Plutón 1898

Posted By on 24 julio, 2013

Grabado del cazatorpedero Plutón. Colección de don Alfredo Aguilera.

Grabado del cazatorpedero Plutón. Colección de don Alfredo Aguilera.

En abril de 1896 el ministro de Marina Beránguer presentó un nuevo programa naval en el que se preveía la construcción de dos destructores, aumentados luego a cuatro, contratados con la empresa Thompson de Clydebank. Los dos primeros, Audaz y Osado, fueron contratados el 4 de junio de 1896 y la pareja Plutón y Proserpina el 24 de noviembre.

Tenían el mismo armamento que los Terror, aunque eran algo mayores. Los dos buques, Plutón y Proserpina, costaron 4.800.000 pesetas, unas doscientas mil más de lo contratado.

Desplazaba 415 toneladas. Medía 69,79 metros de eslora, 6,80 de manga, 4,20 de puntal y 3 metros de calado. Su tripulación era de 65 a 70 hombres.

Disponía de dos máquinas de triple expansión, cuatro calderas Normand y dos hélices, alcanzando una potencia de 4.000 a 7.000 caballos a tiro forzado y una velocidad de 28 a 30 nudos. Tenía una autonomía de mil millas y capacidad de embarcar 96 toneladas de carbón.

Armado con dos cañones Nordenfelt de 75 mm, dos Nordenfelt de 57 mm, dos ametralladoras Maxim y dos tubos lanzatorpedos de 356 mm.

A excepción del Plutón, hubo retrasos en la construcción de los otros tres torpederos, entregándose poco antes del inicio de la guerra del 98, por lo que no entraron en servicio a tiempo para participar en las operaciones. Esto provocó un pleito ante los tribunales británicos, que terminaron fallando a favor de España en febrero de 1903.

Botado el 13 de agosto de 1897, fue entregado a la Armada el 29 de diciembre de 1897. Fue su primer comandante el teniente de navío don Pedro Vázquez, nombrado en noviembre de 1896, cuando todavía se encontraba en grada.

Formó parte de la División de Torpederos del capitán de navío don Fernando Villaamil, creada en febrero de 1898. El Plutón había salido de Ferrol rumbo a Cádiz el 12 de febrero de 1898.

Llegó a Santiago de Cuba con la escuadra al mando de don Pascual Cervera, que había salido de Cádiz el 12 de marzo y reunido en Cabo Verde con el resto de buques salidos de la Habana. Estaba al mando del teniente de navío don Pedro Vázquez.

La noche del 2 al 3 de junio de 1898 contribuyó a hacer fracasar el intento norteamericano de bloquear el canal de acceso a Santiago de Cuba con el vapor carbonero Merrimack. En colaboración con los cañones del inmóvil crucero Reina Mercedes y las baterías de costa, consiguieron hundirlo donde no estorbara el paso de los buques españoles.

Durante el combate de Santiago del 3 de julio de 1898, salió con el cazatorpedero Furor cerrando la formación naval española. Resultó alcanzado por un proyectil de grueso calibre. Quedó casi partido en dos y embarrancado en la costa con gran pérdida de vidas.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 21. Madrid, 1º de marzo de 1898, página 107.

La Vanguardia. Sábado, 12 de febrero de 1898, página 5.

Risco, Alberto. La escuadra del almirante Cervera. Madrid, 1920.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.