de calado. Tripulado por 850 hombres.

Disponía de cuatro turbinas Parsons con una potencia 11.270 caballos a tiro natural y 20.000 caballos a tiro forzado, 12 calderas Yarrow y cuatro hélices, alcanzando una velocidad de 19,5 nudos. Con una capacidad de 1.900 toneladas de carbón, tenía una autonomía de 6.000 millas ó 7.500 millas a 10 ó 10,75 nudos.

Su protección o blindaje era de un espesor de 230 mm, 150 mm en la parte media y 75 mm en la parte alta, disminuyendo en los extremos a 100 mm a proa y 50 mm a popa. Las torres artilleras principales tenían un blindaje de 250 mm y la artillería mediana de 75 mm.

Armado con 8 cañones de 305 mm Vickers montados en cuatro torres dobles, 20 cañones Vickers de 101,6 mm, diez a cada banda, 2 montajes Skoda de 47 mm situados en las torres de proa y popa, 2 antiaéreos Vickers de 47 mm, montados en los años veinte, 2 de desembarco de 70 mm y dos ametralladoras Maxim.

Fue el último de los tres acorazados en ser entregado a la Armada, el 20 de septiembre de 1921, debido a los retrasos en la entrega de la artillería y otros materiales a causa de la guerra mundial. Se pensó en aumentar la potencia de las máquinas para alcanzar los 21 nudos, incrementando su desplazamiento hasta las 17.000 toneladas, pero la falta de recursos presupuestarios obligó a dejarlo como sus otros dos gemelos.

Fue su primer comandante el capitán de navío don Adriano Pedrero Beltrán. En 1922 fue destacado a Constantinopla para defender los intereses españoles durante la revolución turca. Salió de de Cartagena el 28 de septiembre, llegó a La Valetta, en Malta, el 1º de octubre y a Constantinopla el 10 de octubre. El 15 de diciembre de 1922, durante su estancia en Constantinopla, fue abordado por el mercante austriaco Grass, que le causó graves averías. Reparado de forma provisional, salió de Constantinopla el 13 de mayo de 1923 y fondeó en el puerto italiano de Pola cinco días después. En el puerto italiano entró en el arsenal y fue reparado durante los meses de junio, julio y agosto. El día 30 de ese último mes emprendió la travesía de regreso, fondeando en Cartagena el 4 de septiembre.

En 13 de septiembre de 1923 salió de Cartagena y fondeó en Valencia al día siguiente. Se encontraba al mando del capitán de navío don Joaquín Montagut Miró. El capitán general de Cataluña, don Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado y alcanzó el poder el 13 de septiembre. Una de las primeras medidas del dictador fue un viaje a Italia. Primo de Rivera y los Reyes embarcaron el 15 de noviembre de 1923 con el acorazado Jaime I. Al día siguiente salió rumbo a Italia, acompañado por el acorazado Alfonso XIII, el crucero Reina Victoria Eugenia, los destructores Cadarso y Villaamil, los submarinos B-1, B-2, B-3 y B-4 y el buque correo Rey Jaime I de la Trasmediterránea con el séquito a bordo. En el puerto de La Spezia desembarcó la familia Real y el 21 de noviembre fondeó la escuadra en Nápoles. Finalizada la visita, la escuadra llegó a Barcelona el 1º de diciembre, y a Cartagena el 14 de diciembre.

Tomó parte en las guerras de Marruecos. En marzo de 1924 bombardeó las posiciones rifeñas enemigas en M’Ter. El 1º de julio de 1924 toma el mando del acorazado el capitán de navío don Luis de Ribera y Uruburu, sustituido por enfermedad el 14 de mayo por el capitán de navío don Agustín de Medina. La escuadra a la que pertenecía el acorazado Jaime I zarpa de Cartagena el 27 de mayo, llevando la insignia del vicealmirante del Francisco Yolif y Morgado, realizando ejercicios de tiro en el golfo de Almería hasta el 3 de junio de 1924.

Los dos acorazados Jaime I y Alfonso XIII tomaron parte en el desembarco de Alhucemas. Estaba al mando del capitán de navío don Agustín de Medina. Los dos acorazados gemelos españoles estaban encuadrados en la Escuadra de Instrucción, mandada por el vicealmirante Yolif, con los cruceros Blas de Lezo y Méndez Núñez y los destructores Alsedo y Velasco, y el resto de buques en la Escuadra del Norte de África al mando del contraalmirante Guerra Goyena, con el portahidroaviones Dédalo, los cruceros Reina Victoria Eugenia, Extremadura, los cañoneros Cánovas, Canalejas, Dato, Laya, Lauria y Recalde, los torpederos T-7, T-11, T-17 y T-22, 11 guardacostas, 6 guardapescas, 4 remolcadores, 2 aljibes, 2 transportes, 26 barcazas de desembarco y 24 transportes de tropas. La escuadra se reunió en la bahía de Algeciras y salió el 6 de septiembre de 1925 rumbo a la costa norteafricana. El buque insignia, acorazado Alfonso XIII, recoge en Río Martin al general Primo de Rivera. Finalizadas las operaciones, regresó a Cartagena el 4 de octubre, pasando a Ferrol en los primeros días de noviembre.

El capitán de navío don Álvaro Guitán Delgado tomó el mando del acorazado el 13 de mayo de 1927, sustituyendo al capitán Medina. Con el resto de la escuadra zarpa de Ferrol el 15 de junio para realizar unas maniobras en aguas gallegas hasta el 15 de julio.

El 22 de septiembre de 1927 se encontraba fondeado en Bilbao con la Escuadra de Instrucción, mandada por el vicealmirante don Antonio Rojí y Echenique. Ese mismo día embarcó el ministro de Marina don Honorio Cornejo y Carvajal y por la tarde embarcaron los Reyes en el Jaime I, comenzando una travesía que les llevó a Galicia y a Algeciras, de donde zarparon el 5 de octubre para visitar varios puertos norteafricanos, Cauta, Alhucemas, Villa Sanjurjo y Melilla. Los Reyes desembarcaron en Málaga el 8 de octubre.

En julio y agosto de 1928 participó en unas maniobras en aguas de las Rías Bajas con la escuadra de Instrucción. Con motivo de la inauguración de la Exposición Universal, se encontraba en Barcelona el 19 de mayo de 1929 con la escuadra mandada por el vicealmirante don Rafael Morales. El acorazado estaba al mando del capitán de navío don Manuel García Díaz. Asistieron los Reyes, el general Primo de Rivera y una representación de las Marinas de Francia, Gran Bretaña, Italia, Portugal y Dinamarca.

En el mes de septiembre de 1929 realizó maniobras en el Mediterráneo, finalizando en el mes de octubre con una revista naval presidida por los Reyes. Las siguientes maniobras se desarrollan en el mar Cantábrico desde finales de agosto de 1930. Al finalizar las maniobras, los buques navegaron el 20 de septiembre delante del rey Alfonso XIII. En el mes de octubre de 1930 toma su mando el capitán de navío don Luis Verdugo Partagás, al que relevó el del mismo empleo don Jesús María Manjón y Brandáriz.

La actividad del acorazado fue muy escasa desde la llegada de la República el 14 de abril de 1931. El 16 de junio de 1932 toma el mando el capitán de navío don Pedro Zarandona y Posadillo. El octubre de 1933 se desplazó al puerto francés de Menton con los destructores Alcalá Galiano y Churruca para llevar a Valencia los restos mortales de Vicente Blasco Ibáñez.

El 20 de abril de 1934 el capitán Zarandona fue sustituido por el capitán de navío Adolfo Hércules de Solás y Patudo, con el que realizó el acorazado unas maniobras generales de la escuadra en aguas de las islas Baleares. Además del acorazado, tomaron parte los cruceros República, Libertad, Miguel de Cervantes y Almirante Cervera, los destructores Almirante Valdés, Lepanto, José Luis Díez, Churruca, Almirante Ferrándiz, Alcalá Galiano, Sánchez Barcáiztegui y Lazaga. Al finalizar las maniobras, los buques desfilaron el 11 de junio ante el presidente de la República, don Niceto Alcalá Zamora, el ministro de Marina, Juan José Rocha García, y otras autoridades.

En octubre de 1934, durante la insurrección de las izquierdas contra la República en Asturias, se desplazó al mar Cantábrico. El día 7 de octubre cargó municiones en Cariño y partió rumbo a Gijón al día siguiente. Protegió el puerto de Musel y bombardeó algunas posiciones costeras junto al crucero Almirante Cervera.

El 2 de mayo de 1935 toma su mando el capitán de navío Julio Iglesias Abeleira, En mayo de 1936 tomó parte en las maniobras de la escuadra en el mes de mayo de 1936, mandada por el vicealmirante Miguel Mier y del Río.

Cuando estalló la guerra civil en julio de 1936 se encontraba en Santander y su comandante, el capitán de navío Joaquín García del Valle, recibió la orden de dirigirse a Vigo a esperar instrucciones. Zarpa de Vigo el 20 de julio con órdenes para bombardear Cádiz. Durante esta travesía, la tripulación se hizo con el mando del acorazado y cayó en poder del bando revolucionario. Puso rumbo a Tánger a reunirse con la escuadra de operaciones, fondeando en ese puerto el 21 de julio. Procedente de la costa de Marruecos llega a Málaga el 23 de julio, fondeó finalmente en Cartagena, base de la flota republicana.

Desde el 27 de septiembre del 1936 fue su comandante el alférez de navío don Carlos Esteban. En julio y agosto de 1936 realizó numerosas acciones de guerra, como el bombardeo de Ceuta el 25 de julio, Melilla el 26, la desembocadura del Guadiaro el 2 de agosto, Tarifa y Punta Carnero de día 3, Algeciras el 7 de agosto, este último en respuesta al paso del estrecho dos días antes del convoy con tropas sublevadas, dejando dañado al cañonero Dato.

En un ataque aéreo el 13 de agosto mientras se encontraba en Málaga, fue alcanzado en la proa por una bomba, causando tres muertos, varios heridos y numerosas averías, teniendo que llegar a Cartagena al día siguiente para ser reparado. Salió de Cartagena para tomar parte en el apoyo al fracasado desembarco en Mallorca del capitán Alberto Bayo los días 2 y 3 de septiembre.

A finales de septiembre de 1936 se desplazó al Cantábrico con otros buques de guerra de la escuadra revolucionaria para apoyar a sus tropas. Eran los cruceros Libertad y Miguel de Cervantes, seis destructores y cinco submarinos. Con la llegada al estrecho de los cruceros nacionales Canarias y Almirante Cervera, la escuadra recibe la orden de regresar al Mediterráneo el 13 de octubre, tomando parte en varios bombardeos.

El 10 de febrero de 1937 se trasladó a Almería al haber caído Málaga en poder franquista. El 15 de abril de 1937 encalló en Punta Sabinal, pero pudo salir del apuro y regresar a Almería. Estaba al mando del capitán de fragata Francisco Benavente. Es alcanzado en otro ataque aéreo por tres bombas el 21 de mayo de 1937 en Almería. El ataque aéreo fue realizado por cinco bombarderos Savoia S-79 del aeropuerto de Tablada, en Sevilla, que realizaron dos pasadas y lanzaron doce bombas. La noche del 24 al 25 de mayo fue bombardeado de nuevo por hidroaviones con base en Cádiz. A pesar de las graves averías, el acorazado llegó a Cartagena para ser reparado.

Durante los trabajos de reparación en Cartagena, se hundió el 17 de junio de 1937 en medio de terribles explosiones, sin esclarecer las causas del siniestro, que causó la pérdida de casi 200 muertos y numerosos heridos. Quedó posado en el fondo. Posteriormente fue reflotado y pudo recuperarse la artillería, que serviría como artillería de costa. Finalizada la guerra, sus restos fueron desguazados en 1941.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Blanco Núñez, José María.: La construcción naval en Ferrol (1726-2011). Navantia, S.A., 2011.

Cervera Pery, José. La guerra naval española (1936-1939). Editorial San Martín, 1988.

González, Marcelino. 50 Barcos españoles. Fundación Alvargozález. Gijón, 2009.

Enciclopedia La Marina. Editorial Delta. Barcelona, 1983.

Martín Tornero, Antonio.: “El desembarco de Alhucemas. Organización, ejecución y consecuencias”. Revista de Historia militar. Año XXV, nº 70. Madrid. Servicio Histórico Militar, 1991.

Periódico la Vanguardia. Miércoles, 13 de junio de 1934, página 17.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.