Audaz 1898

Posted By on 23 julio, 2013

Foto del cazatorpedero Audaz. Colección de don Alfredo Aguilera.

Foto del cazatorpedero Audaz. Colección de don Alfredo Aguilera.

El ministro de Marina Beránguer presentó en abril de 1896 un nuevo programa naval en el que se preveía la construcción de dos cazatorpederos, que se llamarían Terror y Furor, aumentados luego a otros cuatro, contratados con la empresa Thompson y construidos en Clydebank, Glasgow. La segunda pareja, Audaz y Osado, fueron contratados el 4 de junio de 1896 y la pareja Plutón y Proserpina el 24 de noviembre.

Aunque se había seguido el mismo modelo que los Terror, estos cuatro cazatorpederos fueron proyectados con ligeros cambios en el desplazamiento y dimensiones, poseían un mayor desplazamiento y el mismo armamento que los Terror, que daba nombre a toda la serie. Cada una de las seis unidades, costaron algo más de dos millones de pesetas.

Su quilla fue colocada el 6 de junio de 1896 y fue botado el 1º de marzo de 1898. Entregado a la Armada el 8 de marzo de 1898.

Desplazaba 450 toneladas. Medía 69,79 metros de eslora, 6,80 de manga, 4,20 de puntal y 3 metros de calado. Su tripulación era de 65 hombres.

Disponía de dos máquinas verticales de triple expansión, alimentadas por cuatro calderas tipo Normand y dos hélices, alcanzando una potencia de 7.500 caballos a tiro forzado y una velocidad de 29 a 30 nudos. Tenía una autonomía de mil millas y capacidad de embarcar 96 toneladas de carbón.

Armado con dos cañones Nordenfelt de 75 mm, situados a proa y popa, dos Nordenfelt de 57 mm en las bandas, dos ametralladoras Maxim a ambos lados del puente y dos tubos lanzatorpedos de 350 mm, situados entre las chimeneas popel y junto al cañón de popa.

A excepción del Plutón, hubo retrasos en la construcción de los otros tres torpederos, entregándose poco antes del inicio de la guerra de 1898, con ocho meses de retraso, por lo que no entraron en servicio a tiempo para participar en las operaciones. Esto provocó un pleito ante los tribunales británicos, que terminaron fallando a favor de España en febrero de 1903, sentenciando a la compañía Thompson de Clydebank, a pagar 67.500 libras.

Durante su permanencia en gradas, el 15 de septiembre de 1896 se puso al mando del teniente de navío de 1ª clase don Guillermo de Ávila y Barrón, enviado a Glasgow para supervisar su construcción.

Durante su travesía a España, el 24 de marzo de 1898 se encontró el Audaz en un temporal en el que estuvo cerca de naufragar, y terminó con serias averías en la proa que quedó doblada, teniendo que entrar en el puerto de Waterford. Reparado de forma provisional, pudo llegar a Ferrol poco después.

Formó parte de la 2ª escuadrilla de torpederos, formada por los cazatorpederos Osado, Audaz y Proserpina y los torpederos Orión, Halcón y Retamosa.

Se incorporó a la Escuadra de Reserva del almirante don Manuel de la Cámara junto a los cazatorpederos de su clase Osado y Proserpina, con la que hizo viaje hasta Port Said, zarpando de Cartagena el 16 de junio de 1898. Los tres cazatorpederos estaban integrados en el grupo B de la escuadra de reserva al mando del capitán de navío don José Fernández Niño. El 3 de julio llega la orden de que los tres cazatorpederos regresaran a España. Zarparon del canal de Suez el 4 de julio y llegaron a Mahón el 13 de julio tras una escala en Messina.

Finalizada la guerra con los Estados Unidos, el 17 de diciembre de 1899 se puso al mando del teniente de navío de 1ª clase don Emilio Croquer Cabezas, sustituido el 3 de junio de 1902 por el del mismo empleo don Carlos Lara Granados. El 22 de junio de 1903, junto con al acorazado Pelayo, los cruceros Extremadura, Princesa de Asturias, Carlos V y Cardenal Cisneros, el acorazado guardacostas Numancia y los torpederos Ariete y Orión, acudió al puerto de Cartagena con ocasión de la visita del rey Alfonso XIII a esa ciudad. También se reunieron en Cartagena la escuadra francesa del Mediterráneo y otra británica procedente de Gibraltar. Para acudir a esta cita, el Audaz había salido de Ferrol. Seguía al mando del teniente Lara Granados, sustituido en octubre de 1903 por el teniente de navío de 1ª clase don Francisco Javier Quiroga.

En el otoño de 1907 se decide formar una escuadrilla con los cazatorpederos Osado, Audaz, Terror y Proserpina para mantener rápidas comunicaciones entre Cádiz y los puertos de la costa norteafricana.

El 16 de octubre de 1908 salió de Cádiz con los cruceros Carlos V y Princesa de Asturias. Llegaron a Barcelona dos días después. El cazatorpedero, al mando del teniente de navío don Manuel Bustamante Barrera desde el 6 de julio de 1906, quedó amarrado en la dársena interior. En los días siguientes llegaron otros buques de la escuadra, permaneciendo en puerto durante la visita del rey Alfonso XIII.

Salió de Barcelona el 8 de noviembre de 1908 con los cruceros Carlos V, Princesa de Asturias y Cataluña, llegando a Cartagena la mañana del día 11, adelantándose al resto de buques. En los primeros días del mes de diciembre de 1908 salió de Cartagena rumbo a Cádiz con el crucero Princesa de Asturias, y llegaron a su destino el 4 de diciembre, de donde zarpan rumbo a Vigo y Ferrol. Debido a la mucha mar no pudo continuar el viaje el cazatorpedero Audaz, arribando a Villagarcía de Arosa, llegando finalmente a Ferrol al amainar el temporal. El comandante del torpedero, el teniente de navío Bustamante Barrera, a consecuencia de un fuerte bandazo se cayó a la cámara, fracturándose un brazo.

Según el ministro de Marina, para el año 1909 deberían figurar en la Escuadra de Instrucción los cazatorpederos Osado, Audaz y Terror. A las 10 de la mañana del 21 de julio de 1909 salió de San Sebastián el crucero Princesa de Asturias rumbo a Ferrol con los cazatorpederos Audaz y Osado. Al día siguiente salieron el crucero Carlos V, insignia del almirante Morgado, y el cazatorpedero Terror. En Ferrol se reunirán con el resto de la escuadra para recibir la vistita del Rey, que llegó el día 22 a bordo del yate Giralda.

En el verano de 1909, ante la situación crítica de Melilla, fue integrado en la Agrupación de Fuerzas Navales de Operaciones del Norte de África, mandado por el teniente de navío de 1ª clase de don José Gutiérrez Fernández, que había relevado a Bustamante Barrera. El 26 de julio de 1909 zarpa de Tánger rumbo a Larache cumpliendo órdenes del embajador español Merry del Val.

El 29 de julio de 1909 se había reunido en Barcelona junto con los cruceros Princesa de Asturias y Carlos V y los cazatorpederos Osado y Proserpina. Dos días después, cruzan el estrecho de Gibraltar para vigilar las costas.

A comienzos del mes de septiembre de 1909 la escuadra que operaba en las costas del norte de África al mando de don Enrique Santaló, estaba formada por los cazatorpederos Audaz y Terror, los cañoneros de primera clase María de Molina, Marqués de la Victoria, Álvaro de Bazán, y los cañoneros de segunda clase Vasco Núñez de Balboa, Hernán Cortés y Ponce de León.

Durante el año 1910 realizó numerosas patrullas en la costa norteafricana. El 8 de enero de 1911 el rey Alfonso XIII visitó Melilla. Formaron parte de la escolta del yate real Giralda, los cruceros Princesa de Asturias, Cataluña, Río de la Plata, Extremadura, el acorazado guardacostas Numancia, los cazatorpederos Terror y Audaz, el cañonero Álvaro de Bazán y el transporte Almirante Lobo.

A finales de abril de 1911 al producirse la intervención francesa en Marruecos, el gobierno español, en previsión de incidentes, ordena la concentración de la Escuadra de Instrucción en Cádiz. En este puerto se reúnen los cruceros Princesa de Asturias, Carlos V, Reina Regente, Extremadura, Río de la Plata, Infanta Isabel, los cazatorpederos Audaz y Terror, los cañoneros Álvaro de Bazán y María de Molina y el transporte Almirante Lobo, en ruta desde Cartagena para sumarse al despliegue, el Cataluña. El cazatorpedero Audaz había llegado a Cádiz el 13 de abril desde Barcelona en conserva del crucero Extremadura. Numerosas tropas de infantería de Marina se reúnen también en la bahía gaditana. En los días siguientes se practican diversos ejercicios de desembarco.

El coronel Fernández Silvestre fue llamado a Madrid para informar al gobierno sobre la situación en Tánger. Embarcó en el cazatorpedero Audaz la mañana del 6 de julio de 1911 para trasladarlo a Cádiz.

El 29 de enero de 1912 salió de Cádiz rumbo a la bahía de Algeciras con el acorazado Pelayo, el crucero Carlos V y el destructor Osado, para acudir al día siguiente a Gibraltar a saludar a los reyes de Gran Bretaña durante su viaje de regreso desde la India. Se encontraba al mando del capitán de corbeta don Mariano Sbert Cañáis.

En 1913 participó en operaciones de bombardeo de la costa rifeña, mandado por el capitán de corbeta don Francisco Remes Blasco. A primeros de octubre de 1913 se encontraba con la escuadra en Cartagena durante la entrevista entre el rey Alfonso XIII y el presidente francés Poincaré. La escuadra estaba compuesta por los acorazados Pelayo y España, los cruceros Carlos V, Princesa de Asturias, Reina Regente, Río de la Plata y Extremadura, los destructores Audaz, Osado y Proserpina. La mencionada entrevista se realizó en el yate real Giralda. Finalizada ésta, el presidente francés embarcó en el acorazado Diderot y puso rumbo a Marsella.

La mañana del 19 de septiembre de 1921 efectuaron pruebas los submarinos Isaac Peral, A-1, A-2 y A-3, acompañados por el transporte de guerra Almirante Lobo, el buque de salvamento Kanguro, el cazatorpedero Audaz y los torpederos T-1, T-5, T-21, T-22 y T-27. Realizarán maniobras de inmersión y colaborarán aparatos de la Escuela de Aerostación en ejercicios antisubmarinos. Asistió el ministro de Marina marqués de Cortina, que embarcó en el submarino A-1 Monturiol, al igual que el jefe del Estado Mayor de la Armada y otros jefes. Terminados los ejercicios, el ministro de Marina embarcó en el cazatorpedero Audaz para pasar después al crucero Río de la Plata, regresando todos los buques a puerto.

El 4 de enero de 1922 se puso al mando del capitán de corbeta don Antonio García Verdoy, sustituyendo al del mismo empleo don Pedro María Cardona Prieto. En enero de 1922 se incorporó como buque auxiliar y de apoyo a la recién creada División Naval de Aeronáutica. Desempeñó esta comisión hasta enero de 1924 que pasó a Cartagena para ser desarmado. Desde el 20 de octubre de 1922 se encontraba al mando del capitán de corbeta don Luis Pascual de Pobil Chicheri, que fue su último comandante.

Fue dado de baja el 6 de junio de 1924 y vendido para el desguace.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Anca Alamillo, Alejandro.: El acorazado Pelayo. Perfiles Navales. Quirón Ediciones.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 27. Madrid, 1º de junio de 1898, página 263.

La Ilustración española y americana. Año XLII, nº 19. Madrid, 22 de mayo de 1898.

La Ilustración española y americana. Año II, nº 27. Madrid, 1º de junio de 1898.

Diarios ABC y La Vanguardia.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.